Capitulo 9

267 37 0

-¡Vamos, Efren!

-¡Venga que si metes gol tu novia dice que esta noche...

-¡Jordan! –Dije golpeando el brazo del mejor amigo de Efri. –Cállate.

-¿Esta noche qué? –Preguntó Lucca esperando la respuesta de Jordan.

-Esta noche nada, melón. Sigue viendo el partido y no hagas caso de nada de lo que dice este idiota. –Dije y Lucca asintió mientras que Jordan me fulminaba con la mirada.

-Tampoco me insultes.

-Tampoco digas cosas inapropiadas delante de mi hermano. –Dije imitando su tono. –¡Vamos, Efri! ¡Eh! –Grité al ver la gran falta que le habían hecho, y sin embargo, el árbitro no lo había pitado como falta.

-Árbitro, hijo de p...

-¡Jordan! –Lo corté para que no siguiera hablando.

Nota mental: No traer más a Lucca a un partido de fútbol.

-Lo siento, pero es que tengo razón, ¿cómo no va a pitar eso?

-Lo sé, pero no insultes delante de mi hermano. –Jordan resopló volviendo la vista al campo.

-¡Que te jodan, árbitro! –Rodé los ojos para golpear su brazo.

-Ya está. Todos nos miran...

-Me da igual, que los jodan a ellos también. –Negué con la cabeza dándome por vencida.

-Ni se te ocurra repetir nada de lo que dice Jordan ¿entendido?

-Si. –Dijo Lucca acercandose más a mi. –Tengo frío...

-Ahora mismo termina, Luke. –El niño asintió para abrazarme por la cintura. –Efren debe de estar enfadado. Le saldrá una fea herida en el muslo...

-Con más razones para insultar al árbitro.

-Tú y tus enfados. –Dije volviendo la vista al partido.

El equipo de Efren iba ganando pero como el árbitro no pitara el final ya, probablemente los otros empatarian...

Y como si me leyera la mente, el pito sonó avisando que el partido ya había acabado. Todos aplaudieron festejando la victoria mientras que los perdedores solo se quejaban.

Vi como Efren se dirigia a los vestuarios y yo aproveché para avisarle a papá de que ya iríamos para allá.

-Kely...

-¿Si?

-Efren se está peleando...

-¿Qué? –Dije antes de ver como Jordan salia disparado hacia el campo para separar a Efren de otro chico.

Varios compañeros de su equipo también se encontraban separandolos mientras que yo solo miraba como mi novio seguía dando golpes a diestro y siniestro.

-Quedate aquí quieto, Lucca. Voy a bajar.

-Vale. –Dijo y salí casi corriendo al campo.

-¡Joder, Efren! No deberías de haberle pegado. –Oí gritar a alguien antes de entrar al vestuario.

Jordan y los demás chicos estaban fuera esperando ordenes, me supongo que del entrenador.

-No iba a permitir que me insultara.

-Pero las cosas no se solucionan así, Sullivan. El árbitro puede sancionarte.

Between GhostsDonde viven las historias. Descúbrelo ahora