Capítulo 47.

1.3M 52.8K 8.2K

Lucas.

Nunca me había sentido tan feliz.

Sostenía a Savannah en mis brazos dormida mientras me perdía en mis pensamientos.

Miro la pared, imaginando la sonrisa de Savannah, el sonido de su risa, la suavidad de su piel.

Sonrío. Se siente tan bien que esté aquí conmigo después de todo.

Cierro los ojos, reviviendo cómo se sintió estar dentro de ella, tocarla, besarla por todo el cuerpo, el olor de su cabello.

Me había despertado hace tiempo, pero no quería despertarla. Se veía muy tranquila.

Estaba feliz sintiendo su piel desnuda contra la mía, podría quedarme todo el día así.

Su móvil empezó a sonar.

Ella se movió y abrió sus ojos lentamente, me miró y me sonrió.

-Buenos días. -Dijo y me dio un pequeño beso en los labios.

-Tu móbil no ha dejado de sonar. Probablemente es tu padre preocupado preguntándose dónde estás.

-No me importa. Estoy mucho más que bien. -Se esconde más en mi pecho.

-¿Desde cuándo te convertiste en la chica que no le importa nada y hace lo que quiera? -Digo burlón y ella ríe.

-Desde que me di cuenta de que tengo que aprovechar cada momento. En especial, estos, los que comparto contigo.

-No tienes idea de cuánto te extrañé. En serio. -Digo y beso su frente.

-No lo creo. -Dice mirándome fijamente.

-¿Por qué dices eso? -Pregunto confundido.

La extrañé como el jodido infierno.

-Estuviste con Melody, y estoy segura que con muchas chicas más.

Empecé a reírme a carcajadas. Incluso tuve que tapar mi boca para determe.

-No sé que es tan gracioso, Hoult. -Dice enojada.

Cree que me estoy burlando de sus celos.

-¿Quién te dijo eso? ¿Melody?

-No exactamente. Lo dijo mientras todas nos cambiábamos para educación física. No sabes cómo me sentí.

Empecé a reír mucho más.

Ella ahora estaba mucho más enojada.

-Mejor no te hubiera dicho nada, no sé qué es tan gracioso.

-No, pequeña. Es que el día que Melody vino a mi casa tomándome por sorpresa, cuando íbamos a hacerlo, la llamé por tu nombre y salió enojadísima. Créeme, nunca la había visto así.

Ahora la que reía a carjadas era Savannah.

-¡Es una estúpida! -Empezó a reír mucho más fuerte.

-Ahora que lo recuerdo, ese día yo estaba bastante enojado, te vi en el aeropuerto con un chico. Acababa de llegar de California y créeme, no fue muy lindo. Tenía planeado descansar, pero llegó Melody y pensé: ¿Por qué no? -Suspiré- Aunque el intento de olvidarte no funcionó.

-Me pasó lo mismo, con él. Digo, pensé que te iba a olvidar si...

La rabia se arrastra dentro de mí como una maldita ola rompiendo contra la orilla.

-Espera, ¿tú y él...? ¿Qué mierda hicieron?

-¡No, no, no! Hasta ese punto no. Sólo nos besamos y bueno, nos toqueteamos un poco. Pero no funcionó, Lucas, porque eras lo único que estaba en mi mente mientras hacíamos eso.

Eres Mía, PequeñaDonde viven las historias. Descúbrelo ahora