Los días del pasado no regresaran.

4.6K 318 75

Ellos la vieron nunca pensaron ver la de nuevo, querían a visar le a Karma sobre aquello, pero luego recordaron que Nagisa no podía estar mas enamorado de su peli-rojo amigo y que su pequeña Hikari no podía amar mas a su papi o como ella decía a su mami, si mami ya que Karma se encargo de ella con apenas meses de nacida tanto como de ella como de su ahora esposo Nagisa Shiota que le proclamaba un amor tan profundo que una vez que el peli-rojo se fue a casa de sus padres por una semana Nagisa no aguanto y se se mudo con sus suegros solo para tener a su amado ser ca.

Pero temían que la pequeña niña de la familia Shiota Akabane quisiera ver a Kayano, no podían negar que ella era su verdadera madre, a pesar de haberse ido dejando solo a la niña con Nagisa el cual quedo de bastado, bueno no tanto, con la partida de la joven.

Nagisa veía a sus amigos un poco raro ya que los chicos murmuraban y tenían cara de "Hay que decirle a Karma" el no entendía el sabía que cuando sus amigos ponían esa cara era algo grave, pues porque mas le avisarían a su lindo novio sobre algo.

-Chicos...-dijo el peli-azul moviendo una mano enfrente de la cara de sus amigos, los cuales estaban paralizados- ¿Que ocurre?-pregunto con paciencia- ¡Chicos!

Los amigos del peli-azul temblaron, ya que por el grito de su amigo Kayano los había ubicado y se dirigía a ellos con una sonrisa en los labios.

-N-Nagisa... voltea..- dijo Rio Nakamura aun en shock señalando a tras de la espalda de su amigo.

-¿Por que debería voltear?- dijo el chico aun sin entender.

-Por mi, amor- dijo la peli-verde al ver la reacción de sus amigos, en realidad no le importaban solo el de su amor quería ver.

Nagisa volteo a ver en contrandose con una desagradable sorpresa, hizo una mueca de asco para sacar de su bolsillo un telefono y marcar que paresia conocer de memoria.

-Cariño ven aquí por favor y trae a los niños- hablo con alguien mientras veía a la chica enfrente de el- Kayano regresaste.

-Si, regrese por mi hija y por ti- dijo viendo la cara del peli-azul el cual sonreía falsamente.

-ohh, veras ya no te necesitamos- respondió aun con una mueca de desagrado odiaba a la chica y no lo negaba.

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Karma al contestar el telefono no dudo en hacerle caso a su esposo, después de todo se dirigía a llevarle el almuerzo con sus dos amores.

Una linda niña de cabello verde oscuro casi negro con ojos azules, llamada Hikari y un lindo niño parecido a su esposo pero solo en físico ya que en caracter era igual a el cuando tenía su edad llamado Sora.

Llegando al lugar donde estaba su esposo se preocupo al escuchar la voz de su esposo sonaba fría y sin sentimientos eso le preocupo Nagisa podía ser la peor persona cuando se enojaba, así que encontró al lugar llevando se una desagradeble sorpresa. Ahí enfrente de su esposo discutiendo se encontraba Kayano la ex-novia y madre de Hikari.

-Papá- gritaron los niños mientras corrían en dirección a su padre.

Nagisa los abrazo a los dos a verlos correr hacía el haciendo le un gesto a Karma como diciendo que el lo arreglaría que no se preocupara. Karma sumiso acepto.

-Veras Kayano-empezó con voz fría, tan fría que no pensabas que Nagisa llegara a ser así- Ya no te necesito, ya te supere, mi linda dama- dijo dando le un beso a su hija en la nariz, la cual río ante la acción- No te necesita, mi príncipe- señalo a Sora mientras el niño la veía con cara de "asercate a mi Papá sabrás que es el dolor"- Tiene un padre muy bueno y no me refiero solo como ama de casa, en todos los aspectos es muy bueno, así que dudo que ahorita seas necesaria en mi vida o en la de mis hijos, ademas de que mi pequeña dama no quiere verte- la niña solo abrazaba por el cuello a Nagisa mientras le decía que quería a papi- me tengo que ir no puedo perder tiempo contigo, ¿Sabes? tengo a alguien que me espera ahí en la puerta y quiere que le haga el amor en casa, pero que antes disfrutemos una tarde con los niños.

La chica vio así el lumbral de la puerta, ahí parado estaba Karma con una sonrisa boba, al parecer había escuchado todo y estaba feliz de que su esposo lo amara tanto.

-A dios Kayano- dijo Nagisa mientras bajaba a los niños y les decía que regresaran con papi- debiste pensarlo antes de irte, ya que aquel- señalo a Karma- me robo el corazón, me dio un niño hermoso aparte de que crío a mi hija como suya, aquel es a quien yo amo.

Al parecer la vida no estaba de su lado, debió pensarlo antes de dejarlos, pero ahora que podía hacer? Nada, aquel chico de sonrisa picara que la molestaba en secundaría le había robado el amor de aquel que amaba y aparte le había dado un hijo, definitivamente ya no había vuelta atrás... El pasado no volvería aunque quisiera...

De regreso.¡Lee esta historia GRATIS!