Capitulo 7

16.7K 1.1K 27

~1 DE DICIEMBRE~

-Bueno, pues... Con esta última firma, doy por cerrada la adopción de la niña Elyssa Hoffman.

Sonreí de oreja a oreja y sin pensarlo, abracé a Dylan muy feliz. –¡Muchas gracias!

-No, gracias a ustedes por adoptar en nuestro orfanato. –La chica de la última vez sonrió agradecida. –Iré a buscar a la niña.

Asentimos y volví a abrazar a Dylan. –Wow, deberías emocionarte más seguido para que me des más abrazos.

-No diré nada porque estoy muy feliz. Dije sin borrar la sonrisa de mi cara. –No me creo que después de casi siete meses vayamos a tener a Elyssa con nosotros.

-Ni yo.Dylan sonrió y acercó su rostro al mio con la clara intensión de darme un beso, pero fue interrumpido por la puerta abriéndose.

-¡Que grande está!Dije acercandome a ellas para coger a Elyssa y abrazarla. –Te echamos de menos, Ely.

-Bubbuba.

-Dejamela a mi ahora.. –Dylan me la quitó de las manos para abrazarla. –¿Cómo estás, pipita?

La niña volvió a pronunciar algo inentendible y juro que esa escena me conmovió.

-Gracias de nuevo.

-De nada, señora Hoffman. Espero que le den un bonito futuro a esa bebé.

-Por supuesto.Estreché la mano con la mujer y después de despedirnos, nos dirijamos al coche.

-Tenemos que celebrar esto.

-Si. Llamaré a Sofía para que se venga a cenar con nosotros. –Dije viendo como Dylan amarraba a la bebé en la silla de coche que le habíamos comprado.

-Me parece bien, pero ¿por qué no cenamos nosotros hoy y ya vamos con ella otro día?

-Mmm... Está bien, pero que sea en la casa.Dylan asintió arrancando el coche para poner rumbo a la casa.

Abrí los papeles de la adopción para leerlos otra vez. Aún no me creía que esa bebé fuera mi hija.

-Por cierto, Dyl...

-¿Si?

-No, nada. –Le sonreí para que estuviera tranquilo. No era momento para hablar ahora de eso...

Llegamos a la casa y saqué a Elyssa de la sillita para caminar hacia la puerta donde nos esperaba Anna.

-¡Bienvenidos!

-Hola, Anna.

-Que grande está la niña.

-Si. Creció mucho en estos meses que estuvo separada de nosotros.

-Ni que lo digas.Anna entró con Elyssa en sus brazos y nosotros la seguimos. –Tiene sueño.

-Entonces la llevaremos a su cuarto., le habíamos comprado los muebles y la ropa a Elyssa desde hace como dos meses atrás. Bueno, más bien Dylan fue el que compró todos los muebles, porque dice que esa era su casa y que era su responsabilidad. Yo solo había cooperado con la ropa.

¿Me adoptas?¡Lee esta historia GRATIS!