una muerte

32 0 0
                                    

-somos nosotros-contesto katerin con desprecio hacia aquella chica que me producía ¿intriga? exactamente no se que me producia.

-Este es el maletín que les envió frank a ustedes, y disculpe la demora-saco de su bolso de mano unos papeles y un bolígrafo-firmen aquí por favor-dijo ella-katerin le rapto los papeles de la mano cuando apenas los saco y firmo sin quitarme la mirada de encima

-Algo mas-dijo katerin

-gracias y disculpe por la demora-dijo la chica...la mensajera!
No entendía como demostraba una cosa y sus ojos reflejaban otra tan distinta.
-no pasa nada-conteste sin poder dejar de mirarla y como se alejaba.

-algo me golpeo de nuevo-aush hice una mueca de dolor 

-suficiente, con estar la mirando-enfurecida ella me había golpeado dos veces una en el pie y otra en el brazo

-lo siento...no la estaba mirando-menti de una forma ridicula por que era obvio que la estuve mirando

-si claro...a ver que hay en este maletin

-una arma de fuego y la foto y el lugar donde se va a encontrar Dann Boss, este trabajo esta sencillo-dijo katerin 

-vamos-dije-este es mi ultimo trabajo...-Dije para mi casi en un susurro y por desgracia me escuchó katerin

-¡Que!-casi gritando y las personas que se encontraban en el lugar voltearon como si el grito fuera hacia ellos.

-calmate...ya despues te contare bien

-tendras que contarme acerca de lo que acabas de decir-dijo enfurecida

llegamos al lugar en pocos minutos, era una plaza repleta de personas no le cabria ni un alma mas, pero claro es el día de hacer la compra y por eso estaba así.

-míralo esta sentado allí-dijo katerin señalando el lugar de donde se encontraba.
estaba en un lugar desolado de la plaza, no se como katerin lo alcanzo a ver yo solo alcanzaba a ver parte de su cara.

-espera aun no, mira a su alrededor no esta solo-le señale los hombres que tenía a su lado y que por simple lógica no podríamos ir y acabar con el.

Unos minutos después este abía bebido tanta agua que su vejiga no lo soporto y fue directo al baño, uno portátil no muy cerca de donde se encontraba, este fue nuestro aviso para ir por el.

-vamos -dije señalando hacia donde se dirigía -katerin asintió y una gran sonrisa de malicia hizo aparición en su cara sin querer borrarse de ella.

Almas SuicidasDonde viven las historias. Descúbrelo ahora