Capítulo 5: ¿Está todo bien con papi?

1.6K 65 0

1 año después.

—Thiago por favor deja de correr que te caerás.— dije levatando la ropa del cesto que se había caido por causa de Thiago.

1 años tenía ya, desde que aprendió a caminar es difícil hacer que se quede quieto. También desde que comenzó a hablar no paraba, Jason era más tranquilo de bebé, nunca fue tan terremoto como Thiago, pero él siempre hace que cada día sea más especial.

—¡Jason! ¿Puedes por favor encargarte de tu hermano?— él asintió y corrió detrás de su pequeño hermano.

—Thiago, ven, vamos a jugar arriba.— él pequeño sonrió y tomó la mano de su hermano. Suspiro aliviada cuando todo se calmó. Eran las 6 y 30 y Justin aún no llegaba de trabajar, eso era muy raro.

De: Justin.

Nena, llegaré más tarde hoy. No me esperes despierta.

Para: Justin.

¿Sucedió algo?

De: Justin.

No, sólo no me esperes.

Creo que es mejor que no le conteste, se molesta mucho cuando lo molesto en el trabajo.
Sabía que no debía ponerme triste, pero el jamás falta a una cena en familia.

—Bien.— suspiro — creo que cenaré sola con los niños.— dejé mi teléfono en el mesón de la cocina y subí las escaleras para ver que estaban haciendo mis pequeños.

—Niños.— golpeé antes de entrar —¿Quieren que vayamos a cenar de su tía Yanet?— Thiago comenzó a saltar emocionado y Jason sólo asintió sonriendo —Vale, Jason ve a vestirte que yo vestiré a tu hermano.

Para: Yanet.

¿Estás en casa? ¿Quieres que salgamos a cenar con los niños?

De: Yanet.

Claro, pasa por .

Cuando los niños estaban listos me vestí,  cogí las llaves del coche y salí hacia la casa de Yanet.

—Hola, bombón.— sonrió entrando al coche junto con Santana que estaba enorme.

—Hola.— les sonreí a ambas —¿Cómo estás, pequeña?— me dirigí a Santana que se sentó muy nerviosa al lado de Jason. Jason sólo es dos años mayor que ella.

—Bien, tía.— sonrió. Reí cuando miró a Jason y se sonrojó.

—¿Dónde está el rubio?— preguntó.

—Trabajando.— suspiro.

—¿Sí?—  preguntó un poco extraña.

—Si, me ha mandado un mensaje diciendo que no le espere despierta.— mi tono era muy triste y ella lo notó.

—¿Crees... Uhm.- se calló un segundo.

—¿Qué me esté engañando?— lo dije casi en un susurro para que Jason no escuchara.

—Ajam...— asintió. En realidad lo había pensado mucho, he llorado pensando que Justin tal vez pudiera estar engañandome.

—No lo sé.— seguí mirando el camino.

—Justin te ama mucho, ______. No creo que sea capas de eso...— dijo sacando su teléfono del bolso ya que había recibido un mensaje.

—Lo sé...— vuelvo a suspirar.

—¿Hace cuanto no tienen sexo?— preguntó y yo abrí mis ojos rápidamente mirando a ver si alguno de los niños había escuchado, pero estaban muy distraídos jugando a algo.

—¡Yanet!— ella comenzó a reír.

-Agh, no te hagas la mojigata, _______. Responde.

Reí —No lo sé, tal vez ¿Un mes? Quizá dos, no lo recuerdo.— ella bajó su cabeza y eso me dio mala espina —¿Crees...— ella negó rápidamente con la cabeza.


—Aunque siendo sincera no lo sé. No quiero darte ideas en la cabeza.— asentí mientras estacionaba. Habíamos ido a comer a un restaurante familiar "The Hippie's" era muy agradable.

Comimos y reímos toda la noche, hace mucho no cenaba con Yanet y la verdad es que la extrañaba mucho.

Sentí mi bolso vibrar y noté que era un mensaje.

De: Justin.

¿Donde mierda estás?

Para: Justin.

Salí a cenar con los niños y Yanet, ¿Llegaste antes?

De: Justin.

Si, vuelve ahora mismo. No hagas que me enoje, maldición.

¿Y a este que mosca le picó?

—Yanet, debo volver. Justin llegó antes y está molesto.— ella asintió mientras ambas pagabamos la cuenta y salimos.

—¡Papá, hemos llegado!— gritó Jason mientras yo trataba de cerrar la puerta con Thiago dormido encima.

—Ya era hora.— dijo Justin cruzado de brazos. Lo miré un momento y decidí ignorarlo.

—Jason, saluda a tu padre y sube.— hizo caso a lo que dije y subió las escaleras, yo lo seguí atrás.
Le cambié los pañales a Thiago y le puse su pijama.
Besé su frente y apagué la luz.
—Dulces sueños, cariño.— cerré la puerta y fui a la habitación de Jason.—¿Listo cariño?— él asintió y fui a arroparlo —Dulces sueños.— besé su frente.

—¿Mami?— volteé a verlo.

—¿Mhm?— me acerqué a él.

—¿Está todo bien con papi?— vale, los niños se dan cuenta de todo.

—Si cariño, tú no debes preocuparte por eso.— traté de hacer mi sonrisa más sincera.

—¿Entonces porqué no vino a darme mi beso de buenas noches?— oh, su beso.

—Papi ha estado muy cansado últimamente, pero tú tranquilo.— él asintió y cerró sus ojos.

Mi propio cuento de hadas《Justin&Tu》Where stories live. Discover now