My Baby.

13.8K 1.6K 1.5K

Respirando hondo, Zayn hizo una mueca dentro del maldito traje que su trabajo lo obligaba a vestir. Dios, esa cosa olia como si alguien hubiese muerto dentro. Su nariz se arrugo con repulsión cuando logró reconocer el aroma agrio del vomito, seguramente el chico que lo habia usado anteriormente habia devuelto su almuerzo allí. Alcanzando con su gran mano de cuatro dedos, parecida a la de Mickey Mouse, acomodo el pequeño cuadrado de visión para que quedara a la altura de sus ojos y comenzó a menearse de forma exagerada en medio del cordón.

Un niño pequeño pasó frente a él y Zayn le enseñó su lengua desde dentro del traje cuando el chiquillo murmuro un insulto en su dirección. Le habia dicho a su amigo Louis que aceptaria cualquier trabajo que pudiera conseguir pero... ¿un sandwich? ¿en serio? No podia ser otra cosa, ¿verdad? Le importaba un comino si debia vestirse de duende, eso seguramente seria mejor que la tela de su lechuga empujando contra su cadera.

-Coma en Dinner Xpress, coma aquí, coma allí, los mejores sandwiches de la ciudad -cantó en tono aburrido mientras saltaba sobre uno de sus pies-. Mi vida apesta y usted tambien.

"Que caiga un rayo y me parta, ahora" pensó mientras intentaba mantener el equilibrio en un solo pie y agitaba las manos a sus lados.

Hablando de trabajos que te aplastaban el autoestima. Este debia clasificarse como una aplanadora de sueños, nadie podia sentirse como una persona orgullosa luego de salir del asqueroso disfraz.

Lamiendo su labio superior, sintio el sabor salado del sudor que corria por su rostro mientras observa alrededor. El Dinner Xpress estaba a sus espaldas, las puertas abiertas de par en par esperando que Zayn atrajera nuevos clientes. Comenzaba a pensar que esa tecnica no estaba funcionando, nadie estaba prestandole atención y los pocos que lo hacian era solo para decirle alguna cosa insultante. Suspirando, apoyo su espada contra la pared a sus espaldas y luchó unos momentos con su guante antes de lograr alcanzar su reloj.

Era la hora del almuerzo, genial. Sentandose en uno de los bancos cercanos donde podia obtener un poco de sombra y aire fresco, se estiro para abrir la parte superior de su traje pero sus manos se congelaron cuando una figura masculina se sento a su lado. Sus ojos ambarinos se enfocaron rapidamente el dibujo de flechas en el antebrazo desnudo, el reconoceria esas cosas donde fuera.

Mierda santa.

Sentandose erguido, bajo las manos sobre su regazo y contorciono su cuerpo de sandwich para poder ver el rostro del chico más sexy que habia conocido en su vida. Liam Payne; atletico, atractivo, hermoso y su vecino. Zayn habia estado enamorado del chico desde los doce años pero al ser tres años mayor que él, Liam jamás le habia dado una segunda mirada.

El recuadro cubierto con una fina red que no permitia que nadie viera su rostro, le dio una buena vista hacia el bronceado rostro del chico. Su mano se movia con inquietud a través de las hebras castañas de su cabello dejandolo en punta y logrando que las manos del más joven hormiguearan por arreglar el desorden. Ojos cafés se dirigieron hacia él y Zayn nunca habia estado más contento de estar dentro del maldito traje cuando sus mejilas se sonrojaron con solo una mirada de esas orbes.

-Lindo traje. -la voz del castaño era dulce pero sin perder ese tono brusco y masculino que siempre lo habia caracterizado. Elevando una mano, jaló un trozo de tomate que se zafaba de la parte superior logrando que Zayn se inclinara hacia un lado siguiendo el trozo en un intento de no perderlo. Ya habia perdido un trozo de lechuga gracias a una madre despreocupada que habia ignorado al demonio que tenia por hijo cuando le quito un pedazo al sandwich bailarin.

-Gracias. -contestó, sintiendose pequeño al lado de la forma más grande del chico.

Liam le dedico una pequeña sonrisa antes de devolver su vista hacia los grandes ventanales del Dinner Xpress, lo cuales daban una vista sin obstrucciones hacia las mesas y barra del mismo. Zayn siguio su mirada, curioso al ver la expresion del moreno decaer. Sus ojos se abrieron enormes cuando visualizo a Jessica, la actual novia de Liam, besandose con otro chico en una de las mesas más apartadas. A pesar de estar un tanto lejos, Zayn podria haber distinguido ese cabello rubio donde fuera, aun cuando estaba siendo amasado por las asquerosas manos del otro chico.

My Baby |Ziam| O.S¡Lee esta historia GRATIS!