A veces la vida puede cambiar sin que lo esperes, sin que lo pidas. Basta con una sonrisa, una mirada, un golpe...

No estaba preparada para la forma en que fui expuesta, lanzada al mundo a vivir una realidad que no sentía como mía. Todos decidiendo cual sería mi camino, poniendo letreros de "PRECAUCIÓN" por cada sendero que decidía tomar.

No estaba preparada para la bofetada de fría realidad que me golpeó hasta aturdirme. No quejas, no reclamos; no digas nada, Mia. Haz esto, lo otro, sonríe y observa en silencio. No estaba preparada para ser libre, definitivamente no estaba preparada para Matthew Lawrence; frió, duro, calculador. La clase de chico que sin importarle lo que alguien pueda decir él toma lo que quiere y lo hace suyo.

Conocerlo no estaba en mis planes, que nuestras miradas se cruzarán nunca lo esperé; jugaba con fuego y yo deseaba quemarme



DANGEROUS.¡Lee esta historia GRATIS!