Las reglas del colegio.

2.7K 180 3

Llegue a mi casa, muy cansada. Por Jesús, soy pobre suelo caminar todos los días, pero jamás había caminado kilómetros seguidos, los malditos ricos tienen su casa hasta la quinta c*******.

Caminar hasta mi casa no fue buena idea, pero no traía dinero al salir de la casa de Darren. 

Mire mi casa y jamás me había sentido tan feliz de volver. Al abrir la puerta que rechinaba como todas las demás puertas de mi dulce hogar, lo primero que encontré fue a Steve, como todos los días de su monótona vida, estamos conformes con eso, mire a Steve que estaba viendo la televisión. El mismo programa de todos los días de su existencia: Mentes Criminales. 

Deje las llaves en la mesa con pereza, arrastré mis pies hasta el sofá y me senté a lado de él. En cuanto mi trasero sintió la delicadeza del sofá viejo que teníamos deje escapar un suspiro de cansancio y alivio por haber vuelto sana y salva a casa.

-Déjame decirte que llevabas 6 horas desaparecida, quise llamar a la policía porque aún eres menor de edad, pero recordé que sabes sobrevivir y luego vi la televisión y lo olvide pero volviendo al tema puedo saber ¿a dónde fuiste?-dijo sin despegar su vista de la televisión, mi hermoso hermano, alto, fornido, blanco, cabello negro, ojos café, mostraba poco interés por su hermana mayor. Desgraciado.

-Nada que te interese, Steve. A parte ¿por qué no buscaste a la policía?Soy menor de edad, tú los has dicho, me has olvidado por culpa de un programa y de tu flojera.-arruine su peinado con la mala intención, a él no le gustaba que le tocara el cabello, era peor que una niña, la mala intención dio resultado, con un manotazo leve me quitó, lo mire tratando de verme ofendida.

-Una: sabía que volverías, no puedes abandonar a tu inocente hermano a la suerte de la vida, soy menor que tú. Y dos, mejor, vete a bañar, por alguna razón que no quiero saber, hueles mal. Y estas sudada.-esta vez el desgraciado de mi endemoniado hermano sí me miró, pero fue por unos segundos.

-Sí, eso haré.-suspire, aunque tenía razón con la segunda idea que pasaba por su cabeza. Me levante con todas la fuerzas que me quedaban y me dirigí al baño con toda la flojera, hasta mis pies siendo arrastrados lo sabían.


Termine de bañarme, al salir del baño con mi pijama vieja pero cómoda y que a pesar de los años sigue del mismo tamaño, porque yo sigo igual, me dio un escalofrío, desde la columna hasta la nuca. Mire a todos lados esperando ver algo malo, pero solo vi al enclenque de mi hermano pasar a lado de mí, pero su vista en el suelo.

Ya no le pedía atención a mi hermano, después de tantos rechazos llega un momento en que entiendes que tu hermano no te quiere o tal vez sí, en el fondo, muy en el fondo, pero que no lo demuestra y nunca lo hará.

Milagrosamente mi hermano se detuvo al darse cuenta de mi existencia, yo iba a avanzar hacía mi habitación que estaba a cinco pasos como máximo de distancia hacía dónde yo estaba pero Steve estorbaba.

Se giró para verme, con su ceño fruncido y su nariz arrugada, pero no demasiado, solo ligeramente arrugados.

-Oye, hermana social -solo por una persona, que ridículo- te llamó un tipo. Casi en cuanto te metiste al baño, preguntó que si habías vuelto a casa sana y salva. Con el culo virgen.-golpee a Steve cuando dijo lo último, nadie dice eso más que el inepto de mi hermano.

-Dios, Steve cállate la boca, no digas esas cosas tan feas, ¿quién era?-frote la toalla que colgaba de mi cuello en mi cabello, alborotado y húmedo, mire a Steve que estaba tratando de recordar, ¿quién se preocuparía por mí? Cuando mi hermano recordó chasqueó la lengua y me sonrió.

-Se llama Darren. Darren Brown, algo así me dijo, un nombre muy curro, la manera en que lo dijo fue como de: oh por Jesús soy increíble, ámame aunque seas hombre, no sé pero se escuchaba maricón.-mi hermano se siente un critico con los hombres que me buscan, no sé si son celos o miedo a que la única persona que le cocina se vaya, quiero pensar que es la primero, pero sé que es la segunda.

Una Chica Más. #1 Trilogía TheUselessDonde viven las historias. Descúbrelo ahora