102

7.6K 474 7

Adam PDV

Estaba algo nervioso, no mentiría. Sean había dicho hace veinte minutos que las chicas ya estaban en camino y solo hay media hora desde mi casa a la de ellas.

-¿Estás seguro que Jessica viene con ellas?

-Dios me ayude. ¡Si, Adam, Jessica viene! -dice Sean ya cansado de la misma pregunta siempre.

-De enserio, hombre, ya calmate. -habla Peter.

Pero el timbre hace el efecto contrario en mí. Mis manos comienzan a sudar y mi corazón late con fuerza.

-¿Qué haces que no vas a abrir? -pregunta Sean.

-Oh, si, claro...

Voy hacia la puerta y abro. Mis ojos caen inmediatamente en Jessica refugiada detrás de sus hermanas.

-Eemm... pasen, pasen...

-Gracias. ¡Buenas noches a todos! -grita Danna entrando y saludándome al pasar igual que Kristen.

Jessica me mira por primera vez y hace una mueca.

-Hola. -susurra.

-Hola, nena.

Y solo no puedo evitarlo y me voy hacia ella y sus labios.
Pero... eran fríos sobre los míos y tensos, muy tensos. Cada segundo allí era un trozo de mi corazón hecho polvo y me aparté antes de que termine de destrozarme.

Ni siquiera fue capaz de mirarme cuando pasó junto a mí, solo puso una sonrisa falsa y saludó a los demás.
Antes de que me ponga a llorar como niña y todos me vean, cerré la puerta y me disculpé para ir al baño. Una vez allí tomé varias respiraciones profundas tratando de tragar el nudo en mi garganta.

No quería perderla otra vez, no podía hacerlo. La amaba, la amaba como un maldito loco, ella no podía ignorar eso.

Ha ignorado tu beso, puede ignorar lo que sea de ti.

Maldita conciencia. Malditos todos.

------------------------

Ya llevabamos más de dos horas intentanto decorar el árbol, al menos ellos lo intentaban. Yo no dejaba de mirar a Jessica. Estaba hermosa. Tenía un bonito saco negro que el cual era decorado con un cinturón mostrando la nueva figura de reloj de arena que el gimnacio le dio. Unos jeans ajustados que le quedaban de muerte y unas botas marrones. Llevaba poco maquillaje y el cabello suelto. Estaba irresistible.

-¡Ya es hora de la estrella! -grita Kristen y señala a Jess.

-¿Tengo que ponerla yo?

-Si, eres la chica especial hoy.

Jess sonríe hacia su hermana, una sonrisa sincera y tranquila, antes de subir a la escalera y poner la estrella en la punta del árbol. Todos aplaudimos mientras ella bajaba de las escaleras y hacia una reverencia exagerada y teatral.

-Bien... creo que ya debemos cambiarnos de ropa y arreglar todo para dormir. -dice Danna y Peter se pone de acuerdo, el resto sólo los sigue.

Cuando todos ya estaban con sus pijamas, quedaron esperando a que les indique donde ir.

Éste es el momento difícil.

Extra Skin [#1Temp.] *OTRA VEZ EN EDICION*Donde viven las historias. Descúbrelo ahora