Cap 26

618 17 2

¿Corto? LO sé, pero es que está llegando el final y quiero hacer más capitulos, no quiero que llegue el final del ibro. Aunque haya segunda parte no sé cuando podré subir la segunda parte.

Os prometo que intentaré subir los capitulos restantes y los de la siguiente temporada lo antes posible, pero es que tamb ien tengo que ocuparme de la segunda temporada de otros dos libros, uno que tengo sin estrenar y otro que he puesto en marcha también de AURYN. Se basa en su nuevo videoclip de Make My Day, si quereis leerlo os lo pondré en un capitulo cuando lo publique.

Pero solo os pido una cosa: PACIENCIA, POR FAVOR OS LO PIDO.

Gracias por leer, por votar y por estar ahí, muchisimas gracias.

Y este capitulo se lo dedico a todas mis amigas de mis distintos grupos de auryners

-----------------------------------------------

YOLI

Disparábamos intentando darle a algún policía para que nos dejaran en paz. Carlos, Dani y María habían dado a unos cuantos, pero seguían llegando y los coches estaban rodeados por la policía. Dejamos de disparar y Carlos tiró de mí y de Carla hacia la parte de atrás. Salimos por la puerta trasera y nos adentramos en el bosque hasta que vimos que los policías entraron en la casa.

Rodeamos la casa y nos metimos en los dos coches que nos quedaban. Mientras Carlos y Dani conducían cada uno en sus respectivos coches, María, Carla y yo intentábamos contactar con Álvaro, David y Raquel. Aunque sabíamos que nos sería casi imposible contactar con Raquel, lo seguimos intentando y María consiguió contactar con Álvaro. 

Encontraron a Raquel tirada en un parque, con la muñeca rota y una herida en la frente que al parecer seguía sangrando. Por el resto estaba bien y habíamos quedado a las afueras de la ciudad, lo más lejos posible para que no nos encontraran. 

***

-¿Qué tal está?

-La hemos tenido que atar al asiento delantero para que no se volviera a escapar. Le hemos curado la herida de la frente y la muñeca, bueno...

-Ahí que salir de esta, como sea.-dijo Carlos.

-Lo sabemos. Aunque no sabemos cómo.

-Nosotros si-María y Dani se miraron entre sí-. María y yo planeamos meternos en la comisaría para borrar nuestros datos-empezó Dani-. Cuando nos dimos cuenta de que posiblemente Andrew, que es el que más vigilados nos tiene, supimos que necesitábamos ayuda para meternos en su casa y robarle esos documentos.

-¿Y?

-Que... le pedimos ayuda a Raquel para que hiciera la última parte.-soltó maría de sopetón.

-¿Qué hicisteis qué?-Álvaro se tensó.

-No había ningún peligro en que...

-¿¡Sabeis lo que habies hecho!?-gritó-Tiene la muñeca rota y una herida en la frente que podía haber ido a más. ¿¡Se puede saber en que coño estabais pensando!?

-Le dijimos que no hacía falta que nos ayudara, que nos podíamos apañar sin ella.

-¡Me da igual! Como le vuelva a pasar algo, os juro que os entrego yo mismo.

-Vale ya, chicos.-todos suplicamos para que pararn y se quedaran quietos.

Les separamos ya que estaban a punto de liarse a puñetazos y María se fue con Álvaro mientras que Dani se sentó en un pequeño asiento que había para relajarse. Su repiración era agitada y no estaba muy calmado que se diga. 

-Tranquilo, se le pasará.-le acaricié el hombro.

-Es que tiene razón. No debí ponerla en peligro, no debí decirle lo que María y yo planeábamos. Si algo le pasa será por mi culpa.

-No te ofusques. No le va a pasar nada y saldremos de esta, tranquilo.-se le escaparon algunas lágrimas.

Me levanté y me fui al lado de Carlos. Tenía la cabeza agachada y las dos manos en la cabeza mirando al suelo. Le levanté el mentón e hice que me mirara. Le sonreí lo más dulce posible y le besé lo que hizo que sonriera de la misma forma. 

-¿Qué crees que pasará?

-No lo sé-negó con la cabeza-, pero creo que alguien va a salir mal herido. Esto no me gusta nada como va.

-No digas eso. Todo va a salir bien. Saldremos de esta, ya verás. 

-Prefiero pensar eso.

-Verás como todo irá bien. Pero tenemos que hacer algo para que Raquel reaccione y vea que está en serio peligro. No puede seguir así.

-Vamos.

Nos fuimos al coche y nos metimos dentro. Yo me senté al lado de Raquel en la parte de atrás y Carlos en el asiento del copiloto. Nos miramos antes de empezar a hablar mientras que Raquel nos miraba asustada y temiendo de lo que podíamos decir.

-¿Qué haceis aquí?-dijo temerosa de la respuesta.

-Declárate.-solté.

-¿Perdón? Yoli, ¿Qué es lo que acabas de decir?

-Declárate.-repitió Carlos.

-Estais de broma, ¿no?

-¿Tenemos cara de broma?

-La verdad es que no. No me voy a declarar, si es lo que quereis.

-¿Por qué no? Sois tal para cual, solo que ninguno os declarais. 

MARÍA

Intentaba calmar a Álvaro, pero era inevitable, llevaba más de quince minutos dándole golpes a todo lo que se le ponía por delante. Llevaba el mismo tiempo intentando calmarle, pero no podía. 

-Álvaro, por favor., cálmate. 

-¿¡Qué me calme!? ¡Sabes de sobra que la quiero y no me lo decís!

-¡Por que no la hubieras dejado tomar la decisión que ella quería!

-¿¡Arriesgar su culo por vosotros es tomar su propia decisión!? 

-¡Acabas de decir que la quieres! ¿Es qué eso no significa nada para ti? Lo has admitido. Díselo.-movía mucho los brazos y ninguno bajaba el tono de voz.

-No puedo-dijo más relajado-. No quiero que...

-¿Te rechaze?-terminé la frase por él-Eres mi hermano y te quiero lo inescrito, eres una de las personas más importantes de mi vida y todo ese rollo bla, bla, bla... Pero... deberías saber que no te va a rechazar. Ella también te quiere, si no, explícame por que te besó la noche de la discoteca.

-Un impulso, supongo.

-¿Un impulso?-repetí irónicamente-¡Eso no existe! Si quieres hacer algo, lo haces. Punto.

-¿Entonce por qué no me ha dicho nada?

-Quiere que tú-recalqué la última palabra-des el primer paso. 

Se quedó sorprendido ante mi respuesta y no supo como reaccionar. Solamente se fue, no sé a donde, ni que iba a hacer. Sospechaba de que diera el paso asi que fui donde estaban los demás y apoyé mi cabeza en el regazo de Dani.

El resto de la noche la pasamos tranquila y no supimos nada más de la policía, ni tampoco de Raquel y Álvaro. Dani y yo nos besábamos cuando podíamos mientras hablábamos en susurros para no despertar a nadie. 

A veces me preguntaba si lo que hacía estaba bien. Si estaba haciendo lo correcto, si tenía que hacer algo para que todo esto se solucionara. Raquel estaba herida posiblemente por nuestra culpa, Álvaro se estaba arriesgando a que le metieran en la cárcel con cadena perpetua y los demás...

Se habían involucrado sin darme cuenta, sin haberlo evitado. Ahora, Dani y yo, teníamos que sacar a todos del lío en el que estábamos metidos. E intentar salir nosotros libres también.

JUNTOS SEGUIREMOS EL COMPÁS(Auryn, no son famosos)¡Lee esta historia GRATIS!