[Este capítulo tiene contenido explícito, leer bajo riesgo recomiendo que sea edad +15.]

_____________________________

(Quiero dejar algo en claro yo no soy una chica que tiene experiencia escribiendo, y escribir esto fue un gran reto ya que hay niñas de 11 años haciendo sus fanfic con bastante salseo y ¡dios! Pero no lo escribí muy explícito,creo si no te gusta leer esto o eres menor te recomiendo omitirlo ya que no es tan necesario para entender la historia) aunque los pervertidos o curiosos les valdrá esta nota.






En el auto había un silencio terrible,la tensión estaba por dónde sea. No quería que ella se sintiera incómoda, y por una parte ya lo esta.

Llegamos a mi departamento,ella se quedaría hoy a dormir,sus papás estarán trabajando y ella no quería pasar su cumpleaños sola .

Abrí,ella paso,se sentó en el sofá y no hablo. Se veía pensativa y nerviosa.

-Yo...lo siento no quería incomodarte,Bella en realidad lo siento mucho.- están tratando de disculparme por la tontería que iba a hacer pero ella soló me sonrió y siguió con su nerviosismo. -¿Quieres ir a dormir?-ella asintió.

-No traje ropa para dormir,¿Me prestarías?- yo solo asentí,ella fue a la habitación y yo fui por algo de ropa.

Cuando fui ella estaba sentada en la orilla de la cama me vio y sonrió.

-Aquí tienes,puedes ir al baño.-ella me mostró una sonrisa tímida.

Ella busco el cierre de su vestido y se lo bajó, su vestido se desplomó ante mis ojos viendo la figura definida de Nevae,sus mejilla se le tornaron rosada,se puso la ropa que le había dado que consistía en una camisa y unos bóxer . Se metió a la cama , se cubrió y se volteó dándome la espalda.

Me cambie, fui juntó a ella y también me quede en una posición donde le daba igual la espalda. Ella,es complicada lo sé, quiero enserio hacerla feliz y lo trataré de hacer,si ella quería hacerlo conmigo lo haríamos si ella quiere hacerlo con otro...tendré que aceptarlo porque ella así lo quiso.

-Evan.- dijo dudosa.

-Si.-dije algo nervioso,la razón es que tengo miedo de que ella esté enfadada.

-Lo siento, no me siento a gusto con mi cuerpo,es algo que ni a mi me agradaría ver. Tengo miedo, bastante.- dijo sin siquiera verme o voltearse a mi dirección.

-Si tal vez te mirarás como yo lo hago ,entenderías porque eres perfecta...- y era la verdad ella era perfecta y vaya que lo era.

Ella se volteó,pude escuchar el ruido de su movimiento. Hice lo mismo y nos quedamos viendo a los ojos,tanto como yo ,ella ya no sabía que hacer.

Y esa noche sus ojos se miraban diferente ,una manera en realidad hermosa,¿La razón?,no la sé,pero siempre me perdía en su mirada. Me acerque a ella lentamente y la bese,como siempre,sin ninguna desesperación,ella debía sentir todos mis sentimientos,desde la adrenalina hasta el amor y la ternura que sentía con ella. Me quede entre sus piernas mientras lo hacia.

Se separó y su respiración era agitada.-Evan...estoy lista, quiero hacerlo.- mi respiración se detuvo,mi corazón igual,estaba sorprendido pero a la vez asustado.

-Yo no quiero hacerte daño, no tiene que ser ahora. Te esperaré.- dije, las primeras veces es doloroso, y ella era lo más importante antes de causarle dolor me cortaría la cabeza. Me beso.

-Quiero que seas el primero.- la mire serio.

-Y el último.- no mentía porque después de esto me encargaría de cancelar el contrato. Enamorarla sin mentiras.

-Siempre serás tú.-mi sangre sé heló y ¿si yo no me quedaba con ella?,ese era mi temor la quería demasiado como para dejarla ir.

