26. Guten Tag!

193 13 6

Por favor, si leiste mi historia en Potterfics antes de ser publicada aquí. Lee el mensaje al final, y sino, igual leélo.

POV Carter:

-¡Oye! -grité hacia la puerta. - ¿Aqua? ¿Estás ahí?

No sé ni lo que me esperaba, pero hubiera sido suficiente con un "Estaba en el mercado comprando comida chatarra, Carter." Pero no, ella de verdad se había ido. Y tal vez solo se había metido un ladrón al yate.

A eso de las dos de la tarde saldría del yate a buscar a Aqua por Egipto. (Imagínense lo que le harían los de la Casa de la Vida si es que la encontraban, además de ponerle un bozal de perro para que deje de hablar tanto.)

Al poco tiempo vi a un mago caminando por el mercado. Cuando él me vio (con ojos no muy hospitalarios), corrió con su jopesh (la espada egipcia con forma de signo de interrogación) hacia mí, pero yo también saqué el mío. Ya me venía venir algo así, pero no estaba preparado para 20 magos al mismo tiempo.

Caí al piso, derrotado.

Unas suaves manos pasaban por mi cabello. Eran muy parecidas a las de Aqua. (Y créeme que con tantos golpes, ya sé cómo son exactamente sus manos.) La misma persona me dio algo de agua, pero yo no podía abrir mis ojos. O tal vez no quería. Quería que Aqua siga haciendo lo que sea que haga con mi cabello. Lentamente iba a abrir los ojos (así al estilo "La bella durmiente". Dioses egipcios, debo dejar ver tanto Disney).

Cuando los abrí, vi los ojos de Aqua a tres centímetros de los míos, casi cerrados. Se alejó bruscamente.

-Disculpa -dijo y se colocó el pelo detrás de la oreja.

Pero no fue esa mi sorpresa, sino que me encontraba frente a una chica que no era Aqua. Lo distinguí por su voz, la de Aqua era más aguda, la de esta chica, era un poco más de niña.

- ¿Quién eres? -pregunté.

- Disculpa mis modales, soy Emma Bercovich.

Cuando por fin me di cuenta, la chica tenía el mismo cabello rubio que Aqua, y la misma forma de ojos, solo que los de Emma eran azul oscuro y los de Aqua, eran verde mar. Ahí terminaba el parecido.

-Emmm, creo que aun así no tiene ni idea de quién soy, ¿no? -preguntó cruzando sus brazos.

-Nunca en mi vida te he visto.

-Soy la media hermana de Aqua McCartney, esa de la que ella nunca habla -dijo haciendo que mis ojos se abran a más no poder.

- ¿Qué haces tú aquí? ¿Cuántos años tienes? ¿Cómo que eres su hermana?

-O sea... ¿quieres que te resuma mi vida? Bien, si eso quieres.

Mientras hablaba y hablaba, en lo único que me preocupaba era en lo lindo que decía todo. Su acento medio mezclado con alemán, hacía que me quisiera reír, pero lo decía todo tan... no sé... preocupada que sonaba lindo.

-Ok, entonces... Guten Tag?

Me miró con una cara de querer descuartizar mi boca por haber dicho eso.

-¿Es en serio? -dijo con ese maldito acento- ¿Acaso los americanos solo quieren saludar en otro idioma para tratar de impresionar a la gente? -Mientras decía eso, la hermana de Aqua me empezó a caer mal, ¿qué tiene? Lo dijo así cómo si se creyera la hija de Maléfica con Hitler.

-Eh, ¡no! Sólo es por querer parecer hospitalario -dije.

Ella levantó una ceja, me tiró la botella con agua a la cara y se fue taconeando (¡recién me di cuenta de que llevaba tacones!) hacia el recibidor.

Griegos y... ¿egipcios?¡Lee esta historia GRATIS!