NARRA DANNA:

Justin parecía como poseído, estaba más exigente de lo normal y su voz suena ronca y muy ruda y fuerte.

Comenzó a besarme el cuello y a acariciar mis piernas -"No sé si es mi imaginación o estás más buena que antes" susurró entre jadeos.

Yo sólo me encogía el sentir sus besos en mi cuello -"Creo que el embarazo te ha sentado de maravilla nena, tienes más cuerpo que antes" dijo acariciando mis piernas llevándolas hasta mi trasero.

-"Juuustin, eespérate, estamos aquí con nuestro bebé, no podemos hacer esto" jadeé sintiendo placer al sentir su piel.

-"Eso no es interrupción Danna, él es un bebé y está dormido" dijo deteniéndose para mirarme a los ojos.

-"Lo sé pero podemos despertarlo y con lo mucho que cuesta que se duerma" me quejé, Justin rodó los ojos y me besó de nuevo.

Comenzó a besarme los labios y a hacer movimientos pélvicos como si ya estuviera penetrándome.

-"No se va a despertar, sólo intenta no gritar y ya" como si eso fuera fácil con lo duro que le gusta el sexo a él.

-"Tu sabes que eso es difícil" respondí -"Te voy a tapar la boca entonces; por eso no hay problema" Justin le hallaba remedio a todo, siempre es así.

-"¿A caso me vas a decir que no disfrutaste aquella ocasión en la que te cogí así tapándote la boca? Sé que eso hizo que lo disfrutaras más" dijo con una sonrisa maliciosa.

Yo sólo sonreí con un poco de pena desviando mi mirada de él -"Nada más que decir, comencemos" dijo levantándose y quitándose su pantalón zapatos y calcetines para quedarse sólo en bóxer azul.

Pero en ese momento el sonido de mi celular interrumpió el momento y pude ver en su cara la molestia.

Yo cerré mis ojos maldiciendo e intenté levantarme de la cama para responder, pero Justin se me adelantó y tomó mi celular.

Lo apagó y lo arrojó bajo mi cama -"¿Justin por qué hiciste eso?" pregunté en tono de molestia al ver que no dejó que yo respondiera.

-"No era nadie importante, sólo era tu amiguito gay" dijo poniéndose sobre mí, entre mis piernas y dejando un pequeño beso en mis labios.

Pero en ese momento recordé que Adam quedó en llamarme hoy, no cabe duda que seguramente era él, porque ¿A quién más llama Justin "tu amiguito gay"?

Justin comenzó a desabrochar mi vestido y bajarlo besando mis hombros, agarró mi mano y la bajó hacia su miembro.

-"Toca" dijo apretando mi mano contra su bulto el cual estaba a mil -"No sabes las ganas que tengo nena" dijo entre una pequeña sonrisa.

Se levantó y sacó todo mi vestido dejándome en sólo un sostén y bragas -"A decir verdad; pensé que ibas a quedar algo gorda después del embarazo, pero tu abdomen está bien".

No sé como tomar esas palabras, las ignoré y me levanté de la cama quedando sentada en la orilla de esta.

Su bóxer parecía como una carpa de circo, llevé mis manos hasta el elástico de su bóxer y lo bajé, su pene apuntaba directamente a mi boca.

Hace tanto tiempo que no lo veía que dejé un beso sobre el glande color rosa -"¿Lo extrañabas?" preguntó Justin con media sonrisa pícara.

Yo sólo me mordí el labio y lo enrollé con mi mano, comencé a hacer mi mano hacia arriba y hacia abajo.

Llevé mi otra mano hasta sus testículos y los comencé a acariciar, no era exagerar pero Justin tenia buen tamaño siempre lo he dicho y sus testículos son grandes también.

THE COLDEST¡Lee esta historia GRATIS!