Salí de la ducha, me vestí y fui a la cocina y tome un poco de agua. Suspire,tome las llaves del auto y salí de ahí yendo al estacionamiento.

Llegue a la gran mansión,baje de mi auto como todo un miserable. Así comenzó todo.

Llegue a la puerta y los guardias no pidieron identificación al parecer me esperaban,recorrí todo el pasillo hasta llegar a la puerta de la oficina de Álvaro.

Toqué la puerta y con un «adelante» me adentre a la habitación. Mire a Álvaro con desprecio y el con malicia. Atrás estaba Ian, el solo tenía la mirada en el suelo era muy cobarde.

—Hola,Evan. Siéntate.

—No gracias así estoy bien.—el asintió con indiferencia.

—Bueno. Dado a los acontecimientos, mi hijo se enamoró de tu hermana y la chica a quién enamoraste no me servirá para mi hijo
si no para transportar cosas, ya lo sabes.— yo reí.

—Creí dejartelo en claro.— dije con enojo.

—Si pero los tratos son tratos. Tu y yo sabemos que esto de la mafia no es un juego por el cual arriesgarse. El contratado decía entregarme a la chica.— yo suspire con pesadez pensando en una solución el era capaz de hacer lo que sea para conseguir su objetivo.

—Ay Álvaro, no firme nada y además no me pagaste. Así qué no tengo nada que darte.— dije y así es como le volteas la tortilla a alguien.

—¡Dame a la chica!.— yo negué.

—No pienso dártela. Me enamore,lo siento por arruinar tus planes. Acaso,¿no te enomoraste?.— el lo pensó.

—Si lo hice pero debes cumplir.— no y no jamás estaba loco si lo piensa así.

—¿Quieres dinero?,te lo daré lo que sea pero no a la chica.— el rió. Sacó una pistola y me apunto en ese momento empece a sudar frío.

—¡Aceptaras por la buena o por las malas tu decides!.

—¡Basta!, el se enamoro y tu no puedes seguir arruinando la vida de los demás. Si tu vida es miserable es por algo,pero no jodas la de los demás. Te guste o no estaré con Emma y si no te parece te puedes ir directo a la mierda.— hablo Ian. Supe que el no le gritaba a su padre ni por más furioso que estuviera pero creo que llego a su límite.

—¡Ian cállate!.—grito Álvaro y apunto a Ian.

— ¡Hazlo!,¡me matarás al igual que hiciste con mi mamá! Y te pudrirás en el infierno.— Álvaro bajo la pistola y miro a su hijo con lástima.

—¿cómo lo sabes?— pregunto aterrado.

—Eso es lo de menos , y sin embargo te aguante mucho tiempo pero ya no más. Estas más que jodido y así te morirás.

—Ian creo que deberías calmarte.— dije el me miro tranquilo. No sabía que era lo que quería darme a entender. Con su cabeza me indico salir de ahí.

—Solo no le hagas nada a nadie, déjala con su chica y déjame a mi con la mía. Papá,no podemos seguir así. Sé que no tuviste la culpa con mi madre al menos no toda fue tuya.— yo me quede atrás de la puerta y pude escuchar todo. Tenía algo de nervios si a Álvaro le da la gana de disparar lo hará y mi hermana será la más afectada.

—Hijo solo te pido perdón por todo, eres importante para mi y aunque no te lo demuestre Te quiero en el fondo de mi retorcido corazón lo hago. Sólo perdóname, tu madre quiso que yo me quedara para cuidarte y no pude.—sollozo.— cuida a Emma,ámala no la lastimes, hazla feliz nunca sabes que tan débil serás y ella siempre tendrá que ser tu prioridad.— y lo último que escuche fue el sonido de un disparo.

—¡No!.— un grito de parte de Ian se escucho. entré y vi el cuerpo de Álvaro tirado. Ian estaba tirado alado de el,llorando y no podíamos dejarlo así.

Fui hasta Ian.—Ian, tengo que llamar a la ambulancia y no tenemos mucho tiempo. Sería muy arriesgado podríamos ir a la cárcel.—el asintió un poco desconcertado obviamente no estaba presente en este mundo.—Dile todo lo que le tengas que decir y vámonos.

El empezó a llorar,decía cosas como «No»,«Me dejaste sólo» y «Lo siento tanto». Supe que el necesitaba a Emma yo no podía consolarlo como su novia debería ahora Emma es la única que le quedaba.

—Ian, ya no hay tiempo nos tenemos que ir.— el asintió, y caminaba detrás mío. Caminamos con rapidez hasta la puerta principal, corrí a mi auto cuando el sonido de las sirenas de la policía se hicieron presentes, subí al auto después Ian hizo lo mismo.

Encendí el motor y conduje a una velocidad moderada pero rápida hacia el departamento de Ian, el no estaba callado y serio. Se hacía el fuerte conmigo y yo se lo duro que es perder a alguien a quien querías mucho.

Llegamos, yo lo seguí hasta su departamen. no lo consolaría simplemente necesito hablar con el.

—Pasa.— dijo decaído. Me senté en el sofá que daba a la ventana el cual se podía ver la gran ciudad.

—Ian,lamentó tu pérdida pero tenemos que ser precavidos no puedes salir así como sí nada,no puedes ir a tu casa,ni mucho menos a la empresa de tu padre. La policía está bastante informado y para este momento ya debe saber todo de tu padre.—el asintió.

—Evan,no quiero que le digas nada a Emma esto es algo de lo que no se debe de enterar yo no quise nada de esto. En mis planes no estaba enamorarme.— el se sentía mal yo lo entendía estar sólo era lo peor y correr el riesgo que la única persona en la que confías y amas es a la que más puedes arruinar.

— No creo que la hagas muy feliz engañandola.— el negó.

Se quedo en silencio por varios segundos.— Me iré, no quiero estar en algo que me enlacé a mi padre, también estuve involucrado de alguna forma en el narcotráfico y si Emma se enterara no me lo perdonaría ella odia esto y sí irme de la persona que más quiero implica sufrir...tendré que irme. Evan, no quiero que Emma se entere de la misma manera en que Nevae se enteró que eras un mafioso— el se puso serio, el ruido de unos zapatos nos hizo alarmarnos.

—Todo este tiempo me engañaron.— esa voz no nos preguntaba nos aseguraba algo que nos arruinaría a todos.

Si esto es lo ultimo que me queda;disfrutemos lo que dure...


Hola, no todo esta  perdido , voten no cuesta,no cobran!!!

No me pregunten por el nombre del capitulo ni la volteada de la tortilla se me hizo divertido.fin

Maravilloso Engaño ¡Lee esta historia GRATIS!