Acabare contigo, niñito.

2.7K 160 7

No me equivoque, mi instinto nunca me fallaba y hoy no fue la excepción, realmente la noche fue demasiado larga para mí, claro que no tiene nada que ver con Connor, se hizo larga porque estaba sola, aunque no quisiera tener a Connor a unos metros de distancia, soy un poco rara y contradictoria pero lo que deseo es estar con mi hermano y no con ese maldito don Juan.

Minutos después de que no tuvimos nada que hacer decidió ir a divertirse, o eso fue lo que me dijo en un principio.

-Voy a salir, ahora vuelvo.-saque mi cabeza, me estaba tapando el sofá, así que tuve que levantar mi cabeza para verlo.

Prefería que se fuera pero se me hizo raro que me avisara, simplemente debió irse, a mí no me interesa a dónde vaya ni por qué.

-Descuida, solo iré por alguna tipa que se quiera divertir, y no debes de preocuparte no la traeré a la habitación, no me gustan los tríos -me puse roja y lo fulmine con la mirada, se echó a reír y meneó la cabeza-. Nos vemos.

Se veía muy bien, estaba vestido de negro, todo wow, se había duchado y no sé de dónde sacó la ropa, pero le quedaba como un guante, se veía estupendo, si no lo odiará y si no fuera un pervertido le diría mucho cumplidos bien merecidos.

Me levante del sofá sin hacer ningún ruido y me acerque a la puerta para inspeccionar si en verdad se había ido, y sí, se fue. Sonreí satisfecha de no tener que soportarlo.

Camine por todo el lugar para inspeccionar que no hayan cámaras, o simplemente si necesito escapar, dónde esconderme. Entre al baño y los inspeccione, había ropa de mujer, una nota estaba sobre la ropa, me acerque mirando a todos lados, es muy sospechoso. Leí la nota y me sorprendí al ver la linda caligrafía de Connor, no era un zopenco del todo.

Voy a la cafetería del hotel para tomar un café y cenar, te traeré algo, solo tardaré una hora, en esa hora aprovecha para que puedas bañarte, espero y la ropa sea de tu medida, eres muy pequeña. Le pedí al portero que la comprará en la tienda que hay en el hotel, no tardaré, cuando llegue si aún te estás bañando entrare a sacarte de ahí y si es necesario yo te cambio.

Mi cara se puso roja, tire la nota y preferí bañarme antes de que ese pervertido volviera. No era de fiarse ese hombre.


Me cambie con la ropa que me presto. Era cómoda, eran unos vaqueros, con una blusa de tirantes, y una camisa, la ropa era suave, eso estaba muy bien. Agarre mi cabello húmedo en una cola alta. Y salí del baño.

Mire la habitación, qué demonios iba hacer ahora. Vi la cama y se veía tentadora, pareciera que me hablaba y me seducía, la cama sabe seducir. Me tire a la cama y sentí como si estuviera abrazando a un oso de peluche gigante. Sonreí y me reí como idiota.

-Si te lanzas de esa manera, pareciera que la cama te seduce y eso sería raro.-me asuste y di un salto. Ahí estaba Connor mirándome como si tratara de comprender lo que había visto. Cada vez me siento más estúpida de lo que ya sé que soy, mire a otro lado que no fuera su mirada acusadora.

-Lo-Lo-Lo siento.-luego mire al suelo y me levante de la cama e iba a salir del lugar pero jaló de mi brazo, y me tiró a la cama.

Es sorprendente su fuerza, aunque cualquiera puede conmigo, soy un esqueleto andante o eso me dice Steve cada que vez que ve la necesidad de cargarme. Steve. Se me había olvidado por completo, me perdí en la ducha, en la cama, en todo, que idiota soy, mi hermano.

-Steve.-grite mientras que en mi mente me descuartizaba, me acomode en la cama y me quede hincada en el centro de está -no sé por qué-, pobre de mí y de mi inocente hermano.

Una Chica Más. #1 Trilogía TheUselessDonde viven las historias. Descúbrelo ahora