Bueno, después de divertirme viendo como todo Hogwarts le hacia bullying a Draco, decidí ir directo al despacho de Dumbledore, otra vez. Para averiguar que es lo que les tiene que decir a los chicos.

Camino, otra vez. Por los que algún tiempo se convirtieron en mis pasillos y observo cada uno de los detalles y los grabo en mi memoria. Esto es tan triste, es de hecho los mas triste pero a la vez fantástico que jamas me a pasado.

Y lo que yo me pregunto es ¿porque cuando por fin algo bueno le pasa a mi vida, algo lo tiene que arruinar? Seguramente en mi otra vida fui Hitler o algo por el estilo. Porque si no es así, la verdad es que pensaría que me hicieron brujería; ja irónico, estoy en una escuela de magia y sospecho que me hicieron brujería. Realmente gracioso.

Mientras caminaba me topé con un chico realmente lindo, esperen ¿el es?. No, es imposible. Me di a la tarea de seguirlo y cuando por fin logre ver su rostro me lleve una increíble sorpresa. ¡Vaya! No era nada más y nada menos que LOGAN LERMAN. Pero definitivamente en mi corta vida de 13 años jamás pensé que los llegaría a conocer a un actor de Hollywood, pero que estoy diciendo, estoy en un mundo de fantasía. Creo que cualquier cosa podría suceder.

Pero, ¿Enserio? Me enteró que un preciosismo actor de Hollywood esta inexplicablemente en Hogwarts. Y después tendré que irme. Eso es simplemente maravilloso -notase mi sarcasmo-. Mi "encuentro" fue interrumpido por una Slytherin o debo decir "un", porque parecía mas hombre que mujer.

-Hey Lerman.- lo llamó y El chico puso su completa atención.- Snape quiere que le lleves los ingredientes del Amortentia.

-De acuerdo, ahora voy.- su voz es tan sexy. Adoro su trabajo como actor. Aunque aun no entiendo el hecho de que el sea un mago. Seguramente triunfó mas en el mundo muggle que en el mundo mágico.

-Ahora.- ordenó la "mitad chica, mitad chico" en un tono autoritario.

-Eres una pesada Amanda.- exclamó fastidiado. Y la chica solo achino los ojos.

-Y tu un cretino, así que ve pronto por los ingredientes.- y Amanda dio media vuelta y se fue.

Al parecer Logan no es el típico chico amable de las películas sino un apático total. Bueno eso no le quita lo galán. No se si se den cuenta que desde que llegue aquí, todos los chicos se me hacen lindos. Tal vez estoy bajo la magia de Hogwarts.

Decidí echarle un ultimo e indiscreto vistazo y después me fui a regañadientes.

Llegue lento al despacho de Dumbledore y como se encontraba sentado en su escritorio, decidí hacerme visible y comencé a hablar.

-Profesor.- lo llamé.

-Evanorah, ¿como estas el día de hoy?-preguntó complice. Creo que el sospecha algo.

-Muy bien profesor y ¿usted?.-respondí inocente.

-Majestuoso y...-.paró y me miró por arriba de sus lentes media luna.- debo decir que un poco divertido.

-...

-¿Puedes adivinar porqué?.

-No tengo la menor idea profesor.

-Bueno, te contare.- se levantó de su escritorio y se acerco a mi.- Hoy paso algo realmente gracioso a la hora de la comida. Pero aclaro que fue un tanto raro.- contaba mientras caminaba alrededor de mi con las manos en la espalda.

El si sabe como interrogar a una persona sin hacer preguntas. Mis nervios subían y bajaban por todo mi cuerpecito.

-¿A si? ¿Que clase de "raro"?.- dije como si nada.

Una Simple Muggle {EN EDICION} #NGW¡Lee esta historia GRATIS!