1

381 10 0

Esa era mi noche. El día había llegado y el pánico me inundaba. Las luces, el presentador mencionando mi nombre. La hora de entrar. Tenía dos posibilidades, correr fuera o correr dentro. Un suave empujón me hizo correr dentro. Sin saberlo, ese empujón me había jugado el destino.





Wake up, Cassandra.¡Lee esta historia GRATIS!