Capítulo 42.

1.1M 49K 8.6K

Era temprano y el club estaba algo calmado.

Parejas o grupos de amigos sentados en una mesa tomando y hablando, mientras nosotros cantábamos.

Los chicos decidieron que debía cantar Give Me Love de Ed Sheeran. Maldita canción que sólo me recordaba a una persona.

Sacudí mi cabeza.

Quería que pasara el tiempo rápido, dejar de cantar y que este club se llenara de chicas, en busca de chicos para bailar, o algo más.

Antes era tan fácil hablarles, seducirlas y conseguir lo que querías. Pero teniendo a ella en mente, es tan complicado.

Savannah si que me cambió. Pero supongo, que es algo que nunca sabrá.

Sólo quiero dejar de pensar en ella y pasarla bien.

Terminamos de cantar y los chicos fueron por unas bebidas, yo me senté a esperarlos. A lo lejos vi una chica de cabello largo, castaño claro.

Sonreí de sólo imaginar que era ella. Imaginar que viene a apoyarme mientras canto. Pero vamos, imposible. Savannah tiene 16, no la dejarían entrar a un club así.

¿Por qué pienso en ella? ¡Sólo olvídala! Mi noche se resumirá en esa chica de allá.

Me acerqué a los chicos que estaban en la barra y pude ver a la chica mejor. No podía dejar de ver sus piernas.

-Parece que alguien estará ocupado esta noche. -Dijo Michael y yo sonreí.

-Esa chica se parece a Savannah. -Dijo John.

Suspiré. Esto es más difícil de lo que pensé.

-No entiendo por qué siempre tienen que hablar de ella. Vamos, estamos pasándola muy bien como para venir a hablar de esa niñata.

-Esa niñata te encanta. -Dijo Tyler y lo fulminé con la mirada.

-Hice todo lo posible, todo, para hacerla feliz. Y no sirvió, sólo perdí mi maldito tiempo. Así que déjenme disfrutar esta puta noche y no hablen de ella. -Estaba enfurecido. Todos me la recordaban, ¡todos!

Me alejé de ellos y me acerqué a la hermosa chica.

-Hey.

La chica no se parecía a Savannah, no. Sólo tenían el mismo cabello. Y esta chica era mucho más alta, no como mi pequeñ...

Sacudí mi cabeza. Esta chica era mucho mejor, sí.

-Hey, ¡eres el chico que canta! -Dijo emocionada- Cantas muy bien, no te había visto antes por aquí.

-Muchas gracias. Oh, no, sólo vinimos mis amigos y yo para ganar algo de dinero, ya sabes. -Sonreí.

Y así fue como comenzó todo. Hace tiempo no hacía esto. Es tan fácil conseguir lo que quieres.

Todo comenzó con una pequeña charla, que pronto se convirtió en un apasionado beso.

El único que será capaz de olvidar a Savannah, es el viejo Lucas. El que no demuestra lo que siente.

Y el viejo Lucas disfrutará su última noche en California.

---------------------------------------------

Savannah.

Los días pasaban y el horrible vacío no se iba. Pero por lo menos tenía a mis mejores amigas.

Incluso he hablado mucho más con Jace, es un chico interesante y me entiende. Tenemos clases de matemáticas juntos, donde nos han sacado más de una vez por hablar.

La directora de la escuela me pidió que fuera a su oficina el martes. Me dijo que mis notas estaban bajando y que eso le preocupaba, ya que siempre he sido una excelente estudiante.

Nicolle y mi padre estaban de viaje, por eso no me preocupé. Se fueron unos días a New Jersey. Incluso vienen mañana e iré al aeropuerto, Jace me llevará.

Aunque podría ir yo sola, pero una de las normas de mi padre que es no me subiré a un auto. Al igual la idea de que Jace me acompañe, no me molesta, para nada.

Ryan seguía distante y me da miedo de que lo siga estando para mi cumpleaños.

Sí, diecisiete años.

No quería hacer nada, sólo una tranquila cena con mi familia y las chicas.

Pero sabía que Danielle no apoyaría la idea, esa chica ama las fiestas y no dejaría que su mejor amiga no hiciera una. Lindsay mucho menos, aunque está un poco nerviosa porque Ryan estará presente.

Hace unos días estábamos mi padre, Nicolle, Ryan y yo cenando y nombré lo de la fiesta. Ryan rió a carcajadas.

"¿Y quienes irán? ¿Los únicos cinco amigos que tienes?". Me había molestado mucho que me dijera eso.

Aunque prefiero tener 5 amigos verdaderos, a bastantes amigos que me oculten que mi hermana sale con mi mejor amigo. Oops, sí, lo dije.

Mi padre dijo que sí y Nicolle emocionada dijo que me acompañaría a comprar todo lo que necesitaba.

Ryan dijo que llevaría a todos sus amigos a la fiesta. No quería discutir, así que le dije que sí.

No había hablado con las chicas acerca de esto, pero no mentiré, lo único que ha pasado por mi cabeza es si Lucas me felicitará. (Si es que lo recuerda).

Odio sentirlo tan lejos. Y odio mucho más extrañarlo.

Extraño su sonrisa, sus besos. Extraño abrazarlo después de tener un mal día. Extraño caminar a su lado y cogerlo de la mano. Extraño hasta compartir mis secretos con él. Extraño hasta sus peores manías. Extraño incluso hasta las discusiones.

Pero estamos mejor así, lejos. (O eso quiero creer).

~*~

Estaba sentada en el sofá viendo una película romántica. Las lágrimas caían por mis mejillas mientras veía como el chico dejaba a la chica.

¡No lo dejes ir, estúpida! Pensé.

-Creo que esa película se parece bastante a la relación que tenías. -Dijo Ryan burlón entrando a la cocina.

Aquí vamos de nuevo.

-El chico claramente no la quiere y ella es muy estúpida cómo para darse cuenta. -Sentí sus carcajadas.

No soportaría más los comentarios de Ryan. No me quedaré callada esta vez.

-Qué mal que no encontré una película donde el chico cree que después de una ruptura, la chica sufríra bastante por él. Pero vamos, ella está con diferentes chicos, pasándola mucho mejor. -Lindsay me matará por esto. Aunque sabemos que es una gran mentira, ella no ha estado con ningún chico.

Ryan salió de la cocina.

-¿A qué mierda te refieres? -Había conseguido lo que quería. Ryan estaba enfurecido.

-No lo sé, Ryan. Creo que describo una película que se parece bastante a la relación que tenías. -Sonreí repitiendo sus palabras.

-¿Lindsay está con otros chicos? ¿Chicos? ¿Ni siquiera uno? ¿Qué chicos?

Ryan no puede más imbécil porque es imposible. No entiendo por qué le dijo todo eso a Lindsay, si la quería muchísimo. Y está más que claro que lo sigue haciendo.

-Ryan, ese no es tu problema. El juego terminó, ¿recuerdas? -Sonreí y me alejé de él, subiendo a mi habitación.

Debe estar tan enfurecido, reía a carcajadas sola en mi habitación.

Mi móvil empezó a sonar, era un mensaje.

"Adivina quien estará de vuelta a la ciudad mañana".

Mierda.

Eres Mía, PequeñaDonde viven las historias. Descúbrelo ahora