Capitulo 14

14.7K 1K 9

~26 DE FEBRERO~

-Terminé.

-Muy bien, ahora vé a jugar con Ely.Lizzie asintió y se levantó de la mesa para salir de la cocina.

Cuando salí del trabajo, fui a casa de Dylan para buscar a Ely y terminé trayendome a su hermana pequeña.

Recogí el plato y el vaso para lavarlos e ir al salón con las niñas. –¿Olivia?

-Dime.

-La semana que viene es mi cumpleaños y me gustaría que fueras.

-¿Si?

-¡Si!Dijo emocionada. –Tú eres algo así como mi cuñada, porque eres la mamá de Elyssa. ¡Así que quiero que vayas!

-Está bien. –Reí. –¿Dónde será?

-En mi casa. ¡Dylan puede llevarte!

-Entonces le diré a Dylan que me lleve.La niña asintió y siguió jugando a las muñecas con Elyssa.

Por mi parte, aproveché para limpiar un poco la casa y limpiar la caja de arena de Charlotte.

•••

-¿Te lo pasaste bien?

-¡Si! ¡Estuve jugando toda la tarde con Elyssa!Gritó Lizzie emocionada mientras que su madre sonreía.

-Bueno, pues otro día que vayas a casa de Dylan llámame e iré a buscarte.

-¡¡Si!!Lizzie aplaudió emocionada y besó la mejilla de Elyssa para luego besar la mía. –¡Adiós, Oliv!

-Adiós, Lizzie. Adiós, Crystal.

-Hasta otra, Olivia.Cerré la puerta para ir a la cocina.

-¿Tienes hambre, pequeña?
-Chii. La senté en su sillita para darle de comer y luego sentarme yo a cenar.

Este fin de semana me tocaba a mi estar con Elyssa. Dylan y yo acordamos que Ely viviría con él y que se vendría conmigo un fin de semana si y otro no. Sí, sé que son pocos días, pero durante la semana podré ir a verla o traermela a casa.

Suspiré para recoger las cosas sucias y sacar a Elyssa de la silla para llevarla al baño. –Ahora un bañito y a dormir ¿si?

-¿Papi?

-Papi no está, cariño. Ya lo verás el lunes.

-¿Papá?

-Elyssa. Alcé un poco la voz mientras que la desvestía. La niña hizo bicos y comenzó a llorar mientras que yo le pasaba el agua. –No llores, bebé. Sabes que papá no está aquí.

-Papi... –La enjaboné y volví a pasarle el agua mientras que ella seguía llorando y llamando a Dylan. –P-papá...

-¡Está bien, está bien! Ahora hablarás con él.Dije harta de que siguiera llamándolo. ¿Pero es que no entendía lo que le decía?

Le puse su pijama azul cielo y cogí mi móvil para marcar el número de Dylan.

-¿Qué pasa, Livvy?

¿Me adoptas?¡Lee esta historia GRATIS!