Querido Connor.

1.6K 120 5

Observé a mi alrededor, estaba con muchos hombres, trate de relajarme y no verme nerviosa, no podía demostrar mi miedo. Mire al tipo que estaba enfrente de mí.

-¿Qué es lo que quieres? -mire a la mesa por unos segundos pero mi vista volvió al tipo pelinegro.

-Quiero 100,000,000 de dólares -me puse tensa, mire debajo de mí, tenía el dinero, incluso hasta más, pero ¿Qué tan dispuesta estaba para darle la cuarta parte de lo que poseía junto con el hecho de que me iban a descubrir?

-Es demasiado -dije tratando de no verme tan débil, los ojos del pelinegro se entrecerraron.

-Si no me das el dinero, no saldrás de esta -mire de nuevo la mesa, tenía razón, de todos modos yo iba ganando. Con todo el orgullo y dignidad que me quedaron saque el dinero y se lo lance sin poder verlo, eran varios manojos de demasiados billetes.

No sé por qué no me dolió, digo, no de la nada sacas el dinero como si lo cagaras y lo tienes que dar, respire hondo y observé a estas personas.

-Bien, puedes quedarte con esa propiedad. De todos modos está jodida -mi boca se abrió y quise golpearlo.

-Dijiste que...

-Yo no dije que estaba en buenas condiciones, el estúpido de Connor le lanzó cinco misiles. No jodas, ni yo puedo con eso -observe el monopolio estúpido con el juego estúpido que los chicos armaron para perder el tiempo.

-Esto me parece un robó, aunque -dije con una sonrisa en mi rostro, Connor se rió entre dientes y mejor se retiró, Derek y Ethan me miraron estupefactos.

-Mierda, no, Alisson.

-Gane perras desgraciadas -grite emocionada mientras saca todo los billetes falsos del monopolio, Ethan y Derek se quejaron entre dientes y maldijeron mientras yo me reí en sus malditas caras.

-Vamos, quiero ir a pasear -Connor tomó mi mano y me levantó de la mesa, a pesar de que yo me quería quedar un rato más para burlarme de su fracaso tramposo. Pero bueno, mi primer y único propósito de estar en esa casa era para pasar todo el tiempo posible junto con Connor.

-¿Sabes? No somos perros, así que no puedes decir que quieres pasear -dije en cuanto salimos al enorme jardín de los Fray.

-Bueno, quería salir a caminar. Estar encerrado contigo es demasiado bueno, pero no cuando hay dos personas más -me reí y caminé con él.

Al inicio hablamos de cosas sin sentido, desde el maldito clima que hacía más calor de lo normal, hasta las frutas o verduras que Connor cosecha en su invernadero y que quiere cosechar.

Llegamos a una parte muy lejana de la mansión, había más hierba de lo normal, si él quería podía cultivar marihuana en esa zona recóndita, nadie se daría cuenta. De hecho se lo dije, le plantee mi idea y él solo se rió. Me gustaba cuando se reía, técnicamente me gustaba todo de Connor.

-¿Vas a decirme? -luego de varias risas sin sentido terminó preguntando, lo mire confundida, bueno, hacerse la tonta no lastima nada.

-¿Qué debo decirte?

-Algo tramas, algo está pasando contigo Alisson. Algo que no me quieres decir, no soy estúpido, ni idiota. Me doy cuenta cuando la gente me oculta cosas, ¿cómo crees que descubrí lo de Darren y tú incluso antes de que ustedes dos se dieran cuenta de que había algo más grande de un agradecimiento? ¿Me vas a decir o te lo vas a guardar?

Lo mire sorprendida porque esa confesión no me la esperaba, ¿Desde qué momento el supo la verdad? Jamás podría engañar a un Fray, jamás podría hacerme la idiota porque ambos hermanas eran incluso más listos que yo. Y vaya que yo era buena para ocultar muchas cosas, pero para Connor yo era un libro abierto y eso solía ser un grave problema la mayoría de las veces.

Una Chica Más. #1 Trilogía TheUselessDonde viven las historias. Descúbrelo ahora