Capítulo 37- Se acabó la Felicidad.

3K 188 12

Sus ojos claros eran tan penetrantes. Miraba en sus labios una sonrisa grata, Clarisa movía sus labios pero de ellos no salía nada, estaba tan perdido que las palabras sobraban.

Lo hice, volví a besarla tomándola con mis manos. Esto era lo que mas deseaba hacer todos los días de mi vida, besarla una y otra vez sin aburrirme.
Eramos nosotros dos contra todos, de nuevo eramos nosotros dos y no seria tan idiota para perderla.

Cerré mis ojos sintiendo sus delicados y suaves labios sobre los mios.

- No te arrepentirás, amor, lo juro -alejamos nuestras caras por falta de respiración, levante mi meñique para una promesa y ella siguió mi acto - Solo tendré ojos para una chica, seras solo tú mi princesa, es una promesa...

- Y las promesas no se rompen -continuó ella para abrazarme.

- Y como somos oficialmente novios merecemos una foto -saque mi celular y capture fotografias de ambos - Ahora ¿te apetece ir a una pizzería,novia? -digo felizmente, no cabía mas emoción en mi.

- Claro,novio -extiendo mi mano y entrelazamos nuestros dedos.

NATHAN.

- ¡Hey Lily! ¡Lily Clark! -casi me tiro del asiento para verla, ella capta mi llamado y viene hasta mi.

- ¡Hey Nathan! -exclama con su preciosa sonrisa.

- ¿Qué haces aquí?

- Estoy esperando unas fotografías de la tienda y...¡Mi niña! -Elizabeth se lanza a los brazos de Lily y estas se abrazan.

- Lily ven a casa,porfi porfi porfi -ruega mi hija, Lily la levanta como niña pequeña y la abraza de nuevo.

- Veremos cielito, ahora estoy algo ocupadita pero si quieres..por cierto ¿qué hacen aquí? -pregunta y me mira,me encojo de hombros.

- Sección fotográfica -digo con orgullo.

- Dios, tengo que ver las imágenes. Y miren quien esta aquí, el mas guapo de los Rodrigues -saluda al pequeño, él sonríe.

- H-hola Lily -dice nervioso y sonrojado.

Oh no jovencito, ella es mía.

- ¿Donde están tus papás, príncipe?

- Papá esta en Texas y mamá anda con Jay -comenta el niño y coje la mano de Liz y vuelven la sección fotográfica.

- ¿Su papá? -pregunta perpleja.

- Larga historia. ¿Como estás tú? -me vuelvo a sentar cerca de los niños para verlos posar,vaya que son buenos para esto.

- Excelente. Termine con Robín, Nathan -responde apagada, estaba tan mal que su tono de voz quebrante me hizo abrazarla.

- No amor, ese idiota no te merecía. Robín se esta perdiendo a una hermosa chica -la miro a los ojos y están vidriosos - No vale tus lágrimas ¿entiendes? -ella asiente.

- Le entregue todo mi amor, él tiene todo de mi, se ha llevado mi corazón.

- Pues mi corazón es tan grande que podría partir un cuarto para mi y darte lo demás, así volverías a amar, pero esta vez a un chico que valga la pena -volvió a sonreír, agacha su cara y luego me mira.

- Gracias, amigo.

Fue como un disparo, la palabra que siempre me estará persiguiendo por el resto de mi vida, Amigo. En ocasiones pienso que lo que Ashley me hizo abrió mis ojos, ahora estoy seguro de cuanto amo a esta mujer.

- Para eso estamos los amigos ¿no? Si no estas tan ocupada puedes quedarte y ver la sección y luego iremos al parque. -respire y hable lo mas tranquilo para que Lily no se sintiera mal.

My little sunshine.¡Lee esta historia GRATIS!