Louis estaba a un segundo de decir algo, cuando el timbre de la casa se escuchó y Niall miró sobre su hombro, soltando un suspiro al darse cuenta de que ya había llegado su pedido.

"Al fin" Dejó salir, antes de levantarse y tomar el dinero encima de la mesa.

"¡Si es una chica linda, me avisas!" Gritó Liam, pero fue interrumpido por el golpe del chico al lado suyo.

"¡Mejor me avisas a mí, éste chico es horrible consiguiendo chicas!" Se burló sacando la lengua al de ojos miel.

"¡Ya dejen de pe...! Wow" Se interrumpió al abrir la puerta, encontrándose con un chico demasiado perfecto para ser real.

"Wow" Respondió el desconocido, viendo el cuerpo casi desnudo de Niall en frente suyo. Sus mejillas se volvieron calientes sin tener razón, y el rubio se felicitó en silencio por tener su cuerpo tan trabajado.

El chico en frente suyo era lindo, sin duda. Tenía sus rizos castaños tapados por una gorra color naranjo, y sus ojos eran de color verde esmeralda, produciendo un tipo de envidia sana en Niall, al ver que tenía los ojos incluso más lindos que los suyos. Vestía con el vestuario de las personas que trabajaban en la pizzería, pero a pesar de ser todo naranjo (Niall odiaba el naranjo), le quedaba estupendamente.

"Bueno..." El castaño se removió incómodo al sentir la mirada del irlandés escaneando su cuerpo "¿Usted es Niall Horan?"

"Sí, y supongo que tenemos la misma edad, así que no me llames 'usted', chico lindo" Contestó con una sonrisa en sus labios.

No tenía idea porqué, pero quería besar al castaño, aunque ni siquiera sabía su nombre. Niall se había besado con todo tipo de chicos, desde morenos hasta rubios, pero ése le causaba algo diferente. Simplemente se quería lanzar y probar sus labios, que se veían demasiado rosados para pasar desapercibidos.

"Son cuatro pizzas y dos botellas de cerveza" Leyó en una hoja lo que media hora antes, Niall había pedido por teléfono, e ignoró lo que le habían dicho "Lo que es en total cincuenta dólares"

"Llegaste dos minutos tarde" El rubio levantó una ceja, sin dejar de sonreír.

"Sólo fueron dos minutos" Se defendió el chico, mordiendo su labio inferior "Además, se supone que el 20% de lo que tú pagarás me corresponderá a mí, y digamos que no estoy..."

"Mejor deja las excusas de lado" Niall se recargó en el marco de la puerta, escondiendo los cincuenta dólares en su espalda "Si me das tu número, un beso y tu nombre tal vez podría darte todo el efectivo"

El castaño abrió los ojos exageradamente y empezó a negar con la cabeza repetidas veces.

"No, no, no, yo no soy..."

"Oh, vamos. Entonces tu número y nombre" Interrumpió al chico.

"No creo que sea buena idea dar el número a..."

"Me conformo con tu nombre, de cualquier manera" Volvió a cortar lo que el rizado iba a decir, ansioso por la respuesta que le podría dar.

El castaño pareció dudar antes de soltar su nombre en un susurro, pero lo suficiente alto para ser escuchado por Niall.

"¿Harry?" Preguntó, esperando a que el chico afirmara que estaba bien.

Como era de esperarse, Harry asintió, y Niall sonrió sin poder evitarlo.

"Muy bien, Harry..." Alejó su cuerpo del marco de la puerta e hizo como que buscaba algo, moviendo algunas cosas y haciendo más ruido del necesario "¡Oh! Aquí están los cincuenta dólares..."

Narry One Shots¡Lee esta historia GRATIS!