For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

Introducción.

68.1K 2.5K 96

Leia

-¡Listo!

Me levanté de la silla admirando el gran trabajo que acababa de terminar. Una rosa en el brazo del último cliente al que tenía que tatuar hoy. El chico, llamado Tom, se levantó y se acercó al gran espejo de la sala para poder verlo. Abrió los ojos muchísimo y corrió a abrazarme.

-¡Leia! ¡Eres la puta ama!

No pude evitar reírme ante su expresión. Era su primer tatuaje, en honor a su madre, y le hacía mucha ilusión.

-Bueno, bueno... Gracias por el "halago" -Dije haciendo comillas en el aire.- Ahora ven que te explique que cuidados debes seguir para no tener problemas.

10 minutos después

-¡Adiós Tom! Si tienes algún problema llégate por aquí.

El chico asintió y se despidió con la mano mientras salía del local. Mi local. Después de años de esfuerzo tengo mi propia tienda de tatuajes. Debo decir que tengo bastante trabajo, ya que algún famoso se ha dejado caer por aquí y le han dado publicidad a "The inked angel". El nombre lo escogió Helena, mi mejor amiga y compañera de piso. Dice que como Leia es un nombre de ángel, era un buen nombre. Y como no sonaba mal, acabé llamándola así.

Eran ya las 9:30pm. Mierda me había tardado más de la cuenta con Tom e iba a llegar tarde a casa. Hoy Helena me obligaba a ir a un lugar, el cuál no me ha dicho qué es ni dónde está, ya que su nuevo ligue, Tony, la había invitado. Miedo me da llegar a casa, porque me va a meter mucha prisa.

En casa

-¡Leia Bennett Moore llegas muy tarde! -Dijo una Helena en tacones y un vestido ajustado rojo-

Yo solo la ignoré y le guiñé el ojo mientras iba directa al baño a darme una ducha rápida.

He de decir que Helena era muy guapa. Alta, rubia, ojos azules, delgada y con las curvas justas. Además era muy divertida y extrovertida. Ama salir de fiesta, pero sobre todo ama a los hombres. Y luego estoy yo, bajita, pelo negro, ojos muy oscuros, delgada y también con curvas. Pero soy tímida y no me gusta nada ir de fiesta. Digamos que prefiero estar de tranquileo en casa, dibujando o viendo cualquier película. Aunque mi aspecto confunde a la gente, ya que estoy llena de tatuajes. Pero vamos, soy tatuadora, como no iba a estarlo.

Salí de la ducha, y al contrario que Lena, decidí ponerme unos shorts negros y una camiseta sin tirantes ancha de color gris en la que había una gran calavera dibujada en negro, junto a mis botines negros también.

Ella me miró negando la cabeza y riendo.

-El día que te vea con vestido, es que es tu boda. -Dijo aún riendo.-

-Sabes que no pienso casarme. -Dije mirándola mal.-

-Eso dices ahora, pero cuando llegue el chico indicado dirás todo lo contrario. -Dijo mientras cogía su bolso.- ¿Nos vamos?

Yo solo asentí y nos fuimos. Sin saber que esa noche, conocería al que en un tiempo podría ser el chico del que Lena hablaba.

Troian

-¡Troian! Vamos tío, que se nos hace tarde y hoy viene Helena. -Dijo Tony mientras corría de un lado para otro-

-¿Desde cuándo tanta prisa por ver a una chica? -Dije levantando una ceja-

-Desde que la he conocido, cuando la veas me entenderás. -Dijo mientras salía por la puerta y yo lo seguía.-

-No creo, sabes que soy hombre de una noche. -El suspiró.-

-Algún día va a llegar una chica que te descoloque los esquemas Troian...

-¡Já! No lo creo. -Dije riendo.- Ahora acelera, tengo ganas de pelear.

El solo negó con la cabeza y aceleró hacia el club "Blue Moon" dónde hoy lucharía contra John "The Hammer".

Lo que no sabía era que esa noche no solo iba a luchar contra John, sino que la chica de la que Tony me habló en el coche iba a aparecer esta noche dando guerra...

Troian.¡Lee esta historia GRATIS!