Capítulo 34- ¿Beso?

3.3K 189 11

Me di cuenta el error que había cometido, lo que acababa de hacer no tiene perdón de Dios. Traté mal a mi pequeña, sus ojos vidriosos no salían de mi mente repitiéndose. Había descargado toda mi furia con ella,en vez de con Jimmy.

Corrí hasta la nueva habitación de Elizabeth, me pare en seco al ver a Avan frente a mi con sus brazos cruzados. Me moví a la izquierda y él hizo lo mismo intentando no dejarme continuar. Observo a la puerta y Jay está dándole golpes a la puerta llamando a mi hija con suavidad.
Me muevo a la derecha y Avan persigue mis pasos, dejo de hacerlo al darme cuenta que él no me dejará acercarme a la puerta.

- Quitate,Avan. -aprieto los dientes.

- No dejare que vuelvas a lastimar a Liz ¿Acaso Ashley no quiso abrirte las piernas y vienes a pagarla con tu hija? ¡mejor vete Nathan! -apunta el pasillo.

Al escuchar el nombre de Ashley todo mi cuerpo se tensa,siento un dolor en mi cuerpo. Aun me dolía, me dolía tanto quererla como la quise.
Frunci mi ceño y golpee a Avan con fuerza. Él cae de inmediato al suelo por el impacto de mi golpe, Jay me mira furioso y ayuda a Avan.

- ¡JODER NATHAN! ¿ESTAS LOCO O QUÉ? -levanta la voz Jay.

Miro mi mano,acabo de golpear.
Acabo de golpear a Avan.

- Yo..yo,no quería... lo siento Avan. -intento levantarlo y se suelta de mi agarre.

- No quiero que me toques. -toca su labio y frunce el ceño,su labio estaba sangrando.

- ¡HAS LO QUE TE DE LA GANA! VOY A ENTRAR A ESA HABITACIÓN QUIERAS O NO.

Jay se acerca a mi. Jala su cabello y suspira.

- ¿Qué sucede contigo? -mueve sus manos.

Ashley me engañó, eso sucede. Mi vida estaba acabada,o eso creía.

- SUCEDE QUE ES UN MALDITO QUE NO PUEDE ESTAR TRANQUILO,NUNCA LA QUISISTE... -habló fuertemente, cualquiera podía escucharlo. Aprieto mis dientes y estoy por golpear a Avan de nuevo para que dejara de hablar estupideces. Jay se para frente a mi y pone una de sus manos en mi pecho y la otra en el pecho de Avan.

Escucho un carraspero, veo a Jay y señala con la mirada a Liz. Me controlo y me quedo estático, mi pequeña usaba su pijama,su cara estaba roja y sus ojos oscuros.

- ¿Estás bien nenita? -comenta Jay quedando a su altura. Ella asiente, no me mira. Observa a Avan y abre la boca.

- Oh,tío. ¿Te caíste? -Liz camina hasta él y abraza sus piernas, Avan la levanta.

- ¿Esto? Sólo me caí, voy a estar mejor en un rato. ¿Sabes que me haría sentir bien?

- Claro tío. -se abrazan.

Ella me ve y sonrío.

- ¿Para mi no hay abrazo?

- No le doy abrazos a personas crueles. -cruza sus brazos.

Hago pucheros y ella niega.

- Disculpame amorcito, papá no quería reaccionar de esa forma,también quiero que estemos juntos para siempre. -ella muestra una rápida sonrisa y la cambia por una mueca.

- Pues yo ya no te quiero, feo.

- ¿Quíeres hablar con tu papá,nena? -pregunta Jay.

Ella se mira confundida y asiente.

- Solo un momento.

- Gracias amor.

Avan susurra unas palabras en el oído de mi hija y ella lo vuelve a abrazar.

My little sunshine.¡Lee esta historia GRATIS!