siete

150 6 0

Dejó caer un preservativo junto a Harry y lo miré atónita.
-No me importa en absoluto, pero cuidense. No van a tirar la banda a la borda por un bebé. Tengo de sobra para prestarles.
Quité a Harry de encima mío y salí de la cama y del bus. Simón abrió la puerta y me dejó pasar.
-¿Uma?-preguntó confundido.
Y solo pude arrojarme en sus brazos llorando a la vez que oía como todos los buses arrancaban.
Entonces me juré que volvería a corresponderle a Harry, porque yo ya no quería seguir luchando sola por Liam y por mi si él no estaba dispuesto a hacer lo mismo.
-Daddy.-murmuré. El bus permanecía en silencio y él me abrazaba en la oscuridad.- Gracias.
-Uma, decime algo. ¿Hice bien al aceptar tu tutoría y casarte con Harry?
-Creo que si.-dije.- Puede que antes no lo notara o me negara a verlo, pero Harry es muy bueno.
-Sos muy chica para estar casada.-dijo con tristeza.-Creo que te metí demasiado rápido en el mundo de los adultos.
-No me importa, mientras estés acá por si las cosas salen mal.
-Me subí a este bus y estoy en la gira. Creeme que es precisamente por y para vos.
-Te quiero,  daddy.
-Yo también te quiero, preciosa. Ahora descansá.
Me acurruqué a su lado y me dispuse a dormir, aunque extrañaba no tener a Harry conmigo.

...

Al bajar del bus, Harry me esperaba. Abrió sus brazos y me acerqué a él, lentamente, refregando mis ojos.
-Uma, estoy sintiendo deseos de matarte.-confesó.- No vuelvas a irte así. Te extrañé mucho.
-Yo también.-admití y me recosté en su pecho.
Él rió y me llevó hasta el bus, donde me di una ducha y me preparé. Al salir, choqué con Liam. Harry se puso de pie al instante y yo me acerqué a él, rodeándolo con mis brazos.
-¿Tenes hambre? -preguntó.
-Mucha.-reí.- ¿Vamos a desayunar?
Ambos salimos y yo subí a su espalda.
-Harry, ¿puedo decirte amor? No sé si está bien. Pero es que te quiero tanto. ¿Sabes? Creo que nuestros hijos van a ser hermosos.
Él soltó una carcajada y luego me hizo bajar, rodeándome con uno de sus brazos. Me besó y sonrió sobre mis labios.
-Te amo tanto.-dijo y me abrazó con más fuerza, levantándome del suelo.-Van a ser muy muy hermosos, mi amor.
-Perdón por ignorarte tantos meses.
-Mientras no vuelvas a hacerlo, todo va a estar bien.-dijo.
-Quiero volver a corresponderte.-confesé.- Quiero amarte tanto como vos a mi.
-Eso va a ser difícil. -rió.- Yo te amo demasiado.
Me paré de puntitas y él se inclinó sobre mi, besándome.

...

-Uma.-dijo Zayn.-¿Cómo voy a sacarme este esmalte?
-Creo que vas a cantar con el esmalte hoy.
-Uma.-se quejó.
-Te amo.
-Yo también te amo, preciosa, pero me pintaste las uñas de muchos color diferentes. Podrías haberle hecho esto a tu marido.
-Ya lo hizo.-rió Harry. Lo miré y sonreí.-Por lo menos tiene lindos colores.
-No te enojes, hermanito.-dije, haciendo un puchero. Él rió y me abrazó.

-No me enojo por una sola razón, estás intentándolo.-dijo y miró a Harry.-Me gusta verte feliz con él.

Me aparté de Zayn, algo confundida, y caminé hacia el bus. Miré a Liam fijamente y él se puso de pie.

-¿Vos queres esto?-pregunté.-¿Realmente vas a renunciar a mi?¿De verdad tiraste un preservativo?¿Es cierto que ya no te importa?

-Si me importa.-suspiró y se aproximó a mi.- Tengo un contrato, Uma. Tenes que estar con Harry, después de que espire, voy a recuperarte.

-¿Qué pasa si yo no quiero ser recuperada después?-pregunté.

-Voy a hacer que así sea. Nos amamos, no te olvides de eso.-dijo y quiso rodearme con sus brazos pero lo evité.

-Estoy cansada de que todos vivan mi vida por mi, de que tomen mis decisiones, de todo. ¿No lo entendes? Creí que eras lo único que permanecía ahí, y ahora me doy cuenta de que vos también estás jugando.

Sin dejarlo decir nada más, volví a salir y me topé con Harry mirando en todas direcciones. Corrí hacia él, llorando, y dejé que me alzara como a una niña pequeña. Me aferró con fuerza mientras hundía el rostro en mi cabello y susurraba que todo estaba bien, que no llorara, que estaba con él y nada iba a pasarme. Me oculté en su cuello al ver a mi hermano y le pedí que nos fuéramos de ahí, pero no al bus, porque Liam estaba ahí y, definitivamente, no quería ver a Liam.





Una historia diferente.Where stories live. Discover now