Capitulo 16: Primero de Enero

143 12 5

Abrí mis ojos y me di cuenta que estaba acostada debajo del kotatsu, me levante y me dirigí a la cocina; Allí, estaban Mamá, Luis-san, Naomi-san, Kai y Papá. Salude a todos y tome asiento, mamá me sirvió de desayunar y mientras revolvía el arroz con el huevo le pregunte a mamá:

— Mamá, ¿Sabes a donde fue Kima?

—¿Eh? ¿Kima-kun? Se fue temprano. Dijo que lo disculpáramos, que sus padres lo necesitaban en casa.

Ah, ya veo...conque es así...

—Ah, por cierto, cielo. ¡Feliz Año Nuevo!—exclamo mamá sonriendo de oreja a oreja.

—Ah, cierto. Se me había olvidado

En ese momento entraron a la cocina Ichirou y Ayame.

— ¡Dios, que dolor tan berraco!—chillo Ayame al sentarse.

— ¡Ha! ¡Eso te pasa por beber como si te hubiese dejado el novio! ¡Tonta! jajajajaja—reprocho Ichirou burlándose.

— ¡Tu, cállate! ¡Mira quien lo dice! ¡Si tu bebiste el doble o el triple que yo! ¡No tienes nada que reprocharme! ¡YO NO SOY UN VIRGEN DE 30 AÑOS!—grito Ayame.

— ¡Cállate! ¡Fea! ¡Ya te dije que no es porque a las chicas no les interese!—chillo esta vez Ichirou con lágrimas en los ojos.

— ¡No, no me callaré! ¡VIRGEN VIRGEN VIRGEN VIRGEN VIRGEN VIRGEN! JAJAJAJAJAJA ¡YO GANE!—declaro Ayame riendo a carcajadas.

Ayame seguía diciéndole a Ichirou virgen hasta que Luis-san la reprendió. Después de terminar de desayunar, todos fuimos a la sala y empezamos a charlar, aunque por mi parte, estaba sumida en mis pensamientos. Me pregunto como llegue hasta el kotatsu... Lo ultimo que recuerdo fue que gracias a Ayame, Kai descubrió que estaba comprometida y gracias a Kima pude solucionarlo, luego de eso, nos quedamos los dos solos y entonces...Kima se acerco a mi y...me susurro algo al oído, pero...¿Que habrá sido? No logro recordar mas allá de eso...

Decidí dejar de pensar en eso, y me uní completamente a la charla. Seguíamos hablando de las cosas que hicieron mis hermanos el año pasado cuando se me vino a la mente una pregunta.

—Dime, Kai, ¿Como se conocieron Naomi-san y tú?—le pregunte.

—Oh, ¡buena pregunta, Nike-chan! ¡Yo también quiero saber! ¡Ah, también su historia de amor!—pidió Ayame.

De inmediato se sonrojaron ambos. Mamá y papá también insistieron en que contarán toda la historia hasta que por fin Kai se rindió.

—Esta bien, ¡Se los contare! Bien, fue mientras estaba en la Universidad allá en Australia. Yo estaba buscando un libro en un librería de la ciudad, y cuando lo encontré iba a tomarlo,  pero otra persona lo tomó primero que yo. Ambos teníamos las manos en el libro y cuando lo bajamos de la estantería miramos primero el libro y luego, cuando miré a la persona que lo había tomado me di cuenta que era una chica, y además muy bella.

Nos quedamos en silencio, mirándonos a los ojos por un rato hasta que ella reaccionó y preguntó:

—Disculpa, ¿Querías este libro? Tenlo,  yo puedo coger otro.

—E-Eh, no, Discúlpame a mi. No te preocupes. Tómalo tú.

—D-De acuerdo, gracias. —respondió avergonzada.

—Ah, disculpa si pregunto. ¿Te gusta este libro?

—Si, me fascina. Creo que es el mejor libro que hay. ¡Y el autor es mi favorito!—exclamó entusiasmada —De casualidad, ¿A ti también te gusta? —pregunto.

¡¿Comprometidos?!¡Lee esta historia GRATIS!