Soy una tonta ¿lo sabían? Una completa bruta.

Creo que mi cerebro del tamaño de una nuez reprimió el hecho de que como "poltergiest" puedo hacerme visible. Lo descubrí ayer que salí de la habitación de Malfoy.
Obvio rápidamente corrí hacia el despacho de Dumbledore y me hice visible. Ni siquiera le di tiempo de resolver el problema. Pero para no hacerles el cuento largo mejor se los muestro.

FLASHBACK

-Profesor.- grite agitada después de darme cuenta de mi estupido error.

-E-e-vanorah ¿eres tu?.- respondió casi sin habla y se levantó mas rápido que una bala de su escritorio, tirando algunos libros que se interponían.

-Si profesor, soy yo. ¿Lo puede creer?-. Me señalé.- Estoy fuera de mi cuerpo. Tiene que ayudarme. No quiero ser esto para siempre.

-Por dios...discúlpame. Enserio discúlpame.- Una lágrima se deslizó lentamente por su mejilla. No quiero que llore por mi. No es el caso.

-No es su culpa. La culpa es mía. No quiero que piense que fue usted quien ocasionó esto.- Alcancé a articular. El echo de que el profesor llore me produjo un nudo en la garganta.- Ahora solo hay solucionar esta horrible pesadilla.

-¡No! Yo tuve la culpa. Como no me di cuenta. Debí haberte escuchado. O mas bien, nunca debí dejarte hacer esto.- ¡Auch! Un golpe bajo. Realmente bajo.
Un sollozo se escapa de mi boca.

-No diga eso porfavor. Me siento la peor basura del mundo escuchándolo decir eso.- Agrandé la distancia que nos separaba.- Siempre pensé que no servía para nada, y cuando su carta llegó, sentí una pizca de esperanza en mi vida. Algo en lo que finalmente podría ser alguien y tener un "porque"...-No podía seguir. Mi corazón dolía. Decepción. Eso es lo único que yo causo.

-Lo siento, no quise decir eso...- se disculpó, pero eso no cambia que lo piense.

-Pero lo dijo profesor y eso significa que lo piensa.- Sorbí mis mocos.- Que piensa que fue un error el haberme traído. Que se arrepiente de dejarme entrar en su mundo.- La dura realidad golpeo mi rostro. Me quede callada y cuando me calmé logre decir.- Ya veo, solo soy una molestia en el trasero para todos.

-Jamas.-quizo tomarme el hombro pero no le di permiso.- No para mi, tu no eres...eso y nunca lo serás.

-¿A que va todo esto?.- camine mas lejos de él barbudo.

-No me arrepiento de haberte traído. Traerte a sido la mejor idea que e tenido en años.- Admitió. Volvió acercarce.- No tienes idea de la felicidad que trajiste a mi vida. Y lo hiciste inconscientemente-. Mala
referencia, si analizamos los acontecimientos.- Te has ganado una importancia gigante en mi. Y debo protegerte.

-Entonces a que se refiere con sus hirientes palabras.- exclamé irónica. Me estoy confundiendo.

-Me refería a que tenia que buscar otra manera de que te quedaras, y no poner en riesgo tu vida.- Se puso las gafas medialuna y habló mas relajado.- Como ya te había dicho, no quiero que nadie mas sufra gracias a mi.-. Tomó asiento en su escritorio.- Así que, espero me perdones y sepas que siempre fueron buenas mis intenciones.

Estoy sorprendida. Estoy conmovida pero también un poco enojada. Se me hace difícil asimilar el hecho de que Dumbledore en realidad me aprecia. Queria agradecer, quería decir un centenar de cosas pero lo único que salió fue.

-Yo...no se que decir.- Si ya se, soy una inútil pero fue lo único que mis labios lograron articular.

-No tienes que decir nada.- me alivió-. No fuiste tu la dijo mal las cosas.

Una Simple Muggle {EN EDICION} #NGW¡Lee esta historia GRATIS!