For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

—Miren lo que han ocasionado—gritó histéricamente mi madre que hasta el momento había permanecido callada.

—Profesor.—llamó Madame Pomfrey a Dumbledore— Se a roto la cadera y tres costillas.

¿que?

¿Que?

¿QUE?

¿¡QUE!?

No puedo creer que le haya echo tanto daño. Mi madre chillo y lagrimas caían por sus ojos como cascadas. Su nariz estaba roja y sus ojos inchados.
El profesor Dumbledore caminó aprisa y llego junto al cuerpo adolorido de mi padre.
Presionó ciertas áreas de su espalda y mi padre rugió con fuerza.

—Efectivamente.— aseguró con calma.

Me acerque cuidadosamente.

—¿Puede arreglarlo?.—susurré preocupada en el oído del barbón, y este se estremeció.

—Creo que si puedo.

—¿A dicho algo profesor?— preguntó Madame Pomfrey.

—Que...creo que puedo arreglarlo.—contestó inmediatamente.
Este se limito a mirar a mi padre unos minutos y después saco su varita y murmuro una serie de hechizos. Se escuchan horribles sonidos de huesos crujiendo, eso agregándole la respiración agitada de mi padre.
No se cuento tiempo transcurrió pero de un segundo a otro el cuerpo rígido del susodicho se levantó en ángulo de 90 grados; aspirando fuertemente el aire que le había faltado todo este tiempo.

Un suspiro salió de lo mas profundo de mi pecho al ver que reaccionaba correctamente.

"No como yo"

—¡Carlos!— llamó la atención mi madre.

Mi padre que con las pocas fuerzas que le quedaban, hizo a un lado a Dumbledore bruscamente y dijo gruñendo.

—¡Nos vamos de aquí!— se paró y por un momento pensé que sus piernas no resistirían—Usted—apuntó a Madame Pomfrey.—Prepare a mi hija. ¡Nos largaremos!

—No pueden llevársela.—Dijo Harry por primera vez. Y ni siquiera había notado que seguían en la habitación.

—Estoy con Harry, no tienen derecho de llevarse a Eve sin antes haber pedido su opinión. Esta en el "Decreto general del derecho de los jóvenes magos...— pero Hermione fue interrumpida por Ron y dijo.

—Ahora no Hermione.— soltó cortando a Hermione con fastidio.—Señor, no puede llevarse a Evanorah.— se dirigió a mi padre.

—¿Y porque no muchacho?— exclamó lleno de furia. Y Ron se puso nervioso.
Y creo que yo también.

—Por..porque...ee.—tartamudeó sin control. Piensa Ronald piensa.—Porque ella no pertenece a su mundo, ella pertenece a este mundo. Con nosotros. Con los suyos. Eso es lo que ella decidiría.

Al escuchar esas palabras me di cuenta de que aquí la decisión la tengo yo y solo yo. Quisiera al menos saber como salir de esto.

—Yo hago con mi hija lo que a mi se me da la gana.—objetó y la sangre subió desde los pies a la cabeza. ¡Como se atreve!
Incluso George se lanzó encima pero no fue por Cedric y por Fred que se logro controlar.— Y cuidadito con detenerme.

—Carlos, es hora.—hablo mi madre por tercera ocasión. Y «Carlos» asintió.

«No queda de otra»

Debe haber una salida.

«No la hay»

Si

«No»

Una Simple Muggle {EN EDICION} #NGW¡Lee esta historia GRATIS!