Twelve

2.6K 103 3

-Ahora hablamos. -Digo colgando a mi primo y miro a Ángela.

-Dime que es mentira lo que acabo de escuchar. Por favor...

Le quiero decir que es mentira, pero no puedo así que niego despacio.

-Yo... -Se da la media vuelta y sale de la habitación.

-Joder Ángela. -Salgo detrás de ella.

~~~

Me limpio las lágrimas, llamo a la puerta y me abre Dani que me abalanzo a abrazarle.

-¿Que pasa? -Pregunta acariciandome el pelo.

-No sé que cojones le ha pasado a Marina con tu hermano, pero quiere vender la entrada.

-¡¿Que?! -Grita Jesús saliendo del baño. -Voy a hablar con ella.

Jesús sale de la habitación, la veo sentada en las escaleras del hotel y Jesús se sienta a su lado quitándole las lágrimas.

Dani cierra la puerta y se acerca a mí.

-¿Y por qué lloras? -Pregunta dulcemente.

-No quiero que la venda. -Admito. -Este iba a ser nuestro fin de semana, llevamos planteándolo desde que salieron las entradas.

-No la va a vender. -Dice Dani. -Confío en mi hermano y sé que va a hacer lo suficiente para no venderla.

~~~

Le miro y me reprimo las ganas de besarla, joder si es un angelito indefenso. Me acerco a ella y le quito las lágrimas.

-No llores. -Susurro. -No llores por favor.

Levanta la vista, agarro su cara y me acerco más hacia ella hasta juntar nuestras narices.

-Jesús... Besame. -Ordena y no dudo en hacerle caso.

~~~

Sentir sus labios es de lo mejor que puede haber, nunca pensé que podría besarle.

-¿Vas a venir? -Pregunta susurrando.

-No sé. -Suspiro dejando de mirarle. -Es que, me has fallado.

El me agarra de la cara, y hace que le mire.

-La he dejado. Nunca he estado con ella porque quería.

-¿Entonces? -Pregunto acercandome a él.

-Me sentía mal al verte así, creo que... Que... -Tartamudea.

-¿Que...?

-Que te quiero Marina.

Lo miro fijamente que está sonriendo y mirándome a los ojos.

No sé que hacer, así que finalmente le abrazo.

-¿Y tu? -Me pregunta cuando nos separamos.

-¿Yo qué?

-Que si tú, ya sabes...

-Sí. -Sonrio. -Pero dejame conocerte como algo más de un ídolo.

-Me has tratado como si no lo fuera. -Admite y se ríe. -Eres increíble.

Me apoyo en su hombro y me da un beso en la frente.

-Mira. -Le digo a Jesús. -Esa es gemelier.

-¿Como lo sabes? -Pregunta mirando a la niña.

-Está demasiado perdida. Y nos está mirando finamente.

-Que venga, que venga. Que yo no voy q ir a verla.

-¡Oye! -Grito dándole en el hombro. -No digas eso.

-Se acerca. -Dice dándome su móvil.

-Hola. -Dice la niña bastante tímida. -¿Te importaría sacarte una foto conmigo?

-Claro que no. -Sonríe Jesús levantándose.

La niña sonríe, Jesús le da un beso en la mejilla seguido de un abrazo y habla un momento con ella, mientras que yo miro la escena sin dejar de sonreir.

-¿Quieres que os la saque yo? -Le pregunto a la niña al ver que saca el móvil.

-Sí, por favor. -Dice dandomelo.

Les saco tres o cuatro fotos y le devuelvo el móvil.

-Gracias.

-A ti princesa. -Responde Jesús. -¿Vienes mañana?

-Sí.

-Disfruta. -Responde guiñándole un ojo.

-Gracias.

La niña se va, Jesús se sienta a mi lado y no dejo de mirarle con ternura.

-¿Que? -Pregunta peinándose el flequillo con las manos.

-Eres adorable tío. De verdad.

Ni un minuto más {Gemeliers}¡Lee esta historia GRATIS!