Capítulo 23

273K 28.7K 27.3K

C A P Í T U L O    2 3

C A P Í T U L O    2 3

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

HASLEY WEIGEL

Lunes en la mañana. Y el único sonido que podía oír entre las paredes de la minúscula cocina de mi casa era el crujir del cereal que creaban mis molares al aplastarlos.

La cabellera oscura de mi madre hizo presencia al entrar, haciendo que el olor de su perfume se impregnara en el aire ocasionando que llegara hasta mis fosas nasales, tranquila, comenzó a sacar algunas cosas de la despensa, y de igual manera, del refrigerador para prepararse un emparedado. Sus ojos se quedaron anclados sobre mi pequeño cuerpo y, cautelosa, me observó.

—Últimamente te has estado despertando más temprano, ¿a qué se debe? — preguntó con sumo interés pasando sus dedos por el pan. En ese momento, no quería contestar a sus preguntas, por lo cual, me limite a encogerme de hombros, dando por hecho mi cansancio. Ella, dejando salir un poco de aire de sus pulmones, movió las cosas a un lado y me miró fijamente poniendo sus manos sobre el mesón — Hasley, ¿me puedes decir qué es lo que ha ocurrido? Llevas un par de semanas así, los sábados te despiertas hasta tarde, los domingos no sé siquiera si comes o haces el intento de salir de tu cama. — soltó un poco irritada por mi actitud — Pareciera como si yo fuese la única que vive aquí.

Llevando otro poco de cereal a mi boca, sacudí mi cabeza de un lado a otro, pero ella me reprendió con la mirada, tragué hondo y decidí contestarle.

—No ocurre nada — mascullé.

—No mientas — con la voz más fuerte habló — No he visto presencia de Zev por aquí, o si quiera del chico teñido que te llevó al cine la otra ocasión, o el rubio con la que fuiste una completa grosera — al oír que mencionó a cada uno sentí como el nudo en mi garganta se formó y la presión en mi pecho se presentó, aunque de igual manera, le dio acceso a mi furia emanar mis venas — Cariño, puedes decírmelo.

—Estoy bien, ¿si? — espeté bajándome del taburete para darle una mirada fría  — No soy unos de tus pacientes, no me trates como uno.

Sus ojos azules se abrieron con asombro, estática en su lugar, entreabrió los labios pero nunca dijo nada. Ella estaba perpleja. Yo sabía que esa no era la forma  para contestarle, pero estaba harta de darle vueltas al mismo tema, solo ya no lo quería recordar y ella se daba la desdicha de hacérmelo saber nuevamente.

—Hasley...

—Me tengo que ir — avisé cortándola.

Sin mirarla, salí de la cocina a pasos rápidos y tomé mi mochila, colgándola por encima de mi hombro cerré la puerta principal detrás mío. Comencé a andar por la calle sin detener el pasó ni un segundo, sentía como mis piernas se impulsaban cada vez con más fuerza, el aire de invierno golpeaba suavemente mi rostro.

BOULEVARD © [✔]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora