El señor Watson termina de dictar y se sienta en el escritorio por unos... ¿Dos segundos? Si, seguramente, porque apenas lo hizo la campana sonó estruendosamente haciendo levantar a todos de sus asientos, pero el profesor cerró la puerta antes de que alguno pasara por ella.

—Quiero recordar a cada uno de ustedes que en dos meses aproximadamente será la feria de ciencias —comenzó el profesor y se cruzó de brazos—. Me gustaría que ustedes se esforzaran, porque van a ver jueces importantes este año.

Todos se quedaron callados y luego alguien grito "¿Nos dejará salir?", eso pareció irritarle al profesor. A mi también, todos los estudiantes de esta secundaria son patéticos.

—Creo que entonces el señor Beckenford no recibirá el premio de quinientos dolares

El salón se llenó de murmullos. Pero aún así todas las miradas estaban sobre mi, por primera vez en en la vida, el hecho de que haya sido cinco veces campeona de la feria de ciencias tenía mucho que ver con eso.

—Bien alumnos, ahora pueden retirarse.

Terminé de juntar mis cosas y fui directo hacia mi casillero, donde ya me esperaba mi amiga Caitlin con un folleto en sus manos.

—¿Iras a la fiesta de Haloween, Do? —preguntó Caitlin.

—Lo dudo, no soy buena en eso de las fiestas, ademas, estoy acupada.

—¿Hablas en serio? ¡Las fiestas son geniales!.

—Tengo dos meses para planear lo de la feria de ciencias, dos meses es muy... poco tiempo.

Cierro mi casillero y camino a la salida con Caitlin atrás mio. Entonces ella se choca con un chico y este derrama toda su soda en su blusa.

—Tu no digas nada —lo detiene Caitlin y seguimos caminando—. ¿Quieres un reto? Intenta que las personas no derramen soda en mi blusa.

—La ultima vez fue Boone, el capitán de lacrosse, y no estabas enojada con él.

—Pero ahora es un chico nuevo, creo que es nuevo, nunca lo vi antes en toda mi vida ¿Es vampiro o qué? Ya sabes... desaparecen, creo.

—Si... tu chiste no es muy bueno.

—Bien, el verdadero reto es creer en vampiros.

Me detuve en seco y voltee a mirarla.

Caitlin conocía mi rostro, era el rostro de una chica que tenia una idea para un primer puesto en la feria de ciencias por sexta vez consecutiva.

—¡Eres un genio Caitlin! —festeje.

—¿Qué dije? No entiendo.

—No hace falta ¿Quieres ser mi compañera para la feria de ciencias?.

—¡Bueno! ¿Aún esta el premio del dinero no? Si es así ¡Pues si!.

—Bien, mañana ven a mi casa para planear todo, puntual ¿De acuerdo?.

Ella asintió y yo me fui corriendo a mi casa, había un par de ideas que debía anotar.

¿Y como finges ser un vampiro? [ Actualizaciones Lentas] #WOWAwards2.¡Lee esta historia GRATIS!