Apéndice I: Breve introducción a la Historia de Skhädell

1K 134 18


Puesto que no tengo conocimiento de lo versado que estáis en la historia de Skhädell, comenzaré con un breve resumen de los eventos que han tenido un mayor impacto en nuestra sociedad.

Partiendo de que gran parte de los escritos dejados por nuestros antepasados se perdieron en un suceso telúrico de índole desconocida, me centraré en los sucesos posteriores al Año 0.

Por aquel entonces, la prioridad de las gentes de Skhädell no era transcribir los eventos que tenían lugar, pues estaban demasiado ocupados reconstruyendo las ciudades, tratando a los heridos y enterrando a sus muertos.

Y lo peor de todo era que los licántropos, que llevaban en Skhädell desde antes que los propios vampiros, se dedicaban a cazar salvajemente a cualquier humano que apareciera ante ellos.

Fue una época salvaje y de empobrecimiento cultural para Skhädell ya que es de suponer que muchos de los avances científicos previos al Año 0 se perdieron.

La Guerra de las Criaturas de la Noche

No fue hasta, aproximadamente, el año 30 que comenzaron a oírse los nombres de Drago y su hermana Anghelika como ecos entre la niebla de Skhädell. Dos seres de aspecto humano, pero fuertes y casi invencibles que, poco a poco, hicieron retroceder a los licántropos. Todo aquel que se ponía bajo su mando adquiría las mismas y sobrehumanas habilidades.

Muchos los vieron como mesías que los rescatarían de las penalidades de aquella nueva era, y, durante un tiempo, así fue.

Alrededor del año 565, el azote de Drago y sus tropas fue demasiado para los licántropos que fueron terriblemente diezmados y hoy en día se les cree extinguidos.

A pesar de las tierras que Drago poseía gracias a los nobles del antiguo Imperio Vasiliiano que le habían jurado lealtad (a cambio de la inmortalidad, sin duda), él deseaba más. Tal era la avaricia y ambición de Drago, que decidió embarcarse en la conquista de toda Skhädell. Así fue como reveló su auténtico rostro: el de un tirano sediento de sangre.

La Campaña de Drago I el Sanguinario

Una nueva era de tinieblas ensombreció Skhädell y se extendió durante cincuentaiún años. Los reinos libres de los humanos (Reeliska, Wiktoria, Icemoor, Ludwington, Vânat, Lisslotte, Annelia y Silveria) resistieron cuanto pudieron mientras sus gentes eran esclavizadas y llevadas a Dragosta, la capital de la nueva Vasiliia gobernada por Drago.

Durante ciento veinte años, los humanos fueron esclavizados, tratados como al ganado y sólo capaces de servir como alimento o para saciar los oscuros placeres de esta nueva especie, los vampiros.

En el año 580, tiene lugar un trágico suceso para la Casa Real de Anghel: el último descendiente humano del linaje muere sin descendencia. A raíz de este hecho, el linaje que comenzó con Anghelika queda interrumpido para siempre.

El nacimiento de la Orden de los Mirlaj

Nos vamos aproximando al presente y nacen los héroes legendarios de la futura Svetlïa que salvaron a la humanidad. Es así que en el año 694, la Reina Mirla de Reeliska, que ya por aquel entonces gobernaba un reino en ruinas, regresó de un largo viaje con tres de sus lágrimas convertidas en semillas. Tras abdicar en favor de su hermano, plantó la primera de ellas al norte de Reeliska, en el interior de una antigua fortaleza. De la semilla surgió un Sauce Blanco.

Durante los próximos diez años, Mirla se dedicó a reclutar soldados en secreto a los que entrenó para combatir a los vampiros. Además, aprendió a utilizar lo que el Sauce Blanco le daba para desarrollar el arte de la forja de armas inmortales para poder acabar con ellos.

Envió a sus mejores soldados a que sembraran las dos semillas restantes y entrenaran a nuevos miembros. Cuando el ejército estuvo listo, se lanzaron a la batalla contra el ejército vasiliiano.

La creación de Svetlïa y el inicio de la "Guerra de la Libertad"

En el año 705, los reinos humanos se unieron formando una nueva nación: la actual Svetlïa. Y se nombró como rey al hermano de Mirla pues se creyó que la sangre de su linaje sería la más adecuada para combatir la crisis que sufrían.

La Orden de los Mirlaj se enfrentó con gran valor a los inmortales con armas que esta vez sí podían acabar con ellos. Mirla, nombrada la Gran Maestra de la orden, pereció en combate a manos del mismísimo Drago que, es sabido, aborrecía a la mujer que hizo temblar su régimen.

Durante estos años, tuvo lugar la más cruenta de todas las batallas. Sucedió en el actualmente conocido como Río Rojo, nombre que se le otorgó a causa del enorme derramamiento de sangre acontecido. Los historiadores relatan que fue tal la sangre vertida a sus aguas, que el río entero se tiñó de rojo.

Fin de la guerra y firma del Tratado de Paz

A pesar de las armas inmortales que portaban los mirlaj, la guerra se alargó por más de doscientos años. Y, finalmente, en el año 923, tuvo lugar su desenlace en el Templo de la Orden de Vânat. Fue allí donde el mirlaj Raymond se enfrentó a Drago y le dio muerte. Lamentablemente, el mayor héroe de la historia de la humanidad, pereció a causa de las heridas y su cuerpo fue enterrado a los pies de las cenizas del Sauce Blanco del Templo de Vânat que fue abandonado tras la pérdida del árbol.

Sin su líder, el ejército vasiliiano sufrió de una gran inestabilidad. Finalmente, Anghelika ocupó el lugar de su hermano siendo coronada como la nueva reina de Vasiliia y puesta al mando de las tropas inmortales.

Fue de gran agradecer que la nueva reina no compartiera el punto de vista bélico de su hermano. Ella misma ordenó la retirada de su ejército y propuso una tregua. Fue en esa tregua donde Svetlïa y Vasiliia accedieron a la firma del Tratado de la Desembocadura del Río Rojo.

*Para profundizar en el contenido del mencionado documento, leer el Apéndice II: Tratado de Paz.

Paz

Ansiada y amada. Cuarenta años han transcurrido desde la firma del tratado. Cuarenta años de calma y prosperidad que, se espera, perdure por toda la eternidad.

Vladis Hezrig




Apéndices de Skhädell © [El canto de la calavera]¡Lee esta historia GRATIS!