Pase mi vista por los universitarios
para encontrarme con ella pero había de todo altas, rubias o pelirrojas pero yo buscaba a mi castaña de ojos grises. Ella no era igual a todas aparte de que no me han enamorado como ella lo hizo, las otras eran delgada ella no lo era pero la amaba así, las otras rubias ella no lo era, claramente nadie más que ella.

Ella salió, camino distraída con la misma dirección de siempre pero ahora más decaída, sin vida. Quería más que nada hablar con ella. Soy tan cobarde que no me atrevo. La respuesta siempre dolería.

Yo la mire hasta que se perdió de mi vista, ella no era la misma. Claramente cuanto entras en la tormenta, una vez que sales no eres el mismo. Yo no quería salir de la tormenta, yo sólo la quería a ella, ella con sus ojos grises, su cabello lacio y negro y sus labios,¡eso quería! A ella.

No quería volver a los mismo, ¡joder!.

Hace una semana desde que ella se fue, no he tratado de hablar con ella. Prefería observarla desde lejos como un estúpido acosador. Prefería esto a un rechazo más.

Al pareces ella siguió con su vida, con recuerdos o simplemente ya no quiere recordarlos. No la culpo por romper mi corazón, no la culpo de ser un idiota, no la culpo por ser un contrato del cual me e enamorado, no la culpo por nada. La culpo por no poder vivir sin ella, porque me hizo un estúpido estando sin ella, porque me enamoro sin advertencia.

No quiero a otra la quiero a ella, quiero que me diga que soy el indicado, que se a enamorado de mi, que siempre me aceptara con todo y mis defectos pero sobre todo que me diga que me seguirá a dónde sea con tal que sea conmigo.

Yo no quería a nadie para ella. Lo siento por ser egoísta pero así debe de ser cuando amas a alguien. Sí amas algo déjalo ir,si regresa es tuyo. Yo la amo y no por eso la dejare ir, no sin antes haber luchado. Ella puede besar a cualquiera, abrazar a cualquiera porque sus labios no se gastaran ni mucho menos sus brazos pero si ella se enamora...yo simplemente muero.

Regrese a mi departamento. Sintiéndome mal por no poder hacer nada, la quiero, y sin embargo no puedo estar con ella todo por mis estupideces si no fuera optimista esto no seria así lucharia por ella.

Quería hacerme sufrir, perfecto pero no de este modo no me esta dañando,me esta matando poco a poco. Me trata como la basura que soy ,eso me hace sentir muy mal.

Al día siguiente decidí ir a caminar un poco, en el parque donde una vez me encontré con ella. Mi vista se paso por el cálido sol de primavera, algunos niños jugaban otros solo caminaban. Veía pareja felices otras enojadas, pero juntas.

Esto era tortuoso pero de algún modo me gustaba hacerlo así, recordar cosas las cuales me hieren.

Me senté en un banco, sintiendo como el ligero aire chocaba en mi rostro.

Alguien se sentó a mi lado no quise ver quien era. Escuché un sollozo. Me estoy cansando de escucharlo todo el tiempo.¡ Puto cliché!

Volteo y hay una chica a mi lado, veía al cielo mientras lloraba.

—¿Te sucede algo? —le pregunte ella me miró con cierta tristeza.

—No lo entenderías.

—Nadie podría sentirse peor que yo.

—¿Una chica? — asenti. Ella solto una risa amarga.

—El amor de mi vida. ¿Un chico? —ella asintió.

—Le confesé que estaba embarazada no lo tomó bien y se marchó. No quería atarlo, al dia siguiente su madre me habló y me dijo que tuvo un accidente. De inmediato fui al hospital el quedo en coma, me dejo una carta en donde decia que estaba asustado pero me amaba y no se dio cuenta hasta que me perdió. Si me perdió, le había dicho que si se iba no busque. El tomo su decisión y me perdió. Pago Su consecuencia y me afecta a mi.—ella hablo sincera.

—Ella fue un reto por así decirlo pero se entero de la peor forma y ella ya no me ama.

—A veces cuando estamos molestos decimos cosas que no queremos, yo lo comprendí muy tarde.

Yo asentí, mi vida no se basaba en contarles cosas a extraños. Nevae fue la única y me alegro de que haya sido ella.

Ella era una extraña que sufría por el amor de su vida, yo lloraba por el mío pero era muy diferente.

Su amor moría. El mío se estaba muriendo. Ella tenía esperanzas y yo tenía mi optimismo por dejar ir a mi amor. Diferente y complicado.

Yo estoy enamorado...

Cuando la vi no ocultaré que me la quise llevar a la cama, utilizarla para mi contrato. Vi a través de esos ojos y no vi maldad, vi tranquilidad, amor, ternura y vi a través de su corazón,vi amor puro pero también vi fragilidad.

No me di  cuenta cuando la chica se había ido,sólo espero que le vaya bien.

Me sentía estúpido, no sé cuando Nevae me volvió vulnerable,sensible e idiota. No lo sé. Me dejo hecho un desastre.

Subí a mi auto. Conduje hasta la casa de mis padres. Llegue y vi sus autos, supe que se encontraban en casa.

Baje y toqué el timbre, mi madre me recibió con una gran sonrisa.

—Hola,cariño.— dijo con su voz maternal.

—Hola,Ma.¿cómo estas?

—Bien,dentro de lo que cabe...bien.

Sus cejas se fruncieron en preocupación.

—¿Ha sucedido algo?.— ella asintió levemente.

—Emma no a querido salir de su habitación, le pregunto que le sucede y sólo me responde que Ian la engaño ,¿sabes a lo que se refiere?.— me sentí culpable y a la vez aliviado. Culpable por lastimar a mi hermana y aliviado por saber que ella no dijo nada.

—No, creo que terminaron. Obviamente terminaron si la engaño .— me maldije una y otra vez. Mi nerviosismo hizo que me fallara la voz.

Emma bajó de las escaleras,me miro con odio pero después miro hacia otro lado como si no me hubiera visto. También eso me dolió. Ahora no sólo soy un estúpido idiota. También soy un traidor hijo de puta.

Cada quien con su cada cual...

Hola, este es el peor capítulo que pude haber escrito.

Coman recalentado!!!

Maravilloso Engaño ¡Lee esta historia GRATIS!