Capitulo 110 Así me gusta nena

Comenzar desde el principio

-"Aaah asi, trágatela" gemí y ella obedecía, llevó sus labios hasta mis huevos y comenzó a chuparlos.

-"Ahora dime, ¿Qué tiene mejor sabor?" pregunté con voz ronca -"¡Responde!" grité -"¿Justin por qué haces esto?" preguntó.

-"¡Que respondas!" repetí de nuevo tomándola por su cabello y haciendo su cabeza para atrás -"¿Qué sabe mejor?" pregunté muy cerca de su rostro.

-"Tu pene" respondió ella de mala gana -"NO escuché, repítelo" dije -"Tu pene sabe mejor" repitió ella.

-"No escuche bien, dilo completo" ordené de nuevo -"Tu pene sabe mejor que los besos de Zayn" repitió.

Sonreí y la tomé de su cabeza, llevé mi miembro hasta su boca y de una vez lo metí llevándolo hasta su garganta y apretando su cabeza muy fuerte contra mí.

Danna llevó sus manos a mis piernas y se alejó sacándose mi pene de su boca y dejando mucha saliva.

Comenzó a toser y yo sólo sonreí orgulloso -"¿Quieres ahogarme o qué?" se quejó -"Tu dijiste que mi pene tiene mejor sabor, entonces comételo si tanto te gusta".

La tomé de nuevo por su cabeza y la dirigí a mi pene de nuevo -"Abre, vas comértela de nuevo" avisé y ella obedeció de nuevo.

Abrió su boca y dirigí mi pene hasta su boca -"¿Sabes que le voy a decir a Zayn la próxima vez que lo vea?" pregunté de lo más normal sintiendo como ella me chupaba muy rico mi miembro.

-"Le voy a decir que el sabor de mi verga es mejor que la de sus putos labios de princesa" dije riendo.

Danna sólo continuaba mamando y chupando mi miembro como si fuera una rica paleta, me encanta verla así, sabiendo que sólo me la puede chupar a mí y a nadie más.

Me excita tratarla como a una muñeca de trapo, que se porte sumisa conmigo, ahí es cuando me doy cuenta que la tengo en mis manos.

-"Ya estuvo de tanta chupada, levántate" ordené, Danna se levantó y yo la arrojé a la cama -"Vamos a ver qué te parece esto"

Caminé hasta la cama y me arrodillé en la orilla, Danna se arrastró hacia el centro y yo caminé de rodillas hasta estar cerca de ella.

-"Te voy a partir en dos ahora mismo" dije tomándola por su cintura y levantándola muy fuerte hasta dejarla boca abajo.

La tomé de nuevo por las caderas y la obligué a quedar en posición de perrito, le dí una nalgada y dejé un beso en su nalga.

Escuché un gemido de su parte -"¿Te excita que te trate así? Pues esto lo vas a disfrutar más" Danna sólo volvió a gemir al escucharme decir aquello.

Tomé un condón y rompí la envoltura con mis dientes, lo deslicé por todo mi miembro y coloqué mi pene en la entrada de su ano.

-"Justin, por ahí me va a doler, recuerda que hace tiempo que no lo hacemos por ahí" dijo ella un poco angustiada.

-"Por eso no hay problema nena" dije levantándome de la cama y buscando entre las cosas de Nathan, encontré aceite para cabello y camine de nuevo hasta la cama.

-"Te voy a lubricar con esto" dije echando un chorro de aceite en su entrada y esparciéndolo, metí poco a poco mis dedos hasta lograr que ya estuviera lubricado.

-"Aaaah Justin" gemía Danna al sentir mis dedos -"Espero que gimas con esto" dije colocando mi miembro en su entrada y dejándoselo ir.

-"Aaahmm Justin!" se quejó Danna mordiendo la almohada, yo sólo me reí al ver su acción -"Lo siento nena, si te dolió, pero esto es para que aprendas" dije sacando y metiendo mi miembro.

Se sentía tan rico como Danna apretaba mi miembro -"¡Toma tu merecido!" grité metiendo muy dentro mi miembro -"Aaaahhhy aahhy Justin, Aaahhyy baby, aahhhy" gemía Danna sintiendo como mi miembro se abría paso dentro de ella.

Mis testículos chocaban contra su vagina y eso la excitaba mas -"¿Te gusta? ¿Ah te gusta cómo te la meto chiquita?" pregunté y ella solo gemía -"¡Responde por un demonio!" grité -"Sii Si si Justin, ¡Me encanta!" respondió, llevé mis manos a su cadera y la apreté para dejarle ir mi pene muy fuerte.

-"Ten esto, no vas ni a poder a caminar de tan duro que te voy a dar, si vieras como te estoy abriendo nena, te voy dejar muy abierta, más de lo que ya te tengo" dije metiéndole más fuerte mi pene -"Aah Justin, AAaaahyyy mas más, dame más, ¡No pares!" gemía y yo sólo reía al ver esa rica escena.

-"Espero que esto te deje claro que sólo puedes besarme a mí, que sólo puedes chupármela a mí, ¡Que solo puedes dejarte follar por mi!" grité clavándosela más fuerte -"¿Te queda claro Danna? ¿Te queda claro con esto que eres mía, sólo mía y nada más que mía?" pregunté -"¡Contesta maldita sea!" grité -"¡Si Justin! Sí, me queda claro, ya me quedó claro!" gritó Danna.

Sonreí al escuchar su respuesta -"Que bueno que ya te quedó claro nena, pero te la voy a clavar mas hasta que se me quite la furia" dije en su oído riendo -"Esto nunca lo vas a olvidar" dije llevando mi mano hasta su cabello y dejándole ir de una sola vez mi pene para que lo sintiera más adentro.

-"¿Te encanta el sexo duro verdad? No sabes cuánto lo amo yo también" los gemidos de Danna aumentaban cada vez más, verla así dispuesta solo para mí y verme a mí jalándola de su cabello y mi pene dentro de su ano era la escena más excitante que jamás haya visto.

-"Aaaaahh Justin, ya no aguanto más, aaahhy ya no" jadeó cerrando sus ojos, la jalé de su cabello y quedó recostada en mi pecho sentada sobre mi miembro -"No sabes lo mucho que me encanta verte así, eres mía Danna, mía y de nadie más" susurré en su oído, rodeé sus pechos con mis manos apretándoselos y sintiendo como Danna se daba sentones llenándose cada vez más de mi miembro.

Duramos mucho tiempo así jadeando, Danna había llegado a dos orgasmos y ya estaba cansada, -"AAaaaah Justiiinnnn!" gritó alcanzando su último orgasmo, empujé su cuerpo sacando mi miembro de ella y viendo caer a Danna de boca contra el colchón, me bajé de la cama y me quité el condón -"Levántate que no hemos terminado" dije haciendo que Danna se levantara a penas.

-"Híncate" ordené, Danna se hincó frente a mí y comencé a masturbarme -"AAaahhh ¡Diablos!" grité lanzando chorros de semen caliente en su cara y pecho, cerré mis ojos sintiendo un placer inmenso, abrí mis ojos y ahí estaba Danna hincada aun ante mí con sus ojos cerrados.

Llevé mis dos dedos recogiendo algo de semen de su pecho -"Abre tu boquita nena" ordené y ella obedeció, metí mis dos dedos en su boca dejando el semen ahí -"¿Te gusta?" pregunté y ella asintió -"¿Hasta mi semen sabe mejor que los besos de ese maricón verdad?" pregunté con una sonrisa victoriosa -"Si" respondió ella -"Así me gusta nena".

THE COLDEST¡Lee esta historia GRATIS!