Capítulo 24- Liz ha desaparecido.

3.4K 240 16

La mire de pies a cabeza. Estaba emocionado de volver a verla pero ella se notaba preocupada.

-Lily -logre decir. Ella intentó sonreír.

-Hola Nath -habia extrañado tanto su voz, esa voz tan dulce que causaba un fuerte impacto -aún después de tanto - en mi.

Siento como jalan mi traje, no quise voltear y seguía mirando a Lily embobado, otra vez mi traje es jalado con mas fuerza.

-La pequeña quiere decirte algo -sonríe. Yo observo viendo a Liz que casi no puede aguantar.

-Mi hija necesita ir al baño ¿podrías llevarla? No quiero que suceda como aquella vez -recordé el instante donde entre al baño de chicas y una manada empezó a golpearme hasta que de pronto apareció Lily y convenció a las mujeres de que lo que yo decía era verdad y que no era un depravado sexual.

-Vamos Liz -le tiende la mano y Elizabeth me mira para luego sujetar la mano de la castaña.

Su cabello había crecido y ahora usaba lentes de contacto, nunca me importo que usara lentes siempre se veía hermosa. Espere unos segundos impaciente esperando a que mi hija y Lily salieran, tenia tantas ganas de volver a verla, tres años era mucho y en serio extrañaba su voz al igual que verla. Lo nuestro no termino normal, aunque la haya buscado al aeropuerto ella se había ido y eso me hacia sentir peor al no poder darle una despedida digna.

-Ya esta -escuche a mis espaldas. Voltee y la vi de nuevo -, Liz ha crecido tanto y se mira hermosa. Recién me entere que habías hecho oficial tu paternidad y que, aun no lo creo, Jay se haya convertido en padre.

-Eh, sí. ¿Cómo estás Lily?

-Estoy bien, gracias Nathan ¿cómo estás tú?

-De maravilla y más cuando te vuelvo a ver.

Ella se quedó en completo silencio al escuchar mi cumplido. Lily sabia lo directo y sincero que era. Un hombre alto de buen porte y un cabello rojizo se acerca a nosotros mirandome a mi, se presenta y tiende su mano.

-Soy Robín Harvood, periodista y sub director de la revisa para adolescentes, infinito color. Es un gusto conocer al líder de la banda mas famosa de los tiempos.

-El gusto es mio Robín.

No paraba de sonreírle a Lily. El hombre cogió la mano de la chica para besarla.

-¿Nos vamos princesa? -dijo el hombre dulce. Sentí como mi mundo me caía encina, Lily estaba en una relación, se supone que no debía molestarme por eso, ya había pasado tiempo y tenia que superarlo así como ella lo hizo saliendo con ese periodista. Quizá estoy confundido, yo amaba a Ashley y la quería como madre para Liz. Justo en el momento que intento ser feliz sin ella regresa.

-¿Desde cuando son novios?

-Hace más de un año ¿de donde conoces a mi novia? -pregunta aquel hombre.

-Lily y yo fuimos amigos desde hace tiempo ¿no es así Lily? -ella me observó confundida y asintió.

-Me dio mucho gusto verlos, pero estábamos por irnos y no podemos llegar tarde a la reunión. Hasta pronto Liz, nos vemos Nathan -se acerca a mi para abrazarme. Quería tenerla a mi lado siempre, quería sentir su corazón latir apresuradamente mas seguido. Susurré en su oído un;

-¿Nos volveremos a ver? -ella me miro y negó con la cabeza. Se acerca a Liz y la abraza, mi hija la corresponde.

-¿Ella es tu hija? -me saca de mis pensamientos ese hombre que ahora odiaba.

-Sí -respondí cortante. Lo menos que quería hacer era hablar y menos lo quería con ese tal Harvood.

-Es una niña divina -mi hija sonrió. Ese hombre volvió a estrechar nuestras manos-; fue un gusto Nathan -dijo para luego irse agarrado de manos con Lily, la chica que había querido y por la que ahora me volvía a sentir extraño.

My little sunshine.¡Lee esta historia GRATIS!