Capitulo 18: Un beso puede salvarlo y condenarme

85 11 6


Capitulo 18

Un beso puede salvarlo... y condenarme


La noche transcurrió silenciosa. La mañana se presenta con un clima lluvioso. Arlem está en su alcoba, observando el ventilador en el techo. Su pelo café completamente desaliñado. Sus labios resecos, los humedece con su lengua y suspira.

-Hoy es el día- Susurra a la fría soledad y se sienta aun con las piernas envueltas en el cobertor.

Bosteza y se estruja los ojos. Ladea la cabeza a su izquierda y ahí está. Sobre su mesita de noche hay un portarretratos con una vieja fotografía. Detrás del desgastado cristal esta esa última fotografía que aquel círculo de amigos se tomo una semana antes de la graduación de secundaria. Es una pena que no todos pudieron asistir a la ceremonia, la leyenda tenía otros planes para ese grupo de colegas.

Sus orbes quedan absortos en la imagen, recodando las risas que inundaban la sala donde se tomaron dicha foto. Todos juntos, sonriendo como nunca. Con la esencia genuina de la juventud pero, la muerte los borró casi a todos del mapa.

Allí esta ella, la madre biológica de los gemelos que ahora custodia. Su padre también está ahí, al lado de la muchacha de cabellos achocolatados. Su compañero policial también. Y ahí está él, con una sonrisa en su rostro en esta foto.

-Fue un buen día- Susurra a sus recuerdos –Uno que nunca olvidare- Suspira y se pone en pie.

Observa la puerta y se mentaliza de nuevo. Su única prioridad es custodiarlos e interrogarlos cada cierto tiempo a fin de obtener nuevos resultados. Quizás algo nuevo que recuerden o una pista que consideren ser de utilidad. Ellos son la clave para concluir el caso, son los únicos que han vivido los ataques en primera fila, literalmente.

Shadow está despierto desde la madrugada. Observando con cierto delirio obsesivo a su hermano menor. Sentado en el extremo opuesto de la cama, viéndole detenidamente. Ojeras marcadas debajo de sus párpados. Su cabello salvaje y revuelto. Su aspecto es un desastre total. Entre sus piernas un peluche parcheado de un gato de felpa. Su mirada enfocada completamente en su hermano menor que aun duerme.

La puerta se abre inesperadamente, sin avisos previos. Él suspira y la brisa resopla contra el cristal de la ventana. Su cabello desteñido todavía.

-Shadow ¿desde cuándo estas despierto?- Pregunta un desconcertado oficial que le custodia.

-No sé. No podía dormir. Él quiere venir por Kya- Confiesa con un tono de voz delirante –No puedo dormir si su vida corre peligro- Declara sin parpadear.

Sus ojos están enrojecidos por el insomnio y por negarse a parpadear siquiera. Su aspecto es desastroso en gran manera. Su piel se ve pálida y sin vida. Su mirada no se separa del cuerpo de su hermano menor.

-¿Quién lo está buscando? ¿Alguien entro aquí? ¿Quién dio con su paradero?- Interroga preocupado el policía.

-Él. Quien nos ha quitado todo- Finalmente ladea su cabeza en dirección al oficial –Tu nos cuidas. Va a ir tras de ti- Gesticula con un hilo de voz aterrador.

-¿Cómo lo sabes?- Indaga.

-¿Cómo, dices?- Pronuncia y Arlem entiende sus palabras; un escalofrío recorre sus vertebras.

-Porque esta diciéndomelo justo ahora. Aquí dentro- Golpea con el índice su sien viéndole –Él va a buscarte cuando menos lo esperes. Se lo lleva todo, desaparece sin dejar rastro alguno- Continua hablando y su vista se nubla. Parpadea al fin y lágrimas resbalan por sus mejillas –No quiero que me lleve con él otra vez. Detenlo- Suplica cuando sus dedos raspan la piel de su mejilla –Dile que se detenga- Balbucea sin poder controlar su propia voz.

El Asesino sin Emociones (Gore)(Historia Propia)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora