Liam y Vanessa se encontraban comprando licor en una tienda cercana a la playa, Liam escogía cual botella comprar, el tenia un poco mas de experiencia comprando alcohol, además el era el que se veía mayor como para comprarlo y Vanessa escogía golosinas como caramelos o gomitas en forma de gusano, ya que la chica era fanática de los dulces.

Vanessa rellenaba toda su bolsa con dulces en forma de bichos...- oh que asco, una cucaracha, oh ¡un ratón!, esto si que es genial, que buenos dulces tienen aquí...- Vanessa parecía una niña pequeña agarrando cada tipo de variedad de dulce, por que tenia que aprovechar ya que ella no lo iba a pagar sino su querido marido.

Liam se daba cuenta de las ocurrencias de Vanessa, hacia gestos de extrañeza pero estos siempre venían acompañados de sonrisas enamoradas, Vanessa siguió agarrando frituras para no empalagarse con tanto dulce , Liam fue hacia otro pasillo y empezó a agarrar varias latas de cerveza, Vanessa se dio cuenta que Liam estaba lejos de ella, alzo su blusa, se dio cuenta que ella tenia su pistola metida entre sus jeans, mordió sus labios con cierta travesura, metió sus golosinas en su mochila, cargo su arma y fue directo hacia el mostrador a amenazar al chico que atendía...- ¡arriba las manos!

Liam se dio cuenta de eso y grito...-¡¿eres idiota?!  ¡Que estas haciendo!

-corre Liam, ¡podemos irnos sin pagar!

-¡Vanessa!...- Liam la jalo y salieron corriendo de la tienda junto con el licor, el chico que atendía sin pensarlo empezó a llamar a la policía, los dos chicos oyeron que venían patrullas, así que sin pensarlo cruzaron hacia donde estaba la playa y se ocultaron detrás del basurero del lugar.

-fue genial todo eso, nos fuimos sin pagar, tomamos todo el licor que quisimos, mis dulces y mis frituras, ¡somos geniales!

-estas loca, ¿Cómo se te ocurre asaltar en pleno supermercado con todo y cámaras?

-tranquilo, no fue gran cosa.

-si fue gran cosa, nos han grabado tonta.

-¿y que?, eres perseguido por la DEA y hasta ahora no te han capturado.

-¡por que soy inteligente y astuto y no hago babosadas como estas!... ¡osea, quien diablos roba unas malditas frituras de papa!, ¡eso déjaselo a los niños de 8 años!, ¡es increíble, Vanessa!

-mi amor, no te enojes...- Vanessa empezó a comer sus gomitas.

-espero que te comas toda esa basura, por que si no te la comes te juro que te la achoco en tu boca.

-mi amor tranquilo, fue algo lleno de adrenalina, además dame crédito es mi primer delito.

-como sea Vanessa nos han grabado, te juro que si me encarcelan, tu y yo nos divorciamos.

-tampoco me amenaces, Liam, cálmate por DIOS, no fue gran cosa.

-mira, solo cállate y vámonos a casa, por suerte el coche esta bien escondido no creo que nos reconozcan...- Liam tomo su mochila y salió del basurero caminando con mucha cautelosidad, Vanessa ignoro el enojo de Liam y siguió comiendo sus dulces.

(...)

Kimberly y Joseph estaban recibiendo armas y droga que llegaban de parte de los mexicanos...- esta bien, pongan todo eso en la bodega... ¡rasguño, ayúdale a los señores a  que metan todo eso!

-a la orden señor...- Rasguño empezó a arrastrar las cajas hacia las caballerizas de la finca.

-¿Cuántos ordenaste?

-seis de armas y 8 de cocaína...- decía Joseph orgulloso.

-estas loco, se sale del presupuesto... si pasamos la cuenta le tenemos que pagar a los mexicanos y a los colombianos casi 45 millones de dólares.

DISCORDIA¡Lee esta historia GRATIS!