Me quite de encima,ella me sonrió,se paró y me tomo de la mano. Me tomo del cuello y me beso,hizo trucos con su boca y yo sabía a donde ella quería llegar. Si ella quería hacerlo, y yo estaba enamorado de ella,¿qué me lo impide?,le respondí y la tomé de la cintura y la cargue. Ella entrelazó sus piernas a mi cintura,jugaba con mi cabello, la acorrale en la pared, bese sus mejillas,baje a su cuello donde lo besaba y lo mordía,por su parte ella soló suspiraba.

La baje y le quite mi camiseta lentamente y mientras lo hacía besaba su ombligo,entre sus pechos,su mandíbula y por último sus labios. Ella me llevo hasta la cama ,yo retrocedía,cuando llegue a la orilla de la cama,la parte de atrás de mis rodillas se doblaron haciendo que quede sentado,ella me quitó la camiseta que traía,ella me miraba nerviosa y supe que ella no sabía que más hacer. Delinee con mis dedos su cintura,llegue al elástico de mis bóxers y lo baje haciendo que ella quedará semidesnuda. Me pare,la bese y ahora era mi turno de llevar el control,así que la recosté en la cama,con cuidado de no romper el beso. Baje mis labios a su mandíbula y dejaba besos mojados,ella gimió en mi oído y me gusto. Recorrí mis dedos en su espalda,ella se estremecía yo solo quería estar seguro.

-¿Estas segura?,no quiero que te arrepientas.-ella solo sonrió.

-Nunca.

Entonces busque el broche de su sostén,y escuche un clic ella de inmediato se sonrojó. Baje un tirante,después el otro,la mire y ella asintió con nerviosismo. Le quite el sostén dejándome ver sus pechos,ella era perfecta, los bese dulcemente haciendo que ella se sintiera más segura, más deseosa y menos nerviosa. ella arqueaba la espalda y gemía cada vez que lo hacía. Baje mis labios hasta sus cadera pero ella me tomo del rostro y me miró roja.

-Evan,me da vergüenza.-solté una carcajada y volví a sus labios.

Sin ver, le quite las bragas, entonces ella estaba ya desnuda ante mis ojos,era perfecta,era hermosa,era bella como su apodo lo decía y la cadena que llevaba. Ella bajó sus manos al elástico de mi bóxer,pero se detuvo casi de inmediato, así que lo hice yo. Ahora estábamos listos para el siguiente paso.

La mire a los ojos.- Yo...sólo detenme ahora si no quieres.- ella me atrajo y me beso.

-Entonces no te detendrás.

-Solo...si sientes dolor, dimelo. Las primeras veces son dolorosas.-ella asintió,tome sus manos y las entrelace llamándolas a cada lado de su rostro.

Entré en ella lentamente, enterró sus uñas en mi mano y cerró sus ojos.

-Mi amor,mírame.-ella lo hizo ,pude ver que cayeron lágrimas de sus ojos. Soy un idiota la eh lastimado

Me quede un rato dentro de ella sin moverme hasta que se acostumbrara o su cuerpo lo hiciera. Volví a embestirla,gimió otra vez de dolor y la bese haciendo que se distrajera o al menos no sintiera tanto dolor.

Nos quedamos en un constante movimiento ,ella ahora gemía de placer y arañaba mi espalda, yo gruñía ,gemía y me sentía genial con ella todo era diferente.

-E...va...n-dijo entrecortadamente,supe que ya había llegado a su límete de placer, entonces la embestí por última vez, haciendo que su cuerpo vibrara bajo el mío, gritó mi nombre y me sentí feliz. Junte mi frente con la suya,respirando entrecortadamente y de repente escuche lo que creí imposible pero que viniendo de ella lo hacía perfecto.-Te quiero.- me quede helado,no sabía que contestar me tumbe a su lado

Suspire.-Yo también lo hago.- me voltee pero ella ya se había dormido.

Con otras solo era sexo ,con ella era más que placer era hacer el amor ,la quería tanto,tanto.

Suspire.- Lo siento...

El que mucho se ausenta poco a poco deja de importar...

Hola, me pidieron capítulos!! Y aquí están !! Dios,les juró que no me animaba a subir esto.

Maravilloso Engaño ¡Lee esta historia GRATIS!