Capitulo 12 {Final}

295 31 9

Los días pasaban y yo no podía parar de ver aquel video, lo repetía una y otra vez sin motivo, sólo necesitaba verlo, me gustaba esa expresión de Tsuzuku apenas mi pequeña yo decía "Cuando sea grande quiero ser la esposa de Tsuzuku" esa sonrisa que estaba en su rostro no tenía precio, y sin duda era una sonrisa que me gustaría ver de nuevo, esa sonrisa de felicidad que aún no era capaz de verle. Ojalá pudiera decirle algo que le hiciera sonreír de esa forma, si tan sólo pudiera decirle todo lo que el me hace sentir, si tan sólo pudiera armarme de valor y decirle esas simples palabras "te amo" "te necesito" "te extraño" pero ¿como esas palabras podrían salir de mis labios? Era tan complicado, y el sólo pensar en decirlo me atemorizaba.

Finalmente las semanas que tenían que pasar pasaron. Temprano en la mañana recibí un texto de Tsuzuku diciendo que hoy sería el último concierto, este se llevaría acabo aquí en tokyo así que esta noche estaría conmigo. Me emocione sin duda, así como también leí ese mensaje mil veces para asegurarme de que había leído bien. "Sólo unas horas más" en sólo unas horas más podría verlo, abrazarlo y sobre todo decirle todo lo que sentía, ya no podría seguir callandolo, esta noche me armaría de valor y se lo diría todo, lo gritaría a los cuatro vientos de ser necesario, pero había que prepararlo todo, me dispuse a acomodar la casa, limpie esta, asegurándome de que cada rincón estuviera limpio para su llegada, todo debía ser perfecto, pero al tener aún muchas horas, a eso de las siete de la tarde cuanto tuve todo listo me tome un descanso, me senté en el cómodo sofá de la sala y encendí mi computadora viendo una vez más ese video y de costumbre pausandolo al notar la sonrisa de Tsu, esa sonrisa que añoraba ver este día.

En medio de mi embobamiento con el video puse escuchar como tocaban la puerta. "Ha llegado" pensé y sin dudar me levanté como un rayo, caminando o mejor dicho corriendo hacia aquella puerta para así abrirla rápidamente, esperando ver el hermoso rostro de Tsuzuku pero este no fue el caso.

— Buenas noches, Hime-chan.— Canturreo Akkey, un viejo amigo de mi hermano.

—¿A-akkey? ¿Que haces aquí?.— Pregunte, tanto sorprendida como desilucionada.

— Tu hermano me envió a buscarte.— Dijo.

— ¿Le paso algo?.— Pregunte.

— ¡Ah, no! No es eso, sólo quiere darle una sorpresa a Tsuzuku, anda vístete, iré a llevarte con el.— Dijo.

Yo no tarde en asentir, le hice pasar para que se pusiera cómodo en lo que iba a cambiarme. Fui corriendo hacia mi habitación, cambie mi ropa, optando por algo sencillo para que Tsuzuku pensara que no le daba mucha importancia al asunto. Me maquille un poco también, aunque use algo muy sencillo y natural, después de todo no tenía que perder tiempo. Baje esas escaleras más rápido que nunca y me detuve en la sala con ánimo.

—Estoy lista.— Le dije a Akkey, quién sólo sonrió y se levantó del asiento en donde estaba para así tomar mi brazo y tirar de este mientras que se encaminaba hacia la puerta y salía.

Fui detrás de el, hasta su vehículo donde me meti en el asiento del Co-piloto y espere a que Akkey pusiera el vehículo en marcha.

Estaba nerviosa, emocionada y cierta parte de mi no pensaba que esto pasaría, pero estaba ocurriendo, lo vería, vería a mi querido Tsuzuku finalmente después de semanas. Estaba ansiosa, tanto que no pude disimularlo en todo el camino hacia el lugar donde ellos daban el concierto.

Por muy rápido que fuera el viaje, para mi duro una eternidad, tanto que no hice más que suspirar con alivio al llegar y por fin bajar del auto de Akkey.

— Por aquí, Hime-chan.— Dijo este,indicándome que le siguiera, cosa que hice sin dudar hasta dentro del edificio y luego hacia los camerinos, donde gracias a mi nerviosismo me quede detrás de Akkey hasta que el concierto término.

『Dulce y peligroso camino de espinas』¡Lee esta historia GRATIS!