01.

13.8K 1K 364


Kang Haeri odiaba ir a fiestas por dos importantes y justificadas razones:

1. No soportaba el sabor del alcohol. Le parecía asqueroso, raspaba su garganta. Sus amigas solían reírse de sus muecas al probarlo pero a ella no le importaba, realmente lo odiaba. Y mucho menos podía tolerar el desagradable olor al vomito que quedaba flotando en el ambiente cuando los asistentes a la fiesta se excedían al beber.

2. Era una total pérdida de tiempo estar ahí , parada en un rincón nada más que mirando. O se quedaba de pie por horas o no hacía más que estar sentada viendo a los demás socializar y bailar. En realidad los veía toquetearse al bailar además de besarse y hacer otro tipo de cosas, de categoría +19, en los sofás o más bien en cualquier rincón de las casas.

¿Sería demasiado raro pensar así? No, no lo creía. Seguramente muchas personas se sentían como ella pero preferían fingir sentirse a gusto, ella no encajaba en eso, no era su estilo y no le gustaba.

Esa noche decidió ir para probar suerte, iba a arriesgarse y tal vez tendría la suerte de encontrarse con alguien con quien poder entablar una conversación racional sin tener que recurrir al alcohol. Sus amigas estuvieron con ella un rato para luego desaparecer y hacer quién sabe qué clase de cosas, sucias probablemente, el alcohol transforma a las personas.Un gran número de chicos se le acercaron con la finalidad de coquetearle pero ella los ignoró con muchísima facilidad, esa era otra cosa que odiaba: lo desvergonzados que eran los hombres al tomar algo de alcohol. Además de lo torpes que se volvían al sentir el efecto de los tragos.

 Cuando un chico que andaba por ahí se le acercó tambaleándose y casi le vomita encima... su mente le gritaba que no podía soportar quedarse otro poco allí. Eran cerca de las dos de la mañana cuando logró salir de ese apestoso lugar, una decisión riesgosa pues sabía que era peligroso caminar sola en la calle tan tarde.

-¿Por qué rayos fui? De todas formas no hablé con nadie. Ash , soy una tonta. – Se lamentaba mientras cruzaba los callejones a paso rápido.

 El silencio era sepulcral. 

Ni siquiera quería ponerse sus audífonos y escaparse con la música porque en su mente casi podía ver la imagen de un hombre siguiéndola en las sombras. Podía seguirla, golpearla y terminar violándola. Un escalofrío le recorrió el cuerpo y negó con la cabeza, varias veces, no, no pasaría, confiaba en que era bastante veloz, podía echar a correr y salvarse. Por eso no usaba tacones, odiaba los tacones. El no ser tan femenina, algo callada y bastante estudiosa le jugaba malas pasadas en la escuela media. No tenía muchos amigos y solían decirle que era una chica aburrida. Pasó mucho tiempo intentando arreglar sus "defectos" pero aprendió cómo lidiar con eso y había decidido definitivamente que no iba a cambiar solo para agradarle a esos idiotas superficiales y descerebrados.

Haeri era una chica fuerte e independiente,no se había rendido y en ese momento todo en su vida parecía estar bien.

Caminaba distraída, sin querer fijar la vista en ninguna parte para evitar contacto visual con cualquier ser humano que estuviese por ahí a esas horas,si estaban deambulando por la calle a esas horas no podía tratarse de una buena persona... un quejido lastimoso sonó a su derecha y la hizo abrir los ojos como platos.

Apuró el paso. Podía tratarse de un vagabundo y, le asustaba.

Volvió a oírlo , esta vez más alto. Sonaba casi como...¿Un sollozo? Su mente le decía que siguiera caminando, que ese no era su problema, que la iban a matar... pero se volteó instintivamente pues ella era una buena persona y entonces lo vio.

Un chico que parecía estar desmayado estaba sentado sobre la acera con la espalda apoyada en una especie de cortina azul de metal que protegía la entrada a una tienda. Llevaba una chapucha negra, jeans oscuros y unas botas militares que combinaban. En efecto, no se veía como una buena persona.

Coma. ✧ Jeon Jungkook.Read this story for FREE!