Maraton navideño 2/?

3.2K 231 22
                                                  

Capítulo 21: Felicidad al máximo

Estoy feliz, muy feliz de que papá haya ganado mi custodia, a la ves mal porque mi mamá se deprimió demasiado, hoy es el último día en el que estará aquí en Nueva York y la iré a visitar para despedirme de ella, no la podré ver dentro de unos meses.

-Aquí, gracias.-le digo al chofer, bajo del auto y entro al hotel, me siento en la recepción y espero a que mamá baje.Pepper es la única que sabe que vine aquí.

Unos tacones llamaron mi atención, vi a mi mamá caminando con sus lentes de sol puestos con la cabeza gacha y su maleta de ruedas.

-Mamá.-gritó corriendo hacia ella, al llegar a su lado me quedo parada frente a ella durante unos segundos, ella levanta sus lentes lentamente, sin dudarlo dos veces me lanzó sobre ella para darle un abrazo.-Te amo.-digo aún abrazándola.

-Yo más.-escucho su voz ahogada.-Ruth...escapa conmigo.-me separa para poder verla a los ojos.-Podemos volver a ser como antes, solo tú y yo.-sonríe.

-Pero mamá...

-Por favor.-solloza.-Solo puedo verte cada dos meses.-

-Sería en contra de la ley.-digo confundida.

-Vienes conmigo.-me toma fuertemente del brazo.-Andando.

-¡Mamá suéltame!-grito asustada.

-¿Qué?-voltea a verme.-Lo siento cielo, no sé que me estaba pasando.-acaricia mi mejilla.-Mejor me voy.-me da un beso en la frente y sale del hotel.

Me limpio unas lágrimas y camino directo al auto.

-A casa por favor.-miro a la ventana. El transcurso del hotel a casa fue corto y algo rápido.

-Llegue Pepper.-sonrío cuando el elevador se abre.-¿Pepper?-la casa está fría, y los muebles algo desordenados.

-Ruth.-escucho un sollozo.Corro en dirección de donde provenía aquella voz.

-¡Pepper!-la encuentro en su habitación en el suelo tirada, al igual que a papá pero esté inconsciente sin el reactor.-¡Papá!-gritó desgarradoramente.

-Esto es tu culpa Ruth, si no te hubieras ido nos podrías haber salvado.-dice Pepper con apenas fuerzas.

Muevo mi cabeza y veo todo normal, Pepper en el salón leyendo un libro.

-¿Está todo bien?-pregunta preocupada.

-Si, no te preocupes.-subo las escaleras hacia mi habitación, cierro al puerta suavemente y me tiro a la cama para descansar un rato, pero algo no sale mi cabeza ¿qué es lo que vi haya atrás? ¿Sucederá o me lo imaginaría? Mi celular comenzó a sonar, lo tome y vi la pantalla.

Lorena

Me senté rápidamente y conteste sin pensarlo.

-¡Lorena!-gritó emocionada.

-Ruth.-dice riendo, debe estar feliz.-Perdona por no haberte llamado antes, me habían castigado.-dice riendo.

-Así viviste.-le bromeó.-¿Cómo estás tonta?

-Bien, hablando de cómo estas...¿cómo estás tú? Escuche lo de tu mamá.-guarda silencio.

-Oh eso...estoy bien pero me siento mal por mi mamá.-digo viendo a la ventana.-Pero no estoy muy mal.

-Me alegro... Digo no por lo de tu mamá pero ay tú entiendes.-rio un poco.-Y tengo buenas noticias-

-¿Cuales?-me levanto de la cama y camino hasta la gran ventana.

-¡Iré a Nueva York!-grita a través de la línea.

-¿En serio?-pregunto sin creerlo.

-¡Si! Me voy en dos días.-comienza a gritar.-Bueno me tengo que ir, adiós.-

-Hasta luego Lorena.-ella cuelga la llamada.

-¿Por qué gritabas?-entra papá.

-Mi amiga vendrá a Nueva York.-comienzo a saltar en la cama gritando.

-¿Qué pasa aquí?-se acerca Pepper, dejó de brincar en la cama por la presencia de Pepper.-

-Mi niña está feliz.-sonríe papá volteando a ver a Pepper.

-Demasiado diría yo.-comento sonriendo.

-Bueno, no puedo creer que hice esto pero hoy es tu día de suerte.-me quedo confundida viéndolo.-Sígueme.-los dos salen de la habitación, los sigo rápido y veo en el sofá un pequeño cachorrito.

-¡Qué bonito!-exclamó y me acerco hasta el cachorro. Es una pug, es color claro y su nariz es negra como sus orejas, muy linda.-Gracias.-abrazo a papá con fuerzas.

-Esa perrita es tu responsabilidad.-sonríe apartándome y señalando a la perrita.

-Como sea.-me siento en el sofá y pongo a la cachorrita en mis piernas.

-¿Cómo le pondrás?-se acerca Pepper con una sonrisa.

-No lo sé, lo pensare un buen tiempo.-digo acariciando su pequeño lomo.-No puedo creer que sea el día más feliz que he tenido.-sonrio.-Gracias papá.

-Todo por tu felicidad.-jamás escuché a mi papá en modo cursi, solo le dedique una sonrisa.

Este capítulo fue demasiado feliz :D ¿cómo les fue esta Navidad? Espero que muy bien y que se la hayan pasado de lo mejor, no puedo escribir mucho porque ya me tengo que ir así que hasta el próximo capítulo gracias por sus votos y comentarios :D

La hija perdida de Stark     •Terminada•Donde viven las historias. Descúbrelo ahora