Suspiré, siempre fui una chica problemática.
Habían varios chicos interesados en salir conmigo, pero no lo suficientemente de mi gusto.

No, no soy superficial, para nada.

Pero tampoco soy estúpida.
Si alguien no me atrae físicamente, o no me gusta su personalidad no me tomo la molestia en conocerlo.

Resulta que los pocos interesados en mi eran unos idiotas y por más que para muchas fueran guapos, para mi sólo eran unos imbéciles.

-Ya puedes soltarme.

Miré a Daryl con confusión y luego me bajé de su motocicleta.
Habíamos llegado a una linda cabaña y yo estaba tan sumergida en mis pensamientos que ni siquiera había visto el camino.

Daryl negó con la cabeza y entró a la cabaña, le seguí por detrás.
Resulta que no habían caminantes cerca, era una cabaña muy tranquila para un mundo tan alborotado.

Me senté en un sillón, que aburrimiento.
El sol ya se había ocultado, que genial.

Miré a Daryl el cual estaba sentado en el sofá más largo del lugar, frente a el había un estante con un televisor encima.
El miraba hacia el televisor como si estuviese viendo un programa.

-¿Qué tanto observas?-rompí el silencio.

-Nada de tu incumbencia.

Su voz era tan brusca, suspiré.
No intentaría hablar de nuevo.

Miré hacia la pared tratan tando de entretenerme con las manchas de humedad.
Muy divertido, por cierto.

Bien, retiro lo dicho anteriormente, trataré de hablarle y no me rendiré por más que el desee eso.

-Hey, ¿Qué era de ti antes?- le miré.

-Si te digo ¿Te callarás?-preguntó cansado.

Me levanté de mi lugar y fui hacia donde el estaba, me senté a su lado cruzando mis piernas como indio.

-Claro-mentí, obviamente no me callaría.

-Bien.-suspiró-Era un simple mecánico, a medida que fui creciendo fui aprendiendo a cazar- me miró- no por gusto, sino por necesidad.

-¿Por qué "por necesidad"? -le miré atentamente.

-Dijiste que te callarías.-gruñó.

-Bueno, puedo ser mentirosa aveces.- le resté importancia.

-Bien, te diré, con una condición.- me señaló con su dedo.

Dudé en aceptar o no, pero finalmemte asentí con la cabeza accediendo.

-Cuando era chico, mi madre murió, quedándome así con mi padre y mi hermano Merle. Mi padre siempre fue un jodido borracho- escupió con dolor-, luego de que mamá nos faltara el se desquitaba con nosotros, golpeandonos. Merle se fue, siempre lo hacía, papá me golpeaba y ni siquiera se preocupaba si comía o no.- suspiró pesadamente- Así que comencé a buscar mi propia comida.

No sabía que responder, me arrepentia de haber sido tan chusma y haberle preguntado algo que no debería.
Apoyé mi mano en su hombro, para hacerle saber que estaba allí, con el.

-Bueno, mi vida no es nada interesante.-le miré- Se que no me has preguntado sobre ella, pero siento que debería contartela. Mi papá falleció cuando tenía diez años, mamá me crió con dificultad, trataba de que las cosas no me faltaran.
Un día conoció a Tom, el papá de Glenn, el tambien era viudo y asi luego ellos se casaron. Luego de su aniversario mamá se enteró que estaba embarazada de Jackie y bueno.
Luego de eso no tengo mucho para decir.- finalicé.

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!