Pasos un mes desde eso.  Después de ese acontecimiento Kendra me pido que la llevara a casa y así lo hice. La seguí viendo pero ahora como una amiga, no era lo que muchos pensaban sólo estaba lastimada.

Hoy tenía que ver a Ian, el se había marchado como lo prometio. Regreso por asuntos con la policía. Ahora volvió a su antiguo departamento y sobre la muerte de su padre. Ese ya es tema pasado.

Llegue a su departamento, toque y se veía cambiado.

—Pasa.— hice lo que pido y me senté en el sofá. La noche era perfecta.

—¿cómo has estado?.— pregunte.

—Arruinado y cansado.— sonreí.

—¿haz hablado con Emma ?.— el negó.

—¿Y tu haz hablado con ella?.— negué.—¿con Nevae?.— me quede callado.

— Le hable hace un mes. Ella esta feliz sin mi. Lo acepto.— claro que no lo aceptaba.

El celular de el sonó. El lo tomo y veía su cara de enojo, emoción y tristeza todo junto.

—Estaré ahí.— y colgó. Me miro y después miro hacia otro lado. Se veía dudoso.

—¿Paso algo?.— el sonrió inocente.

—Emma...y.... Nevae están ebrias y están bailando encima de una mesa.— yo abrí los ojos como platos.

—¿Qué?.— grité.

—Que Emma y Nevae están bailan...— lo interrumpí.

—¡Eso ya lo sé, idiota!.— el me miro ofendido.—¿Qué esperas?. Pregunta en dónde es esa maldita fiesta.— el miro otra vez su celular y marco. Lo mire esperando respuesta, el asintió y término la llamada.

—En casa de un Tal  Ryan.— yo trate acordarme si Emma lo nombro alguna vez.

—¿Ryan?.— el asintió furtivamente.— ¿Ryan?.— el entrecerró sus ojos.

—¡Si imbécil!, R-y-a-n.— deletreo.

Trate de acordarme.—¡Oh!, ya sé donde. Vamos estúpido.— el rió y abri la puerta.

La vez que fuimos a la fiesta y Nevae bailo con otro más, menciono a un tal Ryan y el es el dueño de la casa.

Conducía de una forma rápida para poder llegar y no quiero saber con lo que me encontrare.

Ian fue en su moto, la verdad no sé porque. Pero lo importante ahora es a Nevae.

Llegue , escuché ruido en la casa, casi como si fuera a explotar. Camine a grandes zacandas y vi a Ian correr hasta llegar alado míoZ

—¿Cómo sabes que mi hermana y Nevae estaban en una fiesta?.— el se puso nervioso.

— quería estar informado.

—No me digas que contrataste a alguien para espiarla.— el soltó una risa nerviosa y asintió.

Entramos, vimos a gente amontonada en un solo lugar. Escuchamos silbidos, aplausos y piropos. Empuje a la gente para poder llegar hasta el centro de atención. Era Emma y Nevae bailando sensualmente. ¡Evan cállate!,es tu hermana y tu ex novia. Me regañe mentalmente. Ian cargo en su hombro a mi hermana, me quede tranquilo porque ella sería un problema menos. Sólo faltaba Nevae, la cargue en mi hombro y ella grito de sorpresa. Escuche a todos quejándose.

Sentí una nalgada de parte de Nevae, soltó una risa tonta.— tienes un lindo trasero.— yo reí.

—Hablaremos tu y yo seriamente.— ella soltó una risa sarcástica.

Maravilloso Engaño ¡Lee esta historia GRATIS!