Capítulo 45.

1.1M 53.9K 11.1K

Lunes por la mañana.

Caminaba por los pasillos del colegio con Danielle y Lindsay, que tenía una gran sonrisa en la cara.

Sí, Ryan y ella estaban juntos otra vez. (Y todo gracias a Ryan).

Ryan y Lindsay duraron mucho en esa habitación, supongo que hablaban (o algo más) y los dos salieron felices, agarrados de la mano.

Sabía que algo iba a pasar, y vamos, se lo merecían. Ellos se quieren tanto que es injusto verlos separados.

Estos fueron los días más aburridos. Estar castigada es lo peor. Quedarte en casa por tantos días aburre como el infierno, pero por lo menos me visitaron mis amigos.

Los comentarios de mi padre hacia Jace son terribles. Sabía que me arrepentiría de invitarlo a casa. Me da demasiada vergüenza. Él dice que está casi seguro de que estamos saliendo.

Si supiera que sólo hay un chico en mi mente.

Las tres entramos a los vestidores para cambiarnos. Nos tocaba educación física. Mi infierno personal.

Ahí estaban casi todas mis compañeras, incluso Melody y sus amigas.

Evité el contacto visual, no quiero problemas y mucho menos que empiecen con sus estúpidos comentarios. No estoy de humor para eso, y mucho menos a esta hora.

-Tuve la mejor noche de mi vida. -Dijo Melody lo suficientemente alto para que todas escucharamos.

Todas se acercaban a ella a preguntarle qué hizo. No entiendo por qué la tratan así. Es tan falsa e hipócrita.

-Pues todo se resume a: Lucas Hoult. -Dice y ríe.

Sentí un horrible nudo en la garganta. Todas voltearon a mirarme para ver mi reacción, pero sólo volteé y me hice la indiferente. Por dentro me estaba muriendo.

Danielle me miró y alzó sus cejas. Lindsay dobló los ojos y susurró "Puta".

-Lucas es hermoso, nos divertimos tanto. Me cuidó mucho. -Mis ganas de levantarme y asesinarla se salían de control.

-¿Pero fuiste a su casa? -Preguntó una chica.

-Sí, claro. Incluso miren, todo fue tan caliente que hasta me dejó una marca. -Dijo y todas se acercaron a mirar.

La odio. En serio, la odio.

-Espera, ¿ustedes...? -Preguntó otra chica y Melody soltó una carcajada.

-Claro. Lucas se estaba volviendo loco, él quería tenerme. Ya saben, muchos me desean.

¿Cómo pueden hablar con ella? ¿Cómo pueden ser su amiga? Dios, no puede ser más falsa porque es imposible.

Todas cogieron sus cosas y salieron, dejándonos sólo a Lindsay, Danielle y a mí.

Escondí la cabeza entre mis piernas, lo único que quería hacer era llorar.

-Savannah, mírame. -Dijo Danielle y subí la cabeza.

-Mírate, ahora mismo, vas a empezar a llorar por un chico al que no le importas. -Dice y me quita un mechón de la cara. Maldición, escuchar eso duele tanto- Ha pasado más de un mes Savannah, y mírate. Sigues igual o incluso peor. ¿Por qué llorar por él? No es justo que mientras él esté feliz con otras chicas, tú estés llorando. Ni siquiera voy a permitir que llores, no delante de mí. Eres una de las personas más fuertes que conozco, Savannah. Así que ni pienses en él y sólo sonríe.

Suspiré e hice el intento de sonreír.

Adoro a Danielle, mucho. Por razones como esta y por muchas cosas más.

Eres Mía, PequeñaDonde viven las historias. Descúbrelo ahora