Capítulo 1: la misma conversación de todos los días

2.5K 59 0

Era un Viernes por la noche, estaba lloviendo y Santana regresaba a su apartamento después de un buen dia en el trabajo. A pesar del sombrío panorama en las calles ella iba radiante. Había conseguido con esfuerzos un trabajo como modelo en revistas de modas y estaba celebrando una nueva sesión de fotos exitosa.
Luego de colgar su celular tomaba las llaves y disponía a abrir el apartamento no sin antes cambiarse de ropa y tomar un café.
Hasta que vio el bolso llaves y chaqueta de su prima en la sala de estar.
Rachel estaba en su habitación cuando sintió que la llave abría la cerradura del apartamento y entonces gritó a Santana que se encontraba en su habitación.
Como pudo Rachel se alistó el cabello y se puso sus zapatillas. Cuando Santana entró a la habitación de su PRIMA encontró a Rachel tirada en su cama, estaba desmadejada y sentía una pena enorme de si misma.
Cuando Santana salía de su apartamento cada mañana lo hacía con una sonrisa pasaba los dias tratando de tener lo más lejano posible los problemas de su prima Rachel. En parte para tener la distancia entre las relaciones personales y su trabajo como modelo sino que también ella tenía mucho en que pensar. Santana estaba enamorada de una persona muy cercana a su prima, la situación en la que vivía no le permitía poder disfrutar los placeres de una relación sobretodo por los ejemplos que veía y escuchaba a diario de su prima Rachel.
Por su discreción ella tarde o temprano su nobleza le sería recompensada pero ahora tenía que conversar con su prima que era su prioridad y que aunque la amaba con el alma, también la situación que llevaba Rachel, le destrozaba el buen pensamiento.
Cuando Santana entró a la habitación Rachel se incorporó, con una taza de café y zapatillas se sentaba a un borde de la cama mientras Santana se acomodaba en el sillón.
SANTANA: Seguimos con lo mismo eh?
Comenzó con sorda expresión y en voz baja pero claramente dominante casi impredecible pero conociéndose ya Rachel sabía que iba a decir su prima
RACHEL: Hola que tal el dia?
S: Bien bastante bien pero ese no es el asunto.
Sabes? Aria me invitó a cenar y luego ir a ver una obra muy bonita, Luis y Hannah también acordaron ir pero sabiendo tu estado de ánimo, quise comer contigo. Seguramente hay pizza en la cafetería.
R: Y que dijo Aria, no esta enfadada contigo otra vez por plantarla?
S: Sabes bien que no me queda de otra Prima ese mal que tienes no tiene cura
R: Mi mal no tiene cura Santana -decía con cierto desaliento- Si tuviera fuerzas y voluntad, hace mucho que me hubiera ido de la empresa, pero estoy pegada ahí.
S: Esperando -dijo con firmeza- y no tienes nada que esperar. Lo sabes verdad Rachel? No eres capaz de decirle que no...
Y Rachel sabía que su adorada prima decía la verdad. Una verdad que estaba dominando la vida de ambas primas hasta el punto de que Santana sacrificaba su vida social por cuidar de su prima.
Por las noches su grupo de amigas solían salir a algún bar o cenar ver películas y cosas asi Santana cada que podía iba a algún evento relacionado a su trabajo de modelo, le encantaba de verdad las atenciones y los lujos que se daba con ello, todo, menos quedarse en casa mientras Rachel seguía tirada en el sofá o en la cama. Con un celular en mano o la computadora trabajando ya que Rachel es una reconocida periodista en un diario local Rachel siempre se mantenía ocupada era raro que ella no tuviera otra prioridad que los artículos del periódico, pero eso cambió repentinamente desde hace 2 años que esta luchando contra viento y marea y claro con las conversaciones que tenía con su prima que era más que eso.
Santana y Rachel se criaron juntas, son primas pero más bien hermanas a pesar de la clara diferencia entre los matices de sus cabellos y piel estaban juntas para todo.
Incluso juntas compraron un apartamento y diariamente pasaban en sus trabajos era por las noches que convivían como les gustaba ser, hasta hace 2 años que esa tranquilidad y armonía entre las primas se rompió cuando Rachel conoció a Quinn Fabray.
R: Mira Santana, hoy no gracias pero te haría bien no cancelarle a Aria nuevamente ve y llama a cualquier amiga o haz lo que quieras no estoy de humor solo quiero descansar.
S: pues no pienso moverme de esta habitación hasta que tomes tu celular y le pongas fin a esto
R: Es que no puedo, no es fácil y no quiero por esta vez tocar el tema que bien sabes que me lastima
S: pues lo siento querida Rachel pero hoy me propuse una vez más para convencerte.
Chica tienes dinero, eres independiente, tienes amigos en Europa donde has vivido por un año ve y llama a alguno de ellos, tomate unas vacaciones, tienes la confianza de tu superior y como dijiste hace 3 meses en cualquier momento puedes tomarte unas vacaciones.
La voz de Santana entonces se tornó metálica y Rachel escuchaba vagamente sus ideas
R: Lo cierto es que debes irte a cenar o bien vete a dormir
S: es que me lastima tanto verte de esa manera
Rachel se sentía bastante culpable.
Santana salía de la casa radiante y feliz, había conquistado el mundo de las modas y ahora esperaba que alguna oportunidad la hiciera salir de esas tediosas pero necesarias conversaciones con su prima.
Rachel esperaba que ella tuviera algo especial que la llenara como le sucedía esa tarde tras salir del trabajo compartió un momento que tras parecer íntimo, su prima sabía exactamente lo que hacía asi que era imposible guardar tal secreto con la mujer que toda la vida estuvo para ella en los buenos y malos momentos

Aventura Esporádica -FABERRY-¡Lee esta historia GRATIS!