Twenty One

2.1K 91 3

Llegamos a su casa y no había nadie. Subimos nas escaleras y llegamos a la puerta del baño, que estaba cerrada.

-¡Juan Carlos sal! -Grita Jesús.

-¡Si te quieres hacer una paja te esperas, que estoy meando! -Le responde su hermano y yo no puedo evitar soltar una carcajada.

-¡Que no coño, necesito el botiquín!

-¡Dejame un minuto más!

-¡Ni un minuto más! -Grita esta vez el pequeño.

-Ni un minuto más, me separaré de ti... -Canturreo en voz baja por lo que Jesús me mira y se ríe. -¿Que? Me lo has puesto a huevo hijo mío.

-Anda, ven te enseño mientras la habitación.

Entramos en su habitación, y me quedo mirándola sin perder detalle alguno. Pero me fijo en una pared, tiene la palabra gemelier en grande, una estantería con nos premios que han ido ganando, los cuadros de los discos de platino y de oro, en un lado hay un corcho que con unas letras muy bonitas pone "mis princesas" me acerco a ese corcho. Son fotos de diferentes firmas y conciertos en las que salen con muchísimas fans. Dios, me acabo de enamorar de esta pared, quiero una así.

-Parecéis acosadores con tantas fotos niño. -Me río y Jesús me mira mal.

-Son las fotos que más nos gustan. Así nos acordamos de vosotras todos los días. Como siempre nos etiquetais en las fotos y vídeos, vamos eligiendo tres o cuatro de cada concierto, las imprimimos y las colgamos. ¿Te gusta?

-Me encanta. -Digo mirando todas las fotos para ver si conozco a alguna.

-¡Dios esta soy yo! -Me río. Es una foto de la primera firma, hace casi tres años, me acuerdo perfectamente de ese día, fue la primera vez que les conocí.

-¿Ah sí? -Dice fijándose. -Pues has cambiado muchísimo.

-Ya. -Sonrío. -Me gusta más así.

-A mi también, que lo sepas. Y que sepas que tenemos que colgar las fotos de este concierto, luego vendrá Dani, si quieres ayudarnos...

-¡Si por favor! -Grito abrazándole como una fan loca.

-Vale, vale. -Se ríe. -Marina que no respiro.

-Ups, lo siento. -Me separo de él.

-Da igual.

-Jesús ya puedes pasar hijo mío. -Dice Juan Carlos desde la puerta y Jesús se gira. -Pero, ¿que te ha pasado?

-Nada, una tontería. -Le defiendo.

-Uy, que chica tan guapa. ¿Ya tienes novia enano? -Dice mirándome por lo que yo miro a Jesús y me río.

-No soy la única que te llama enano. -Me río.

-Pues no me llames así. -Me riñe.

-¿Te recuerdo que te saco un año?

-No. -Dice intentando enfadarse.

-Bueno parejita. Yo os dejo solos y el baño libre.

Jesús me agarra del brazo y vamos al baño, cuando entramos cierra la puerta y saca el botiquín.

-A ver. Te lo curo yo... -Cojo todo lo necesario y empiezo a curarle la herida del labio, pero nada mas tocárselo con el algodón se echa hacia atrás.

-No por favor. -Me pide. -Joder que duele.

Suelto el algodón y me acerco a el y sin que se lo espere le doy un beso en los labios, al principio sé que le duele, pero después me lo sigue con calma y bastante tranquilo.

-¿Y esto? -Pregunta sonriendo al separarnos.

-Para que no te duela ahora. -Vuelvo a coger el algodón y se lo pongo en la parte del labio que tiene la herida, cierra los ojos, pero con la mano que tengo libre le cojo la suya para tranquilizarlo.

-Ya está. -Digo tirando el trocito de algodón. -Limpio.

-Gracias. -Dice dándome un abrazo. -No sé que haría sin ti.

***

-¡Ya estoy en casa! -Grita Dani, miro a Jesús y salgo de la habitación a las escaleras de su casa.

-Hola Dani. -Le saludo, veo como aparta la vista del móvil, me ve y sonríe.

-Hey Marina. -Viene y me abraza. -¿Qué tal?

-Pues nada, aquí con tu hermano un rato. -Digo y aparece Jesús detrás abrazandome por detrás dejando un beso en mi cuello.

-Pensaba sacar las fotos del concierto. ¿Nos puede ayudar?

-Claro. -Dice Dani sonriendo. -Así lo hacemos más rápido.

Ni un minuto más {Gemeliers}¡Lee esta historia GRATIS!