NUEVO: Tap - Historias en forma de chat para tu 📲 . Disponibles en español
Obtenlo ya

Prologo y Capítulo 1

41 3 3

Prólogo

-No sé si puedo avanzar más-dijo Adam cayendo de rodillas en el lúgubre claro del bosque.

-Estás a punto de llegar, debes seguir adelante como puedas-respondió levantándolo con fuerza cuando un tercer disparo sonó. Estaba cerca.

Las ramas se enredaban en la chaqueta roja de Adam como si quisiesen agarrarlo para siempre mientras la luna iba perdiendo su brillante color marfil, quedaba poco tiempo. El barro temblaba, en la noche las sombras cobraban vida y todo se volvía oscuro mientras la luz de la luna desaparecía.

-Ya casi estamos, no podrá encontrarte allí-decía sofocado cuando el cuarto disparo chocó contra un árbol, justo al lado de su hombro derecho.

-¡No!-gritó Adam girándose mientras el hombro sangraba a borbotones y su cuerpo se empezaba a agitar a causa de las balas.

-Tienes que acabarlo tú, así debe ser, es como está escrito-gruñía cuando la sombra marfil de la luna se tornó roja- vete antes de que también te coja.

-No... debe haber otra manera, no puede acabar así- dijo Adam presionando la herida cuando la sombra les alcanzó y el olor a hierro impregnó el lugar.

-Y fueron felices...-dijo el cazador levantando el hacha-y comieron perdices...


1


-Reconócelo, te has perdido-dijo Linette apoyando sus manos en un árbol mientras Clarisse sacaba una botella de agua de la mochila.

-El señor Mártin nos va a matar-dijo dando un trago Clarisse- mejor dicho, te va a matar.

-Si seguimos un poco más adelante llegamos seguro, no hay ninguna duda, es por aquí-gruñó Adam mirando entre las ramas verdes apartándolas con la mano.

-¿Por qué seguirá insistiendo? No quiere darse cuenta de que estamos perdidos, y como es lógico y como yo supuse, hemos perdido el juego-dijo Clarisse.

-Y esa estúpida de Lorna Grayson nos lo va a restregar, que asco-respondió Linette colocándose sus gafas comenzando otra vez la marcha por el bosque.

El camino era difícil pero los senderos que iban cogiendo eran todos hacia arriba con lo que tarde o temprano llegarían a la meseta donde toda su clase les estarían esperando. El sol pegaba fuerte y el sonido de las cigarras era atronador, el aire no corría y los mosquitos estaban muy agitados para colarse en el camino de los tres estudiantes.

-Acaba de sonar el busca, oficialmente hemos perdido chicos-murmuró Linette dándole al botón rojo colgado en el asa de su mochila- deja la brújula quieta, en unos minutos vendrán a nuestra posición.

-Mierda... bueno por lo menos lo hemos intentado-dijo Adam tirando el mapa y la brújula al suelo sentándose junto a sus compañeras- la próxima vez iremos más rápido y cogeremos nuevas rutas...

-Que obsesión con salirse del camino, yo no pienso ir correteando por el medio del bosque como si fuésemos ciervos-exclamó Clarisse con las manos hacia el cielo.

-O conejos-dijo Linette señalando a unos matorrales cercanos al sendero.

-Vaya... que... extraño- Clarisse y Adam se giraron mientras el conejo permanecía en su sitio y entre sus peludas patitas, la brújula de Adam.

-Nos ha salido ladrón la bola de pelo-dijo éste levantándose hacia el conejo que empezó a dar varios pequeños brincos hacia dentro de la espesura del matorral- eh tú ven aquí- dijo sonriendo.

Caída¡Lee esta historia GRATIS!