CAPÍTULO 13.

87.5K 6.3K 567

VALERY.

Quito la mano de Sally de mi rostro. Parpadeo algunas veces, veo a mi padre a un lado de la gran ventana de nuestra habitación de hotel.

-Papá...-Gruño antes de cubrir mi rostro con una almohada.

-Nada de gruñidos. Hora de levantarse, vamos a almorzar todos en la cafetería del hotel.-Dice serio. Muevo mi mano en el aire.-Las veo en diez minutos. Sino bajan en ese tiempo adiós tarjetas.-Escucho sus pasos alejarse. Después la puerta, bufo.

Llegamos en la madrugada, hasta que todos los invitados decidieron irse. Sally volvió unos minutos antes de que mi padre apareciera y avisara que ya nos íbamos al hotel. Isaac estuvo conmigo en todo el evento, platicando anécdotas de papá y él.

No volví a ver a la bestia. Tampoco iba a preguntar donde se había ido, no me importa.

Quito la almohada de mi rostro y giro a ver el reloj de la mesa de noche.

Me siento en la cama, papá había entrado a las diez y ya son las diez con cinco. Comienzo a mover a Sally y ella parece inconsciente.

-¡Sally despierta!-Grito. Ella abre sus ojos llenos de maquillaje negro con mezcla de brillos.

-¿Qué jodidos?-Susurra llevando sus manos a su cabeza, aprieta sus labios y gime de dolor. Elevo mis cejas.

Seis minutos.

Me levanto y corro a las maletas.

-Tenemos cuatros minutos antes de que Hunter nos cancele las tarjetas.-Digo rápidamente. Y a mi padre le encanta cancelar tarjetas.

Escucho como Sally se levanta y gime alto por el dolor de cabeza. Evito burlarme de ella o reírme. Comienzo a lanzarle ropa suya cómoda y después tomo la mía corriendo al baño. Ambas entramos, Sally me pasa mi cepillo de dientes y ella comienza a cepillar los suyos mientras pasa una toalla especial para quitar el maquillaje. Tomo también unas y empiezo a limpiar mi rostro. Mi hombro y el Sally chocan.

Espero a Sally fuera del baño. Un pantalón ajustado negro roto de las rodillas, mis zapatos deportivos negros, una sudadera blanca con el dibujo de la marca deportiva de mis zapatos.

-¡Cuánto falta!-Chilla Sally desde el baño. Miro el reloj de la mesa de noche. Abro mis ojos.

-¡Uno!-Digo alto. Escucho ruido en el baño como si ella se hubiera golpeado o hubiera tirado algo.

La puerta se abre y mueve sus manos en el aire tratando de decir que esta bien. Corremos a la salida de la habitación, paso la tarjeta por el aparato de la puerta y se abre.

Salimos y Sally cierra la puerta.

····

Sigo riendo mirando de reojo a mi mejor amiga.

-No pense que era tan literal lo de tirarte encima de un hombre.-Digo con burla. Sally entre cierra sus ojos, todavía su rostro rojo y sus labios en una linea.

Entramos a la cafetería. Yo con una gran sonrisa y Sally todavía con su expresión.

Veníamos corriendo, como siempre Sally iba distrida mirándole los glúteos a un chico, ella iba diciendo que eran los mejores glúteos que había visto. Y accidentalmente choco con carro de maletas, tirándolas todas en el suelo y ella también arriba de algunas. El chico de buenos glúteos había visto todo el espectáculo.

Busco con la mirada a Hunter.

-Ya iba por ustedes y estaba por cancelar las tarjetas.-Me sobresalto, ahogo un grito y llevo mis manos a mi pecho. Giro a ver a mi padre, él tiene una expresión seria y con su móvil en una de sus manos.

TIGRE.¡Lee esta historia GRATIS!