17. ¿Acaso tengo cara de "yate de luna de miel, por favor"?

165 15 2

POV Aqua:

Entonces apenas dos días después de haberme recuperado de mi encierro, Carter y yo partimos a la "misión" (pero los muy hijos de playa de los egipcios no tenían oráculo), después de que Sadie casi cause la tercera guerra mundial diciendo que la verdad esa había sido su idea, pero Carter dijo que no porque alguien debía quedarse a proteger el Nomo Vigésimo Primero.

-No se vale, a ustedes les toca toda la acción y yo aquí a que me salgan canas verdes -dijo Sadie.

-Además eres la única que puede hacer que Anubis no vuelva a perder la cabeza -dijo Carter.

- ¿Qué?

- Hermanita, todo el mundo sabe que sales con el dios del papel higiénico. Mira. -Señaló a un niño pelirrojo-: ¿Quién sale con Anubis?

-Sadie Kane, por supuesto -dijo el pelirrojo y se fue.

-Gracias, Willbur.

Así que empacamos y nos fuimos la pequeña misión de ir al Nomo Primero.

Se preguntarán: ¿No era que había un botecito que te llevaba de la Casa de Brooklyn (Nomo Vigésimo Primero, etc) hasta dónde quieras y llegar en menos de una hora? Bueno, pues la magia esa ha sido bloqueada, así que ahora todos los magos de Estados Unidos no podemos transportarnos así, o eso fue lo que le entendí a Carter mientras escuchaba: "The Monster" de Eminem ft. Rihanna.

Y sí, el Cráter andante (o el traidor más grande del planeta, como prefiero llamarle) me tuvo que leer sus historias que estaban publicadas por: tarataratatán: Rick "Troll" Riordan. Ahora que me doy cuenta este señor anda por todas partes...

Agarré mi pequeña bitácora, la perla de Percy, el lapicero súper letal, cinco mudas de ropa, papel higiénico (la voz de mi abuelita retumbó diciéndome: Aquamarine, sino llevas papel higiénico, yo no sé, te limpiarás con la mano.), y lo metí todo dentro de una mochila pequeña que Sadie conjuró para llevármela a la misión.

Entré en un auto que Carter había recibido como regalo por salvar al mundo de parte de su tío. Así que cuando vi que íbamos hacia el aeropuerto (wow, qué peligrosa misión, ojalá no olvidé apagar mi celular para evitar la interferencia de la señal.), le dije a Carter que al ser la hija de Poseidón (lo cual hizo que casi muramos por una curva peligrosa al estar tan shockeado), no podía volar en avión a menos que quiera morir por culpa del tío Rayito eléctrico.

- ¿Eh, eres hija de unos de los dioses más importantes... de...?

- Si con eso te refieres al dios de la bipolaridad, sí.

- ¿Eh?

- Olvídalo.

-Hablando de familia, ¿quién es ese tal Percy?

-Es mi medio-hermano, ¿acaso necesitas que te lo grite con un megáfono?

- Es que no lo habías dejado muy claro la última vez que te pregunté.

-Ajá.

Entonces él tomó un desvío por no sé dónde y fuimos a la playa... a la playa de estacionamiento.

- ¿Qué vamos a hacer aquí? -pregunté.

- Pues como no podemos volar, tendríamos que ir por... tierra o por mar, así que esta cosa no nos va a servir de nada -dijo refiriéndose al carro.

- ¿Cosa?, ¿Carter, acaso ves lo que yo veo? ¡Ese es un BMW! Además...

-Bueno, pero no servirá de nada si tratamos de ir al Viejo Continente.

-OK -dije. -Ojalá pasemos por Londres y visitar Hogwarts...

-Hogwarts, Hogwarts, mi querida Hogwarts, enséñanos algo, por favor -dijo cantando el himno.

Griegos y... ¿egipcios?¡Lee esta historia GRATIS!