Twenty Four

2.1K 72 1

Viernes, por fin viernes. Miro a Blanca ansiosa porque ella también conoce a Angela, hace tiempo que no la ve y no se quien esta mas nerviosa, si ella o yo.

-Venga, vamos. -Dice levantándose de su asiento dejando algo de pizza.

-Tía, come algo. No has comido nada.

-Es que no puedo, voy a ver a mis ídolos por primera vez.

-Vale. -Me río. -Es una buena excusa. Pero Ángela hasta las cinco no viene, y son... Las cuatro y media. -Respondo consultando mi reloj.

-Pues vamos a la estación y allí para hacer tiempo petamos snapchat.

-Me parece bien.

~~~

-Mamá. -Suplico. -Por favor...

-Angela, te he dicho que no vas a ir a Mairena sola, ¿te lo tengo que repetir?

-Vale mamá. Podrías hacer feliz a tu hija durante mucho tiempo joder, que esas tres personas son las más importantes en mi vida.

-No vas a ir, estas castigada.

-¿Pero por qué? -Pregunto alzando la voz. -¡Dame un motivo!

-¡Porque soy tu madre y me da la gana!

-¡Vete a la mierda mamá! -Grito con lágrimas en los ojos saliendo de casa, empiezo a correr por Sevilla hasta llegar al metro, que por suerte corro y me subo en él.

Cojo mi iPhone y miro la hora 16:45, voy algo temprano, pero bueno da igual.

El metro tarda lo suyo en llegar y cuando salgo, veo a Marina con Blanca en la puerta, les hago señas y guardan el móvil.

Marina empieza a correr y yo hago lo mismo hasta que nos fundimos en un bonito abrazo y empiezo a llorar.

-Eh. -Me llama. -¿Que te pasa?

-Me he peleado con mis padres.

-¿Por qué?

-No me dejaban venir, he perdido los nervios y le he gritado a mi madre, luego me ha gritado ella y le he gritado yo y me he ido.

-Bueno no te preocupes, ¿vale? Luego les llamas y hablas con ellos.

-Está bien. -Asiento. -No sabes cuanto te echaba de menos. -Digo abrazándola aun mas fuerte.

-¡Ah! Ella es Blanca.

-¡Ay Blanca! -Grito abrazándola.

-Te imaginaba mas baja tía, eres muy alta.

-Si. -Suspiro sonriendo. -Me lo suelen decir bastante.

-Y ahora que las presentaciones están hechas... ¡Vamos a ver a mi primo! -Grita Marina guiñando un ojo y veo como un grupo de niñas nos miran descaradamente y Blanca y yo sonreímos.

-Venga, vamos. -Dice la rubia abriendo el paso.

~~~

Abro la conversación que tengo con mi primo y le escribo.

Yo: Primo mío, ¿estas con los gemelos?

J: No, íbamos a ir de fiesta esta noche, ¿por?

Yo: Angela ha venido, quiere ver a Dani.

J: Bueno pues... Están haciendo no sé qué del disco nuevo, ese que vosotras dos ya tenéis.

Yo: Pues daremos una vuelta, y luego nos pasaremos por allí, ¿te parece?

J: Si, aquí os esperamos.

Cierro la conversación y menos mal que Angela no ha preguntado nada todavía.

Llegamos a la puerta de los gemelos y Angela la mira sonriendo.

-¿Te acuerdas la de veces que hemos pensado en venir aquí a verles?

-Si. -Dice Blanca. -Las paranoias que nos montábamos las tres eran demasiado graciosas.

-Yo he estado aquí, creo que fue el martes.

-¿Que? -Dicen las dos a la vez y asiento divertida.

-Si bueno, Jesus y Juanjo. -Suspiro. -Se estaban matando a hostias ahí en medio, entonces como tenía el labio sangrando pues tuve que venir a su casa a por el botiquín a curarle las heridas, y ya pues nos quedamos aquí.

-Joder, y yo en Sevilla muerta de asco. -Se queja Angela y yo me río.

-Bueno, llamo.

Mis dos amigas se echan para atrás y llamo decidida, al minuto abre una chica joven bastante guapa.

-¡Juan Carlos! -Grita.

-¡Voy!

Aparece Juan Carlos, el hermano de los gemelos y abraza a la chica que nos acaba de abrir.

-Anda, cuñadita. -Sonríe al verme por lo que miro a Angela que sonríe tímida y Blanca me mira asombrada.

-Hola. -Saludo riéndome. -¿Están tus hermanos?

-Pues... Que va. Han salido hace como media hora creo.

-¿Y a donde iban? -Pregunta Angela acercandose.

-Bueno, ella es Angela. Supongo que...

-¡Angela! Dani no para de hablar de ti. -Me corta y ella se sonroja.

-Vaya, ya tienes cuñadas nuevas, cariño. -Dice la chica riéndose.

-Ella es Bea, mi novia.

-Encantada. -Decimos las tres a la vez y ella se echa a reír.

-Creo que iban a salir. -Dice Juan Carlos volviendo a la conversación. -Porque Jesus me ha preguntado si les compraba alcohol y les he dicho que no. Que después soy yo el que les cubre siempre cuando vienen los dos ciegos.

Angela y yo nos miramos extrañadas.

-Bueno, pues daremos una vuelta por aquí, gracias.

-Nada hombre, si necesitáis algo, decídmelo.

-Vale, adiós. -Se despide Angela y cierran la puerta.

Las tres nos miramos y les cuento lo que me ha dicho Juanjo.

-A ver, yo creo a Juan Carlos antes que a tu primo. -Dice Blanca.

Angela y yo nos miramos, algo esta pasando aquí.

-Tenemos que saber a que discoteca van, y colarnos. -Añade Angela leyéndome el pensamiento. Si quieren fiesta, la van a tener.

Bueno quería disculparme por no haber podido subir capítulo esta semana. Entre que era la cabalgata, los reyes, que ya se han acabado las vacaciones... Pensaba subir el viernes, como siempre lo hago pero me fui al concierto y bueno, tengo una depresión post-concierto enorme.
Les abrace ayer 😭😭😻😻😻

Ni un minuto más {Gemeliers}¡Lee esta historia GRATIS!